Yoga y ayurveda para la depresión de invierno o winter blues

winter blues
El ejercicio vigoroso regular, la exposición a la luz del sol y el color rojo son algunas técnicas para los winter blues. ©Peter Muller/ Getty Images

Los winter blues es ese fenómeno recurrente que se presente durante los meses fríos y que se manifiesta en falta de ánimo, baja energía y ocasionalmente sentimientos de tristeza. El Ayurveda, la medicina antigua de India, nos da una interesantísima aproximación a las estaciones. Según esta ciencia hermana del yoga, segunda parte del invierno tiene características kapha: el dosha (exceso) compuesto por los elementos tierra y agua.

Por lo tanto, kapha se caracteriza por ser húmedo, pesado y frío. Para equilibrarlo, necesitamos buscar su contrario: lo seco, ligero y cálido.

Kapha se presenta como tendencia a la quietud y a la acumulación. Su presencia en el ambiente tiene un efecto particular en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Sus efectos pueden ser letargo, pesadez, cansancio, falta de ánimo. Puede haber aumento de peso, estreñimiento y podemos estar propensos a los resfriados, pues kapha es un exceso de mucosidad y rige los pulmones.  

Por otra parte, kapha tiene aspectos positivos cuando está en equilibrio, ya que es una tendencia que induce a la unión, a la renovación, a construir y sus cualidades son la tranquilidad, la fuerza y la estabilidad. Para estar en equilibrio debemos ganarle a las ganas de dormitar todo el día, de comer alimentos hipercalóricos y azucarados, de no salir de casa ni ver a nadie, porque esto sólo incrementa la tendencia al letargo y a la melancolía.

Incrementando la circulación de prana (energía vital), aumentando el metabolismo, generando calor, movimiento, con elementos estimulantes y dando un impulso a nuestro fuego digestivo, podremos estar en equilibrio  en cuerpo y mente para fluir con los ritmos de la naturaleza y aprovechar sus cualidades.

El yoga y sus diferentes técnicas va de la mano con la ciencia ayurvédica para equilibrar los excesos y sanar cuerpo y alma. 

  1. Alimentación: durante esta época necesitamos reducir la tendencia kapha, es decir buscar cualidades opuestas de lo pesado, frío y húmedo. Los alimentos más indicados para tratar los desbalances kapha incluyen aquellos bajos en grasa, altos en fibra y fáciles de digerir y en nuestra dieta deben predominar los vegetales. El uso de especias en la comida como jengibre, canela, pimienta y chiles son muy benéficas. Es el momento para añadir picante a la comida. Necesitamos  Es mejor evitar el azúcar, los carbohidratos, los lácteos, los fritos, los alimentos ricos en grasa, las carnes rojas y las bebidas frías.
  2. Yoga y meditación: es importante mantener la práctica de yoga, cuando la tenemos, pues el yoga siempre nos ayuda a sentirnos bien y a mantener fuertes nuestras defensas, pero además es importante que ésta se ajuste un poco para darnos calor y vitalidad. Es decir, necesitamos una práctica más vigorosa, o debemos compaginarla con ejercicio cardiovascular. Una práctica de yoga dinámica incluye secuencias como los saludos al sol y posturas energizantes, como las que abren el pecho y las que aumentan el fuego interior. Los ejercicios de pranayama más indicados son kapalabhati y la respiración por la fosa nasal derecha, que aumentan energía y calientan el cuerpo. La meditación siempre nos da un espacio interior para cambiar pensamientos negativos por pensamientos de amor y gratitud. 
  1. Mantener horarios y levantarse temprano: es importante que intentemos regular con horarios fijos los cambios en los ritmos biológicos, para tener suficientes horas de sueño sin excedernos y para incorporar actividades que necesitamos como el ejercicio o las caminatas al aire libre. Duerme bien pero levántate temprano. Idealmente, algunos minutos antes de la salida del sol. Antes del amanecer la energía del ambiente aún es vata, la cualidad del movimiento, por lo que puede ayudarnos a levantarnos con energía y a estar activos durante el día. Necesitamos compensar la tendencia a la quietud. Levántate de la cama y date un baño, abre las cortinas, arregla la casa, ocupa tu mente. Sé constante con tu práctica espiritual o lo que te ayude a mantener un pensamiento positivo. Las afirmaciones son muy poderosas porque determinan la forma como nos sentimos y construimos nuestra realidad. 
  1. Conexión con los demás: el invierno nos aísla pero paradójicamente es justo en ese momento cuando más necesitamos el contacto con los demás. Relacionarnos con otras personas siempre aumenta nuestro bienestar psicológico. El contacto con los demás fomenta determinadas condiciones de propias de kapha, como la empatía y la generosidad. Dar y recibir amor es una poderosa cura contra la melancolía. Adicionalmente, el estar con otras personas nos ayuda a salirnos de nuestro discurso mental y nos llena de energía. El trabajo voluntario o karma yoga, es una hermosa forma de salirnos de nuestro ego y de mantener contacto humano mientras hacemos un aporte.
  2. Otras técnicas del Ayurveda: para la medicina india el uso de aceites es muy importante. Cada mañana, antes de tomar una ducha, podemos darnos un masaje vigoroso con un aceite natural que caliente el cuerpo pero que no sea muy denso, como el aceite de linaza, de mostaza o de ajonjolí. Las esencias cálidas y estimulantes entre las cuales se encuentran el clavo, el eucalipto o la canela equilibran kapha. Los colores fuertes y cálidos, como el rojo, el amarillo o el anaranjado nos hacen sentir con más energía. 

Atención: es importante aclarar que estos son lineamientos para tratar un malestar físico y emocional leve durante el invierno. El trastorno afectivo estacional (SAD en inglés) es una condición muy seria que se presenta durante el invierno, con síntomas similares, pero que se parece más a una depresión clínica. Algunas de sus características son pérdida de interés en el trabajo y otras actividades que antes se disfrutaban, falta de concentración, fatiga, aumento de peso por comer en exceso, más horas de horas de sueño, tristeza e irritabilidad y hasta pensamientos de suicidio. Se da en mujeres y hombres, aunque es más común en las mujeres. Si hay hay uno o varios de estos síntomas se debe recurrir a un especialista de inmediato.