Y ahora que llegó el otoño, ¿cómo cuidar el pelo?

Precauciones para pelo dañado. Getty Images

De la misma manera que empezamos a sacar los abrigos ligeros para recibir la baja en temperaturas con la llegada del otoño, igual tenemos que prepararnos para darle un cuidado especial a nuestra cabellera en esta temporada.

En general, el otoño es una temporada difícil para el cabello, sobretodo las primeras semanas de esta época, ya que el pelo ha sido expuesto a todos los eventos del calor veraniego y ahora se expone a aires fríos.

Piensa por un instante cómo puede estar el cabello en septiembre y octubre después de haber pasado los meses de julio y agosto en un “abuso” constante. Y digo abuso, porque aunque suene extraño, muchas veces abusamos del pelo ya sea por el constante uso de herramientas de calor , como el secador de mano y la plancha, o porque no cuidamos el pelo de sol. Los rayos ultravioletas unidos al agua salada y el cloro de un piscina es una “bomba” para el cabello.

Bueno, ya que expliqué un poco por qué el cabello llega con daños al otoño, ahora te puedo decir por qué el otoño en sí puede maltratar el pelo.

1. Nuevo crecimiento. Aunque el cabello está en constante pérdida y nuevo crecimiento, esta es la época del año donde mudamos más pelo. Pero a diferencia del verano, el crecimiento es más lento. En otras palabras en verano crece menos pelo, pero más rápido y en otoño crece más cantidad de pelo, pero más lento.

La recomendación número uno que hacen los expertos en pelo al llegar el otoño es hacer un corte para eliminar todas esas puntas que se dañaron tras el verano, o porque hace tiempo que no visitas a tu peluquera o estilista.

2. Hidratación. Debes humectar el cabello más que nunca porque de tanto calor veraniego está sediento de hidratación y con el frío que se aproxima también se sufre de resequedad en cabello.

Lo mismo que ocurre con la piel, en otoño hay que usar lociones más concentradas y ricas en aceites para evitar que las piernas, brazos o rostro luzcan resecos.

3. Tratamientos semanales. Por lo menos una vez por semana, aplícale al cabello un tratamiento intensivo o una mascarilla. Solamente así te asegurarás de que tu melena cuenta con una protección extra de aceites e hidratantes necesarios para superar la deshidratación y resequedad del frío otoño.

4. Ya no hay tanta humedad. La gran ventaja del otoño, es que en la mayoría de los lugares fríos ya no encontrarás humedad o frizzing, así que puedes darte el gusto de lucir el cabello al natural o peinarlo con el secador, sin la preocupación de que se va a alborotar tu cabello. Es cierto que hace frío, pero nada más delicioso que vivir sin humedad o frizzing.

5. Aunque el termómetro baje, no significa que ahora puedes usar más las herramientas de calor como el secador de mano, la plancha y la tenaza. Más bien, procura minimizar las veces por semana que tienes que usar una de esas herramientas tan útiles. Recuerda que como no hay humedad o frizing en el ambiente no es necesario que te pases todos los días tratando de estilizar tu pelo.

Aunque no lo veas en el momento, minimizar el calor resultará en tener una cabellera brillante, con vida y por supuesto saludable.

6. Y no te olvides de ​cuidar de tu alimentación, recuerda que somos por fuera lo que llevamos adentro. Además, cuando el frío arranque trata de usar un sombrero que te ayude a proteger tu melena de las ráfagas del frío. Te aseguro que si sigues cada uno de estos consejos, no solamente podrás rescatar tu cabello del los daños del verano, sino que lograrás un nuevo crecimiento de cabello súper saludable. Después de todo, la belleza del cabello empieza por cómo lo trates.