Yuri Gagarin, primer hombre en el espacio

Crónica de la gesta para situar un hombre en órbita

Gagarin-Museum.jpg
Mientras que los estadounidenses muestran sus primeras cápsulas espaciales con todo el glamour que se merecen, el mayor tesoro de Rusia en el espacio, la cápsula de Gagarin "Vostok 1", se encuentra en un remoto museo privado de la fábrica de RKK Energiya, señala el autor de la imagen. Alexander Stirn / Licencia Creative Commons

El 12 de abril de 1961 es una de esas fechas históricas que se recordará dentro de unos siglos, porque fue el día en que, tal como anunciaba Konstantin Tsiolkovski, el hombre dejaba la cuna terrestre para explorar el espacio exterior. Ese día, se consiguió situar el primer ser humano en órbita terrestre: Yuri Gagarin.

Hijo de carpintero y campesina, Yuri Alexeievitch Gagarin, el primer hombre en el espacio, representaba el paradigma de un triunfador en la era soviética.

Tenía 27 años, estaba casado y con una hija de dos años cuando entró en la cápsula que le haría inmortal.

El lanzamiento tuvo lugar desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.

La cápsula Vostok en la que viajó Gagarin

La tecnología que se empleó para conseguir tal hazaña fue la propuesta por un genial ingeniero, Serguei Korolev, que impuso criterios científicos y tecnológicos frente a los políticos y militares. Para ello diseñó los vehículos espaciales Vostok, con los que Gagarin y los primeros cosmonautas realizaron sus vuelos orbitales.

La cápsula Vostok pesaba casi 5 000 kilos y estaba compuesta de dos partes: un módulo de servicio y un habitáculo casi esférico de 2,3 m, con tres portillas, donde se acomodaba el astronauta y que se conocía con el nombre de "charik" (pequeña bala).

Un habitáculo espacial sencillo y rudimentario

Su interior dejaba pocas concesiones a la decoración: era liso, acondicionado a la atmósfera terrestre y disponía de un sillón eyectable frente a una claraboya, con un instrumento que señalaba la posición del vehículo espacial en la órbita terrestre.

El sistema vital permitía una autonomía de 10 días en oxígeno, víveres, agua, etc. El sistema de guía era automático y controlado desde Tierra lo que impedía la cápsula maniobrar.

El sillón saltaba automáticamente a 700 m de altura y bajaba en paracaídas, tanto el cosmonauta como la cápsula, bien a la vez o por separado.

Gagarin optó por aterrizar con toda la cápsula, pero encontró tantas dificultades que en vuelos posteriores se desistió de ejecutarlo.

La cápsula estaba 38 m de altura sobre la punta de un cohete A-1 Vostok. El traje de astronauta, de color naranja, hermético con escafandra. Se encontraba tendido y atado a un asiento eyectable. A través de un portillo disfrutaba de una vista panorámica. Sabía qué región de la tierra estaba orbitando por un sencillo globo en una pequeña pantalla del panel de instrumentos.

La hora de la verdad

Aplastado por una fuerza aceleración de 8 g durante el despegue, su velocidad en órbita era de 28 000 km/h. Alcanzó los 327 kilómetros de altura lejos de la Tierra, donde ningún humano había llegado antes.

De su cuaderno de bitácora tenemos la primera descripción de nuestro planeta desde el espacio: "la Tierra es bellísima. La veo rodeada de una aureola azulada, y dejando vagar la mirada por el cielo la veo pasar del azul al turquesa, de éste al violeta y a la oscuridad de la noche". Además, el mundo por primera vez se conmovió ante la idea de escuchar su voz desde el espacio en las frecuencias de de radio que se facilitaban desde Radio Moscú.

La incorporación a la tierra también resultó impresionante cuando Gagarin se vio sometido a 10 G durante el frenado.

Vislumbraba reflejos de las llamas que rodeaban la cabina durante la reentrada a la atmósfera, a pesar de su diseño esférico optimizado. Tocó tierra de nuevo en un campo de nieve 800 km al sudeste de Moscú, tras 108 minutos de viaje histórico.

Un millón de personas le homenajeó en Moscú aclamándole como un héroe y como tal ha sido considerado por todos los países sin distinción de color, política o religión. Era un símbolo para cualquier humano y el preludio de una nueva era en la que el espacio requería un nuevo protagonismo.

Murió el 27 de marzo de 1968 en un accidente de aviación durante un vuelo de entrenamiento.