Vida milagrosa: Escucha a los ángeles

¿Qué te dicen cuando el ruido cesa?

Visualización de Internet
Visualización de conexiones de Internet. "Internet map 1024 - transparent" by The Opte Project. Licensed under CC BY 2.5

La mayoría de la gente que busca información acerca de los ángeles tiene una meta en común: comunicarse con los seres de luz y pedir su guía. Sin embargo, aunque muchos ya escuchan sus mensajes, la mayoría no se da cuenta de que la comunicación existe, es constante y se manifiesta en todos los aspectos de la vida.

Desde el siglo XVII, cuando la visión de la ciencia era regida por las leyes newtonianas, los ángeles dejaron de ser los regentes de los planetas y perdieron su papel en un mundo visto como mecanizado.

El ser humano se condicionó a eliminar a los ángeles de su visión del mundo aunque durante mucho tiempo los seres angélicos fueron una parte viva y constante del diario vivir, siendo las estrellas mismas y rigiendo la vida y destino de los seres humanos. Desde el siglo XVII, sin embargo, se convirtieron en putti o querubines y dejaron de ser ilustrados como seres poderosos cuya fuerza era capaz de mover destinos. 

La evolución del pensamiento, por supuesto, no puede ni debe volver atrás. No es necesario creer que las estrellas son ángeles o los planetas dioses, pero sí vale la pena considerar cómo todo lo que nos rodea contiene la energía y la vida del universo, y que estos destellos, fotones, ondas, vibraciones, creaciones o como deseemos pensar en ellos, son signos de la inteligencia que nos rodea y nos crea continuamente.

El universo, como se ha interpretado desde los años 60 en adelante, no es ya una máquina en decadencia, apagándose hasta dejar de existir, sino todo lo contrario.

Es una entidad en crecimiento, dotada de creatividad y en evolución. Y con esta nueva visión, los ángeles han regresado a la mente humana. 

Uno de los autores del libro The Physics of Angels (La física de los ángeles), Mathew Fox, comenta que en los 90s, hizo una encuesta en la que encontró que ya para entonces entre 60 y 80 por ciento de las personas que asistían a sus presentaciones decían que habían tenido experiencias con ángeles y que un tercio de la población en general dice haber tenido algún tipo de experiencia angélica.

La gente ha vuelto a creer en los ángeles y hoy en día se entiende que son entidades ecuménicas, seres que no pertenecen a una única creencia, lo que los convierte en un puente entre el materialismo y la espiritualidad para las personas que no desean adherirse a una sola religión o camino espiritual. 

Hoy en día los ángeles son mejor percibidos como inteligencias, seres que comprenden y piensan de manera muy profunda. Los percibimos como seres intuitivos y nos comunicamos con ellos por medio de esa misma cualidad: la intuición.

Y es de esta manera que los ángeles se comunican con los que no tienen la dicha de oír sus voces o sus cantos, con los que tienen su visión llena de materia y colores concretos. Sus voces son nuestros pensamientos creativos, lo que nos impulsa a actuar, decidir, evaluar o proponer. Lo que muchas veces nos negamos a escuchar. 

Esas voces creativas en tu cerebro son las voces de los ángeles. 

¿Qué escuchas cuando te concentras? 

Nuestro mundo está cambiando. Hay quien ya se imagina un futuro de libertad creativa, donde el ser humano sirve su misión sin tener que preocuparse por otros compromisos y sin sacrificios. Es una visión distinta a la de la ciencia ficción, con sus escenarios de desastres  ecológicos y tecnológicos.

Pero por qué se nos hace tan difícil imaginar al ser humano en armonía y libertad y tan fácil invocar desastres futuros. 

El gran problema no es la tecnología, sino la propensión humana al vicio. Tienes tiempo libre y abres alguna de las redes sociales. Lees, miras, te enteras, te vuelves una presencia invisible que juzga e interpreta los juicios e interpretaciones de tus amigos.

¿Cuántas personas utilizan sus horas de ocio para crear o trabajar en sus metas? ¿Cuántos soportan un espacio de silencio, en blanco, tan siquiera una vez al día? Los pensamientos siempre están ahí, impulsándote, recordándote que en vez de chatear podrías dar una caminata o escribir esa novela de tu vida. Pero, ¿quién los escucha?

Solo algunos místicos, artistas y pensadores que se salen conscientemente de las redes para contemplar la manera de utilizarlas para su beneficio y el de la humanidad.

Se alejan de las voces de los egos humanos y entonces las voces de los ángeles se hacen más claras. El resto de la humanidad se queda atrapada en el ruido de las voces y pensamientos humanos, mientras que solo unos pocos logran distinguir entre el ruido y la música. 

Desconéctate cada día por 15 minutosy permítete escuchar. Deja que tu alma sea tu guía.

Mensajes de los ángeles: