Uso del Tamiflu y otros medicamentos antivirales en niños menores de 1 año

Foto por Ahisgett

La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) aprobó en Estados Unidos el uso del medicamento antiviral conocido comercialmente como Tamiflu (o oseltamivir) para el consumo de niños menores de 1 año de edad, en el tratamiento de la influenza tipo A y B.

Esto no es una sorpresa, ya que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) advierte que son precisamente los niños menores de dos años de edad los que corren mayor riesgo de padecer complicaciones debido a la influenza.

La CDC explica que el mayor índice de hospitalización se registra en los niños menores a los seis meses de edad.

Aunque los bebés de apenas dos semanas de nacidos pueden ser tratados con el Tamiflu, estos deben haber tenido síntomas de la influenza por un máximo de dos días para aplicarles el medicamento.

Sin embargo, el FDA advierte que hasta la fecha la efectividad o seguridad del Tamiflu para tratar infecciones ocasionadas por la influenza en niños menores a las dos semanas de nacido no ha sido comprobado por las autoridades sanitarias.

Aun cuando el FDA aprobó el uso del medicamento en pacientes pediátricos entre 1 a 12 años de edad en el años 2005, no fue hasta el 2012 cuando este ente gubernamental dio el visto bueno para el uso en los niños menores de un año.

Tamiflu es el único medicamento que cuenta con la aprobación del FDA para ser aplicado a niños menores de 1 año de edad, dicha decisión fue tomada y basada en los resultados que arrojaron estudios anteriores realizados en la población infantil mayores de un año y en adultos.

Los estudios sobre la seguridad fueron patrocinados por el Instituto Nacional de Salud y el Grupo Roche, el fabricante de Tamiflu, según lo explica el comunicado de prensa del FDA.

Medicamentos antivirales disponibles para tratar la influenza

Existe más de un medicamento aprobado por las autoridades sanitarias en Estados Unidos para tratar los síntomas de la influenza.

Sin embargo, en el caso de los niños menores de año de edad, el único medicamento aprobado por el FDA y la CDC para tratar la influenza es el Tamiflu. Los medicamentos antivirales requieren de una receta médica para su adquisición en las farmacias en EE.UU.

Mientras que algunos de los medicamentos son efectivos para tratar la influenza, otros han sido descontinuados por la CDC debido a que han perdido su efectividad ante las distintas cepas del virus de la influenza. Los medicamentos para tratar la influenza son:

Tamiflu (Oseltamivir) este medicamento oral está disponible en pastillas o en suspensión. Se puede usar para el tratamiento de la influenza en niños de dos semanas de nacidos en adelante. Es efectivo en contra de la influenza tipo A y B.

Relenza (Zanaminir) en presentación en polvo o en disco para inhalar, se recomienda para los niños mayores de 7 años de edad.

Symmetrel (Amantadine) y Flumadine (Rimantadine) son ambos medicamentos antivirales que ya no son recomendados por la CDC ya que son inefectivos para tratar o prevenir la influenza, debido a problemas de resistencia al medicamento.

Recuerda que la influenza es producida por un virus y por lo tanto para tratarla no funcionan los antibióticos.

Igualmente, la Academia Americana de Pediatría explica que los niños NUNCA deben tomar aspirina si tienen influenza o varicela, o en caso de que padezcan de un resfrío, tos, o dolores de la garganta, al menos que su pediatra lo recete para tratar otra condición médica. Varios estudios médicos asocian el consumo de la aspirina en los niños al Síndrome de Reyé, una enfermedad grave que se asemeja a la encefalitis, ya que ocasiona inflamación del cerebro y del hígado. Medicamentos como el Pepto-Bismol y el Alkazetzer de los aldultos también contienen aspirina y está contraindicados en los niños menores de 19 años de edad. Existen en el mercado versiones infantiles de estos medicamentos, pero que deben ser suministrados con el consentimiento del médico.

Tipo de protección

Aunque la mejor protección en contra de la influenza es la vacuna antigripal, los especialistas consideran que los medicamentos antivirales son la segunda forma de disminuir mayores complicaciones en la salud de tu niño después que este se haya contagiado.

Sin embargo, al igual que con cualquier otro medicamento, la recomendación es que los padres consulten con el pediatra antes de aplicarle cualquier tratamiento médico al niño. Es importante recordar que algunas cepas de la influenza son resistentes a los medicamentos antivirales, razón por la cual es de vital importancia observar al niño y llevar registro de sus síntomas para sopesar si el tratamiento es el adecuado o no.

