Vestido y accesorios de niña para tomar la primera comunión

Todo lo necesario para completar el look tradicional

Recibir el Sacramento de la Eucaristía por primera vez es uno de los momentos más importantes en la vida de una niña católica. Con nueve o diez años, va a ser la protagonista de un acontecimiento familiar para el que, tradicionalmente, se le viste con su vestido soñado y toda una lista de bonitos complementos, que tradicionalmente confieren al traje de Primera comunión uno de los atuendos más importantes de toda su vida. Estos son los elementos que lo completan tradicionalmente.

01
de 10

Vestido de Primera Comunión

Niña con el clásico vestido largo de Primera Comunión. Foto © Sara Rosales

Junto con la fecha y la Iglesia, es el otro elemento importante a tener preparado con la suficiente antelación; normalmente se recomienda que se elija, se haga o se compre (también se puede hacer online) con unos tres o cuatro meses de antelación. Por supuesto, el vestido va a ser lo que más preocupe a tu hija. Aunque padres, madres y el resto de familiares deberán ayudarle a elegir el más adecuado (sobre todo en relación al precio), será el vestido soñado por la niña, o el que la llene de satisfacción al verlo, el adecuado para elegir. Si a ella le hace feliz, su día será perfecto.

Puede ser largo hasta los pies, con un enorme vuelo tipo princesa, que es el más requerido y celebrado, o hasta media pierna, con o sin demasiado vuelo. En cualquier caso la tradición marca que debe ser de color blanco o cualquiera de sus variantes, hasta llegar al marfil, como símbolo de pureza. Se pueden introducir toques de color contrastado, pero suelen verse más en los detalles de adorno o en los accesorios.

02
de 10

Chaqueta, capas o chal

La comunión se celebra normalmente cuando ya está avanzada la primavera. Sin embargo el tiempo puede jugar una mala pasada y es conveniente tener previsto que la niña no pase frío. Además, una chaqueta de punto, una torerita de la misma tela del vestido, de encaje o de otro tejido noble, un chal o una adorable capa pueden completar un bello y elegante look.

Sirven también los tejidos más volátiles, como el organdí, la gasa o el tul, aunque serán menos efectivos ante un día no caluroso. Normalmente son del mismo tono que el vestido, aunque pueden ser el elemento introductor de un toque de color, con suaves tonos pasteles.

03
de 10

Can-can

Salvo que el modelo de vestido cuente con un vuelo escaso, se trate de un modelo de largo caído, o de corte imperio, casi todos los vestidos de primera comunión lo incorporan para dar el volumen y aspecto principesco que cualquier niña sueña para su vestido. Se trata de una falda de tejido natural, normalmente algodón, que incorpora estructura mediante la introducción de varillas rígidas en las jaretas cosidas a lo largo del vuelo.

Se puede elegir con un plus de abundancia para un volumen de vestido de cuento si buena parte de la falda es de tul fruncido. Además, el can-can, que puede hacerse en casa de forma artesanal, siempre conviene guardarlo para utilizarlo en el futuro para disfraces que lo requieran, o para otros vestidos de gala o fiesta.

04
de 10

Zapatos

El clásico diseño de zapato infantil Mary Jane continúa siendo una oferta clásica para casos en los que se desee un zapato elegante y más cerrado, que pueda utilizar en otras ocasiones especiales, como Navidad, Acción de Gracias, o una fiesta de quinceañera a la que esté invitada. Admite variantes de hebilla en el empeine, o tobillera, con adornos en la misma.

Las bailarinas son el segundo calzado para niña de primera comunión en cuanto a popularidad. Estas pueden ser simples, adornadas un con una o varias flores, con una tira terminada con hebilla en el empeine, con hebilla tobillera, con un lazo, con algún colgante dorado a modo de joya, con la punta abierta… Todas ellas en blanco o marfil, incorporando pequeños brillantes u otros motivos dorados o plateados.

Las sandalias son la tercera gran opción, con tacón (de apenas 2 o 3 centímetros) o sin él, según el gusto y la comodidad de la niña.

05
de 10

Calcetines

Más habituales que las medias o los pantys, tradicionalmente son blancos o color marfil y son de punto muy fino en algodón. Suelen estar adornados con bonitos motivos calados en los tobillos, con pequeños volantes de fino encaje en el elástico, y con cruces, flores y medallones diminutos como detalle ornamental por encima de la línea del zapato.

06
de 10

Guantes y limosneras

Escaparate con trajes y accesorios de comunión para niños y niñas. Foto © Marian Álvarez

Los guantes, también blancos, suelen ser o bien de raso, o totalmente calados, de encaje o de rejilla. Todos incorporan algún adorno como cruces, puntillas, pequeñas flores y pedrerías, perlitas o lazos. La limosnera, es decir, un bolsito redondo y fruncido conjuntado con el vestido en cuanto a color y tejido, será uno de los detalles que ilusionarán a la pequeña.

07
de 10

Ropa interior

Es oportuno comprar para ese día una delicada camiseta de tirantes conjuntada con braguita que incluya algún encaje, puntilla o pequeño bordado como delicado detalle especial. Por supuesto, de fino algodón y tacto muy suave. En el caso de que la niña tenga un desarrollo prematuro, se puede cambiar la camisita por un sujetador iniciático, también con delicados detalles propios de un día de gala.

08
de 10

Joyas

Casi siempre son regalos familiares que se realizan a la niña con antelación a la fecha de la ceremonia. No pueden faltar el reloj de pulsera, alguna pulsera, quizá una sortija y, por supuesto, los pendientes. Un colgante al cuello, bien con un detalle religioso como una cruz o una medalla, también completa el tradicional enjoyado para ese día.

09
de 10

Complementos para el pelo

Según el gusto infantil y paterno, se puede llevar un pequeño velo (aunque existe polémica sobre la idoneidad de que parezcan pequeñas novias y no exactamente niñas de comunión). Así, la solución para acertar es incorporar un tocado, realizado de flores, hojas, lazos o encajes, o bien las principescas coronas, bien de flores, bien de pedrería, así como tiaras o las diademas, de infinitos diseños. En los últimos años no se utilizan los sombreros ni las pamelas para tomar la Primera Comunión.

10
de 10

Accesorios religiosos

No son necesarias pero sí del gusto de las niñas para llevar ese día. Sin embargo, se trata de objetos tradicionales que finalmente acabarán apartados para no tener sus manos ocupadas. La pequeña biblia, que a menudo se pueden comprar a juego con el resto del traje y accesorios, es un complemento que comparten con los niños de primera comunión. También puede llevarse un rosario entre las manos.