Zancos con latas recicladas

S4M-Gettyimages.jpg
Gettyimages

Te mostramos como hacer unos divertidos y sencillos zancos reciclando latas de comida.

A los niños les encanta jugar al aire libre y cuando hace buen tiempo es una decía verlos disfrutar sus juegos, les gusta montar en bicicleta, en patineta, en scooter,  y por supuesto en unos divertidos zancos.

Hacer sus propios juguetes es algo que entretiene y divierte a los niños, enseñales a hacer diferentes juegos con materiales reciclados, juegos de mesa y juguetes para que  grandes y pequeños se diviertan mucho.

Para realizar estos zancos necesitas  los siguientes materiales.

  • Un par de latas de comida grandes con tapa.
  • Mecate o cuerda resistente.
  • Picahielos, clavo grande  o perforadora de metales.
  • Pintura en aerosol.
  • Papeles de colores o fomi y diferentes elementos de scrapbooking para decorar las latas

Rango de edad: 5 o más años.

Tiempo de realización: 30 minutos. (Sin contar el tiempo de congelamiento del agua).

Grado de dificultad: sencillo

Esta guía de edad y el tiempo requerido para esta actividad son sólo una guía. Este proyecto puede ser modificado para adaptarlo a otras edades y podría tomar más o menos tiempo dependiendo de la habilidad de las personas y de los niños.

 

Perfora las latas.

Para empezar vamos a limpiar y lavar bien las latas grandes de comida, puedes usar latas de leches o de conservas, pero tienen que ser de las grandes para que los niños puedan pisar sobre ellas. Vamos a necesitar la tapa de la lata para que se apoye en toda la superficie.

Ya que estén limpias las vamos a llenar con agua y las vamos a dejar en el congelador toda la noche.

Ya que se haya congelado el agua dentro de la lata, podemos usar el picahielo o el clavo ancho y el martillo para perforar la lata a los lados como muestra la imagen. Perfora un agujero de cada lado de la lata procurando que los agujeros queden a la misma altura.

Repite este paso en las dos latas.

Este paso es importante pues el  hielo dentro de las latas sostiene el metal para que al clavar el clavo o el picahielo el metal no se meta hacia adentro deformando la lata.

Si tienes una perforadora de metales que no doble el metal al perforarlo te puedes ahorrar este paso.

Este paso es mejor que lo lleven a cabo los mayores pues los niños más pequeños se pueden lastimar.

Deja que el hielo se descongele y vacía las latas de agua. Sécalas y arma los zancos.

 

Arma los zancos.

Corta la cuerda o el mecate del doble del largo que te dé la distancia entre el  pie a la mano  de los niños que usarán los zancos, algunos niños necesitarán cuerdas más largas y otros necesitarán cuerdas más cortas.

Si del pie del niño a su mano hay 60 cm. pues cortas 120 cm de cuerda.

Pasando la cuerda por los dos agujeros de la lata, amarra por dentro de la lata un nudo para que la cuerda no se salga.

Listos los zancos están listos para que los decores.

 

Decora tus zancos.

Puedes dejar las latas como están pero lucirán mejor  terminadas si las decoras.

Puedes pintarlas con la pintura en aerosol del color que desees. O cubrir la lata con papel o fomi de color. Una vez que has cubierto las lata o las has pintado,  las puedes decorar con pegatinas, calcomanías, listones, botones, pompones, flores o cualquier tipo de adorno que usamos para el scrapbooking.