Beneficios del Tamiflu

Es cierto que en la mayoría de los casos los niños solamente necesitarán descanso e ingerir líquidos en abundancia para recuperarse de la influenza, pero en algunos casos los pediatras consideran que recetar Tamiflu u otros medicamentos antivirales como el zanamivir (comercialmente conocido como Relenza) para evitar complicaciones serias, tales como el desarrollo de neumonía, deshidratación, problemas cardíacos, asma, o encefalitis, así como sinusitis e infecciones de oídos recurrentes. Igualmente, la idea de recetar los medicamentos antivirales es que dicho medicamento puede recortar el número de días que el niño esté enfermo, se calcula que por uno o dos días, siempre y cuando el paciente pediátrico tome el Tamiflu tan pronto tenga los primeros síntomas.

Contraindicaciones y efectos secundarios del Tamiflu

El Tamiflu es un medicamento oral, mientras que el Relenza es un polvo que se inhala. El uso del medicamento depende en la edad y si se receta para tratar la enfermedad o como medida de prevención, ver tabla con dosis de la CDC. En el caso de Relenza, la Clínica Mayo explica que dicho medicamento no deben consumirlo personas que padezcan de problemas respiratorios, tales como el asma o trastornos pulmonares.

Los efectos secundarios de los medicamentos antivirales, como es el caso del Tamiflu pueden incluir:

Nausea,

vómito,

errupciones,

mareos,

congestionamiento nasal,

tos,

diarrea,

dolores de cabeza, y

trastornos en el comportamiento. En los adolescentes, los medicamentos antivirales han sido asociados con delirium y comportamientos en la que los adolescentes se quieren ocasionar daño asímismos.

Diferencias con pacientes pediátricos mayores de 1 año de edad

Como se puede esperar, la dosis del Tamiflu no es estándar para los pacientes menores de un año de edad.

Mientras que ya existen dosis establecidas que están basadas en su peso corporal para los pacientes pediátricos de un año de edad o mayores, en el caso de los pacientes menores al año, la dosis del Tamiflu debe calcularse basada en su peso exacto y bajo estricta supervisión médica.

Según las instrucciones del CDC, este grupo de niños menores al año, deben recibir 3 miligramos por cada kilo, dos veces al día, por cinco días. Sin embargo, como con todos los medicamentos, será el pediatra el indicado para aprobar o recomendar la dosis o tratamiento indicado de acuerdo con cada caso clínico. En los casos que los pacientes pediátricos estén hospitalizados es posible que el Tamiflu se aplique por más de 5 días. No olvide consultar la página de la CDC con información detallada sobre las dosis infantiles de los medicamentos antivirales.

Otra de las diferencias, en cuanto al suministro del Tamiflu en los niños menores al año es que sus dosis, que son más pequeñas que otras, requieren de un aplicador o gotero distinto al que incluye el actual empaque del Tamiflu. Por ello, el FDA advierte a los consumidores, que estos deben conversar con sus farmaceutas para que a la hora de adquirir el medicamento, los farmaceutas puedan ofrecer el aplicador correcto para que los padres u otras personas a cargo del cuidado de los niños puedan medir con exactitud la dosis correcta de cada paciente pediátrico. Recuerde que bajo ninguna circunstancias los aplicadores o goteros de un producto se deben usar con otro tipo de medicamento. Hacerlo puede comprometer y poner en riesgo la salud de su niño quien no recibirá la dosis del medicamento que necesita.

"Los padres y los pediatras deben asegurarse que los niños reciben solamente la cantidad de Tamiflu apropiada para su peso," explicó el Dr. Edward Cox, Director de la Oficina de Productos Antimicrobiales del Centro para la Investigación y Evaluación de Medicamentos, del FDA.

Fuentes:

Agencia de Alimentos y Medicamentos.(FDA por sus siglas en inglés.) Página con el comunicado de prensa sobre la aprobación del medicamento Tamiflu para el consumo de niños menores de 12 años para tratar la influenza. Revisado: 28 de diciembre del 2012. http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2005/ucm108541.htm

Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Página de información sobre cómo proteger a los niño menores de los 6 meses de edad de la influenza. Revisado: 28 de diciembre del 2012. http://www.cdc.gov/flu/protect/infantcare.htm

Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Página de información sobre las dosis establecidas de los medicamentos antivirales para los pacientes pediátricos. Revisado: 28 de diciembre del 2012. http://espanol.cdc.gov/enes/flu/professionals/antivirals/antiviral-dosage.htm

Clínica Mayo. Página de información sobre tratamientos y medicamentos para combatir la influenza. Revisado: 28 de diciembre del 2012. http://www.mayoclinic.com/health/influenza/DS00081/DSECTION=treatments-and-drugs

Clínica Mayo. Página de información con definición del Síndrome de Reye´s. Revisado: 27 de diciembre del 2012. http://www.mayoclinic.com/health/reyes-syndrome/DS00142

Fundación Nacional para el Síndrome de Reyes. Página de información sobre las contraindicaciones de los niños y las aspirinas. Revisado: 28 de diciembre del 2012. http://www.reyessyndrome.org/aspirin.html