Vida milagrosa: Creer con el corazón y la mente abierta

Imagen cortesía de El Nuevo Día de Puerto Rico
Imagen cortesía de El Nuevo Día de Puerto Rico. El Nuevo Día de Puerto Rico

Mientras investigaba la aparición de la Virgen en 1953 en Puerto Rico, me encontré con información que se refería a La misión del la Virgen del Pozo como una secta religiosa.

Después de leer varios artículos en el sitio web titulado Red de apoyo para víctimas de sectas, decidí que debía de publicar alguna información que alerte al público acerca de las prácticas de las sectas religiosas que victimizan a sus seguidores.

 

El tener fe en Dios implica creer en algo que es invisible. Las únicas pruebas de la existencia de Dios son las que la persona elija creer según su experiencia, educación y deseos. Se dice que la fe es ciega precisamente porque no requiere pruebas.

Ese es el problema de las sectas. Utilizan la fe de sus seguidores para propósitos que nada tienen que ver con amor, ni con ninguna otra cualidad que se le atribuya a Dios. Se apoderan de signos y milagros para manipular al ser humano y utilizarlo para propósitos egoístas. 

Son muchas las historias de personas que han sufrido a causa de una secta religiosa. A través de mi propia vida he conocido a muchas personas que, al "convertirse" a una secta, pierden el contacto con sus amigos, familia y cultura. Siempre me ha parecido que si una conversión religiosa divide a una familia o aleja a una persona de sus buenos amigos, no es una verdadera conversión de amor por Dios.

Las personas necesitadas y solas son más vulnerables, pero cualquier persona puede caer víctima en un momento de dolor o debilidad. Según la Red de apoyo para víctimas de sectas

"El silencio y la secrecía componen el arma peligrosa que utiliza todo agresor, delincuente y maltratante. Todo grupo que exija de sus miembros el guardar secretos y misterios revelados envía señales de alerta y peligro."

En el mismo sitio web, aparecen testimonios de mujeres que dicen haber sido violadas o acosadas sexualmente por el líder de la Misión de la Virgen del Rosario del Pozo, Juan Ángel Collado, el mismo que fue el niño vidente durante los sucesos en el Pozo de Sabana Grande, Puerto Rico. Éste les explica a sus víctimas que es un "ángel en descenso" y que necesita pecar para poder alcanzar "la trinidad en la Tierra". 

Las sectas se aprovechan de la idea de "la negación del ser", que es una idea común en las religiones tradicionales, pero que interpretada por líderes manipuladores puede convertirse en un arma muy poderosa. Un líder puede utilizar la humillación, el maltrato y la agresión, y luego recordarle a sus seguidores que no reaccionar a estas cosas es un signo de santidad. 

Es importante para las personas espirituales mantenerse alertas y escuchar a su propio corazón e instinto. Si otro ser humano, con poder sobre ti, te hace sentir mal o inadecuado, es hora de recordar que ningún ser humano es más o mejor que otro.

El verdadero ser iluminado se expresa a través de la humildad, el servicio y el amor incondicional. El respeto y amor al prójimo es más importante y divino que cualquier símbolo de estatus o o supuesta comunicación directa con lo divino.

Es hora de creer con el corazón y también es hora de usar la mente que Dios nos dio.