Viernes Santo

Vía Crucis con niños en Honduras. John Asselin

Viernes Santo es el día en el calendario cristiano cuando se recuerda la crucifixión y muerte de Jesús. Es parte de Semana Santa. El mensaje central de la redención en el nuevo testamento se basa en los eventos que sucedieron ese día y el domingo siguiente. Junto con la Navidad y el domingo de Resurrección, el Viernes Santo es un día sumamente significativo para la fe cristiana.

La historia y tradición bíblica detrás del Viernes Santo
La historia de la crucifixión y muerte del Señor Jesús se detalla en los evangelios: Mateo 26 y 27, Marcos 14 y 15, Lucas 22 y 23, y Juan 13-19.

Jesús y sus discípulos llegaron a Jerusalén un domingo para celebrar la Pascua que tomaría lugar tarde en la semana. Durante esos días Jesús enseñaba y contestaba las preguntas de la gente que se reunía para escucharlo hablar. Ya existía una tensión entre los líderes judíos en cuanto a Jesús, porque consideraban que lo que él decía sobre sí mismo era blasfemia, un crimen merecedor de la pena capital. Buscaban una forma para matarlo y encontraron un aliado en Judas Iscariote, el discípulo que traicionó a Jesús.

El jueves Jesús y sus discípulos comieron juntos. Tarde en la noche fue al jardín de Getsemaní para orar porque sabía que la hora de su muerte estaba cerca. Mientras oraba en el jardín Judas apareció con los que lo acusaban. Esa noche lo arrestaron.

La serie de eventos que llamamos "La Pasión de Jesús" empezaron en la madrugada de ese viernes y terminaron alrededor de las tres de la tarde.

Su juicio empezó frente al tribunal judío, los cuales rápidamente lo condenaron a muerte porque Jesús decía que era el Hijo de Dios. Luego lo llevaron frente Pilato, gobernador romano, quien lo envió al Herodes. Ninguno de estos hombres encontró falta o culpabilidad en Jesús. Aunque pudieron intervenir, dejaron que el pueblo decidiera si quedaría libre o no.

El pueblo exigió la crucifixión de Jesús. El camino hacia el lugar de la cruz fue largo ya que lo torturaban, golpeaban, humillaban y ridiculizaban con cada paso. Los soldados romanos hasta le hicieron una corona de espinas, burlándose del hombre que decía ser Rey de los judíos. Cuando llegaron al calvario, el cuerpo de Jesús ya estaba molido. Clavaron sus manos y sus pies y estuvo en la cruz hasta el momento en que murió.

El pasaje de Lucas 44-49 dice: "Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde hubo tinieblas sobre toda la tierra. El sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. En ese momento Jesús clamó a gran voz, y dijo: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.» Y después de haber dicho esto, expiró. Cuando el centurión vio lo sucedido, alabó a Dios y dijo: «Realmente, este hombre era justo.» Al ver lo sucedido, toda la multitud que presenciaba este espectáculo se golpeaba el pecho y se fue alejando de allí. Pero todos los conocidos de Jesús, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, seguían observando a cierta distancia lo que sucedía."

Fue sepultado por José de Arimatea, un miembro del tribunal que no estuvo de acuerdo con lo que planearon. Así concluyo el viernes, el día en que Jesús murió por nuestros pecados.

Nadie esperaba lo que iba a suceder dos días después. Jesús fue resucitado. Su historia de triunfo y de su iglesia continúa hasta el día de hoy.

Desde los años primitivos de la iglesia los cristianos han mantenido un sentido de reverencia durante cada viernes del año. Esto continúa mayormente en la Iglesia Católica. Para sobre exaltar la importancia de este viernes en particular, se le empezó a llamar Viernes Santo en el siglo IV.

Como se observa
Servicios: Las iglesias más litúrgicas y tradicionales ofrecen servicios durante las horas del mediodía y la 3:00 pm. La Biblia nos da a entender que durante estas horas Jesús fue crucificado. También se ofrecen servicios y vigilia en la noche. Algo común en las iglesias es leer las últimas siete palabras de Jesús y reflexionar en ellas. Los servicios son solemnes y en algunas iglesias quitan las decoraciones que normalmente alegran el ambiente.


Vía Crucis: Es una procesión que hacen en varias comunidades, organizada por la iglesia local, dramatizando el camino de Jesús hacia la cruz.
Comunión: Antes de ser arrestado Jesús celebró la Pascua con sus discípulos. Durante esta última cena los instruyó a que recordaran su sacrificio usando el pan y el vino. El sacramento de la comunión se ofrece en muchas iglesias el Viernes Santo.
Abstinencia y reverencia: Muchos cristianos están de luto este día y el ambiente que crean a su alrededor es de silencio y reverencia. Unos ayunan y otros se abstienen de comer carne. Es un día de reflexión y arrepentimiento.

Símbolos
Cruz: Es un recuerdo de que Jesús fue condenado a muerte por nuestros pecados.
Corona de espina: Nos recuerda que Jesús, el verdadero Rey de reyes, dejó su trono celestial para ser humillado y torturado.
El color negro: Es el color de duelo y tristeza.
El color rojo: Representa la sangre que Jesús derramo por nosotros.
Pan y vino: Los componentes que se consumen durante la ceremonia de la Santa Cena representan el cuerpo de Cristo y su sangre.

¿Quiénes observan Viernes Santo?
La iglesia cristiana universal recuerda el sacrificio de Jesús este día. Secularmente, negocios en países tradicionalmente cristianos cierran sus operaciones y algunos restaurantes ofrecen platos especiales basados en pescados.

(Fuentes de información: NewAdvent.org, ShareFaith.com, Reina Valera Contemporánea)