Vida milagrosa: ¿Por qué María la Magdalena?

Rendición por Tanya Torres
La pintura Rendición ilustra el momento en que Jesús saca los 7 demonios de María Magdalena. La rendición la transforma en un ser humano completo en el que el alma, el cuerpo, la mente y el espíritu existen en armonía y amor. Tanya Torres © 2007

(Parte de la serie de artículos sobre los milagros de María Magdalena.)

Cuando los padres de la iglesia escogieron la serie de libros que se convertirían en el Nuevo Testamento, dejaron fuera muchos otros que a principios del cristianismo fueron tan importantes como los que conocemos hoy. Muchos de estos libros eran usados como evangelios por un grupo de cristianos llamados "gnósticos", cuyas creencias eran distintas a las que promovía el apóstol Pablo y que hoy en día son la base de lo que conocemos por cristianismo.

Las enseñanzas de Jesús en estos antiguos y menos conocidos evangelios eran distintas a las que conocemos hoy. Eran tan distintas que fueron declaradas herejías y condenadas por la Iglesia. Y aunque años después, con la intervención Martín Lutero, la iglesia fue reformada, siempre mantuvo la misma visión escogida por los padres originales, proveniente de las enseñanzas de Pablo. La gran mayoría de cristianos de hoy comparten esta visión, aún cuando pertenezcan a denominaciones distintas.

¿Qué decían estas enseñanzas que eran consideradas tan peligrosas? Describían a un Jesús completamente diferente al que conocemos popularmente. Mientras que el Jesús paulino fue célibe y concebido por una virgen, el Jesús gnóstico tuvo una esposa que se llamó María la Magdalena, con quien procreó hijos y con quien realizó el sacramento más importante para los seguidores de la visión gnóstica de Jesús: el matrimonio sagrado o hieros gamos.

Mediante este sacramento, Jesús y María la Magdalena devolvían la armonía al mundo, armonía que había desaparecido cuando Sofía cayó y se perdió en el mundo material que conocemos. 

Mientras que los paulinos se concentraron en la muerte de Jesús como acto redentor, el acto redentor al que apuntaron los gnósticos fue la unión sagrada entre Jesús y María la Magdalena, un matrimonio que, según esta filosofía, unió el Cielo con la Tierra una vez más.

 

Los autores de The Lost Gospel (El evangelio perdido) Simcha Jacovici y Barrie Wilson en su interpretación del texto José y Ansenat, explican punto por punto cómo este documento refleja la visión gnóstica de aquellos cristianos primitivos. Una de sus referencias son las creencias de los  seguidores de Valentín el Gnóstico, perteneciente a la Escuela de Alejandría, un lugar establecido para catequizar a los nuevos cristianos que era también un centro donde convergían todo tipo de ideas y filosofías de la época de finales del segundo siglo A.D.:

"Los gnósticos valentínianos creían que Jesús dejó el Pleroma, o el cielo, con el propósito específico de unirse con Sofía. En otras palabras, conocer a María la Magdalena no fue incidental para su misión. Fue central. El Jesús divino encarnó para encontrar y unirse sexualmente con la Sofía divina y perdida, y al hacer esto, rearmonizar el universo. En palabras simples, la redención del cosmos dependía de la vida sexual del Jesús encarnado y la encarnada María la Magdalena/Sofía. En cierto sentido, para sus seguidores, Jesús y María la Magdalena eran querubines vivientes. Los querubines son las figuras angélicas que guardan el Arca de la Alianza. Varias tradiciones rabínicas los presentan 'como si sus cuerpos estuvieran entrelazados unos con otros', aludiendo posiblemente a intimidad sexual." (The Lost Gospel (El evangelio perdido) Simcha Jacovici y Barrie Wilson)

Las implicaciones de esta creencia, y de su destrucción, tienen relevancia para la vida del ser humano de hoy. En vez de un Jesús sufriente y una María Magdalena prostituta, los cristianos pudieron haber recibido a un Jesús/Cristo unido a una esposa divina, Magdalena/Sofía, formando una pareja que diera un ejemplo de unión, amor divino, respeto y apoyo a las generaciones de cristianos a través de los siglos.

Tanto hombres como mujeres se hubieran beneficiado de una imagen divina de una relación amorosa balanceada. ¿Hubiera existido tanta violencia contra la mujer si María Magdalena hubiera sido reconocida como la esposa de Jesús? ¿Hubiera sido la mujer considerada como un simple recipiente, sin alma ni derechos, para la para la procreación durante tantos siglos?

La religión, mitología, espiritualidad o comoquiera que se desee llamarle a las ideas que forman la conciencia del ser humano en nuestra sociedad, tan influenciada por el cristianismo en el mundo occidental, tienen un impacto directo en la realidad que el ser humano vive cada día.

Es ese el porqué de María la Magdalena. Su presencia es reclamada por un mundo que se atreve a soñar con la igualad y el respeto entre todos los seres humanos.