Varices: venas tortuosas de las piernas

Una de las causas es el debilitamiento de las paredes de las venas

varices o venas varicosas, sintomas, causas y tratamiento
Edit View La varices o venas varicosas suelen estar localizadas en la parte posterior de la pantorrilla o parte interna de las piernas. huseyintuncer | Getty Images

Las várices o venas varicosas son dilataciones de las venas superficiales localizadas en la parte posterior de la pantorrilla o parte interna de las piernas. Son unos abultamientos que se pueden observan debajo de la piel. Suelen ser de color morado o azul.

¿Cómo se producen las várices?

Las venas tienen unas válvulas que hacen que el flujo sanguíneo circule en un solo sentido. Pero cuando la pared de estos vasos sanguíneos se dilata y ensancha, las valvas de las válvulas semicirculares (se llaman así porque tienen la forma de una media luna cóncava) pierden su efectividad.

¿Por qué? Aunque están pegadas a la pared, el borde libre roza al aumentar el calibre del vaso y hay un chorro central “libre” que permite el retroceso de la sangre en el sentido de la gravedad debido al mayor tamaño del vaso.

Esto provoca que la sangre circule lentamente y, en ocasiones, el flujo se acumule en los pies, es decir, la zona más baja del cuerpo. Cuando se produce este estancamiento sanguíneo, las venas se hacen más voluminosas. Pero si esta situación persiste, la presión sanguínea fuerza a que pase líquido de la sangre a los tejidos, que tienen menor presión de líquido, dando lugar a los tobillos hinchados. La inflamación de los tobillos se alivia cuando aplicamos frío (lo que ayuda a que se contraigan las venas) o al elevar los pies, debido a que la gravedad favorece el retorno venoso.

Las várices que se producen durante el embarazo con frecuencia mejoran dos o tres semanas posteriores al parto.

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares o venas de araña son otras lesiones vasculares. Son más pequeñas que las várices y están asociadas a factores hormonales. Afectan principalmente a mujeres durante el embarazo.

Várices esofágicas

Son venas hinchadas en zona de las paredes del interior del esófago que sangran.

Las várices esofágicas pueden estar causadas por cualquier tipo de enfermedad hepática crónica como la cicatrización del hígado (cirrosis). Es un trastorno venoso grave que puede desencadenar una hemorragia severa.

¿Por qué se originan las várices?

Aunque se desconoce por qué se producen las várices, se sabe que la causa principal es el debilitamiento, de carácter hereditario, de las paredes de las venas superficiales. Permanecer muchas horas de pie y no llevar el calzado adecuado, en especial el uso prolongado de zapatos de tacón, facilitan la formación de varices.

Además el envejecimiento empeora el estado de estos vasos sanguíneos, ya que con el paso de los años las venas pierden su elasticidad, se estiran, alargándose y volviéndose más anchas.

El aspecto abultado de las venas varicosas en la piel se debe a que al no ocupar el mismo espacio, las venas dilatadas se vuelven tortuosas y sobresalen de la piel. Estas se llenan rápidamente de sangre especialmente cuando la persona se para, lo que produce que las paredes finas se hagan más grandes.

Síntomas de las várices

Los síntomas suelen ser más pronunciados cuando las várices se están formando. En algunos casos, las venas varicosas pueden producir dolor y las molestias de laspiernas cansadas.

Cuando las venas varicosas son muy grandes no suelen producir dolor, pero sí picores en la parte interior de la pierna o tobillo, especialmente después de liberar la pierna al quitarse una media o un calcetín. Esto puede producir erupciones, enrojecimiento o sensación de piernas “pesadas”, dificultando la deambulación.

Es muy importante caminar con frecuencia, ya que cuando andamos se mueve la musculatura, haciendo una especie de masaje. Este efecto activa la circulación y mejora el flujo sanguíneo. Pero cuando no apetece caminar, y nos sentamos largas horas estamos favoreciendo el estancamiento de la sangre.

Complicaciones de las venas varicosas

Las complicaciones más comunes son la dermatitis, la flebitis o sangrados. Escamas o erupciones rojizas, o picores o un área de color marrón en la parte interna de la pierna a la altura del tobillo son las consecuencias de una dermatitis.

En el caso de que se produzca una flebitis en la variz, causada por una herida o de forma espontánea, aunque puede doler no es peligrosa.

El problema frecuente asociado a las venas varicosas es que la mala circulación dificulta la curación, que se puede ir alargando y dar lugar a úlceras crónicas.

Diagnóstico

Las pruebas más comunes para determinar el diagnóstico de las venas varicosas son:

  • Exploración física, el especialista puede palpar la pierna y evaluar la extensión de las várices.
  • Radiografía.
  • Eco-doppler, esta exploración con ultrasonidos permite examinar el estado y funcionamiento de las venas profundas

Tratamiento de las várices

Las várices no se curan, pero pueden tratarse para aliviar los síntomas y las complicaciones asociadas.

La escleroterapia o terapia con inyecciones produce una flebitis inocua al inyectar un líquido que irrita la vena causando una trombosis. Esta técnica cierra la vena y la excluye del sistema circulatorio, aunque la red venosa es suficiente y tiene otras vías de drenaje sin que se cree un problema para el paciente. Pero es un procedimiento que en sus inicios era peligroso y poco aconsejable por sus efectos secundarios. Actualmente es un procedimiento mínimamente invasivo y seguro para tratar várices de todos los tamaños. Se utiliza para eliminar venas de araña o aracniformes, que causan dolor, sensación de ardor o por motivos estéticos. No necesita anestesia.

La cirugía, aunque elimina las várices, no evita la tendencia a volverse a formar. La operación consiste en la extracción de la vena safena (es la vena superficial más larga que va desde el tobillo a la ingle, donde se une con la vena profunda principal) mediante un procedimiento llamado escisión venosa. Requiere anestesia y deja cicatrices importantes.

Consejos para aliviar las molestias de las várices

  • Elevar las piernas puede ayudar a calmar el dolor.
  • Usar medias compresoras o calcetines elásticos comprimen las venas y evitan estiramientos y heridas.
  • Hacer ejercicio de forma regular porque activa la circulación sanguínea. Caminar ayuda a combatir las várices.
  • Perder peso.
  • Evitar estar de pie de forma prolongada y no cruzar las piernas al sentarse puede ayudar a que las varices no empeoren.
  • Reducir el uso prolongado de zapatos de tacón.

Referencias:

Anatomía y Fisiología Humana, 9a Edición. Elaine N. Marieb.Pearson Educación 2008

Stuart Ira Fox. Editorial McGraw Hill.Interamericana. 2003. Lo esencial en Sistema cardiovascular-Curso Crash. Toby Fagan, Romeshan Suntharreswaran

Las varices. Medline Plus http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/varicoseveins.html Accedido el 3 de enero de 2014.

Escleroterapia http://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=sclerotherapy