Versículos bíblicos sobre el ayuno

Algunos pasajes que hablan sobre el ayunar

Biblia y plato vacio

 fstop123/Getty Images

Entre las prácticas de los creyentes está el ayunar, que va de mano en mano con la oración. Como referencia aquí tienen algunos pasajes bíblicos que hablan sobre el ayuno.

Versículos bíblicos sobre el ayuno

Esdras 8:23: Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios acerca de esto, y El escuchó nuestra súplica. (LBLA)

Salmos 35:11-14: Se levantan testigos malvados; de lo que no sé me preguntan. Me devuelven mal por bien, para afligir a mi alma.

Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí con ropas ásperas; afligí con ayuno mi alma y mi oración se volvía a mi seno. Como por mi compañero, como por mi hermano andaba; como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba. (RVR1995)

Salmos 69:10-13: Cuando lloro y ayuno, se burlan de mí; si me visto de luto, soy el hazmerreír de todos. Ando de boca en boca, y los borrachos me hacen canciones. Pero yo, Señor, a ti clamo. Dios mío, ¡ayúdame ahora! Por tu gran amor, ¡respóndeme! Por tu constante ayuda, ¡sálvame! (DHH)

Isaías 58:3-7: Hemos ayunado delante de ti!—dicen ellos—. ¿Por qué no te impresionamos? Hemos sido muy severos con nosotros mismos, y ni siquiera te das cuenta. ¡Les diré por qué!—les contesto—. Es porque ayunan para complacerse a sí mismos. Aun mientras ayunan, oprimen a sus trabajadores. ¿De qué les sirve ayunar, si siguen con sus peleas y riñas? Con esta clase de ayuno, nunca lograrán nada conmigo.

Ustedes se humillan al hacer penitencia por pura fórmula: inclinan la cabeza como cañas en el viento, se visten de tela áspera y se cubren de cenizas. ¿A eso le llaman ayunar? ¿Realmente creen que eso agrada al Señor? ¡No! Esta es la clase de ayuno que quiero: pongan en libertad a los que están encarcelados injustamente; alivien la carga de los que trabajan para ustedes.

Dejen en libertad a los oprimidos y suelten las cadenas que atan a la gente. Compartan su comida con los hambrientos y den refugio a los que no tienen hogar; denles ropa a quienes la necesiten y no se escondan de parientes que precisen su ayuda.

Daniel 10:2-3: En aquella ocasión yo, Daniel, pasé tres semanas como si estuviera de luto. En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume. (NVI)

Joel 2:12-13: Aun ahora, declara el Señor, vuelvan a Mí de todo corazón, Con ayuno, llanto y lamento. Rasguen su corazón y no sus vestidos. Vuelvan ahora al Señor su Dios, Porque El es compasivo y clemente, Lento para la ira, abundante en misericordia, Y se arrepiente de infligir el mal. (NBLH)

Mateo 6:16-18: Y cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas; porque ellos desfiguran sus rostros para mostrar a los hombres que están ayunando. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no hacer ver a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (LBLA)

Lucas 4:1-2 La Palabra: Jesús regresó del Jordán lleno del Espíritu Santo.

El mismo Espíritu lo llevó al desierto, donde el diablo lo puso a prueba durante cuarenta días. En todo ese tiempo no comió nada; así que al final sintió hambre. (BLPH)

Hechos 13:2-3: Un día, mientras estaban celebrando el culto al Señor y ayunando, el Espíritu Santo dijo: Sepárenme a Bernabé y a Saulo para el trabajo al cual los he llamado.  Entonces, después de orar y ayunar, les impusieron las manos y los despidieron. (DHH)

Hechos 14:23: constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído. (RVR1960)