Un voluntariado en una protectora de animales

Estos voluntarios les dan de comer a los perros.
Foto cortesía de Refugio Sierra Nevada

Con todos los perros, gatos y otros animales que albergan las protectoras, es prácticamente imposible pagarles a las personas que trabajan allí. Es más, las protectoras o refugios de animales usualmente solo tienen voluntarios. Todos sus recursos son invertidos en la alimentación y en el cuidado de los animales y necesitan de la ayuda de la comunidad para obtener cobijas, comida y juguetes para ellos.

También necesitan del tiempo de personas como tú para que pasen tiempo en el refugio, conozcan a los animales y los ayuden a obtenerles un hogar para toda la vida. Además de lo hermoso que será invertir tu tiempo de esta manera, ayudar a animales que necesitan de tu amor y protección, podrás obtener el cariño de los animales y sentirte bien al saber que has hecho una diferencia para un sinfín de ellos y para una organización que no podría salir adelante a no ser por personas como tú.

La protectora de animales para ti
Cada protectora es distinta y antes de comenzar a trabajar en alguna debes definir lo que puedes aceptar y lo que no. Trabajar de voluntario es un sacrificio y no todo el mundo tiene el tiempo. Decide cuánto tiempo puedes invertir, si dos horas a la semana o dos al mes, si lo puedes hacer solo por dos meses o por medio año. Además, tienes que saber cuál es tu filosofía en cuanto al trato de los animales.

Por ejemplo, hay refugios que abogan contra la eutanasia y otros que la consideran necesaria en ciertas circunstancias. El tema es controversial y ambos casos tienen pros y contras. Es importante decidir lo que tú puedes hacer. ¿Deseas trabajar con perros, gatos o ambos? ¿Qué opinas sobre la eutanasia?

¿Cómo se les debe tratar a los animales?

Lo que necesitas para trabajar en un refugio de animales
Sobre todo necesitas sentir mucho amor por los animales y saber que es un compromiso. Los perros en especial te deben encantar y no te debe dar asco si están sucios, huelen mal o están enfermos. Tienes que creer en la bondad de los animales y en tu propia bondad, sino no estarías trabajando gratis.

Lo que necesitas para encontrar un voluntariado
Necesitarás paciencia y perseverancia. Infórmate sobre distintos refugios. Muchas personas me han comentado que han tratado obtener trabajo en un refugio y ni siquiera recibieron un correo electrónico o una llamada. Date cuenta que los refugios siempre tienen menos voluntarios de los que realmente necesitan, por lo tanto no es tan fácil contestarle a todo el mundo. Otra cosa es que un voluntario usualmente requiere de algún tipo de orientación o entrenamiento y para eso también deben sacar tiempo. Hay listas de espera para los refugios más grandes de las ciudades. En Nueva York, algunos de los refugios más importantes ya tienen los voluntarios que necesitan, así que a los que solicitan se les añade a una lista de espera. No te des por vencido. Solicita en los refugios grandes y pequeños.

Recuerda que los pequeños son los que tienen menos recursos, por lo tanto no hay mucha publicidad sobre ellos, lo cual quiere decir que muchas personas ni siquiera saben que existen. Ten varias opciones y solicita en todos.

En qué consistirá tu trabajo
El trabajo con los animales no siempre es limpio. Los perros se enferman y les da diarrea, malestares, vomitan y los voluntarios tienen que limpiar todo eso. Pero usualmente cuidarás de los animales. Harás muchas actividades distintas, incluso muy divertidas.
Pasearás perros. Estar encerrados es fatal para los perros. Los voluntarios se encargan de sacarlos a pasear para que hagan ejercicio y vean un poco del mundo.
Jugar con los perros. Algunos perros de los refugios vienen de hogares donde los maltrataron o fueron abandonados y les puede costar volver a jugar o a confiar en alguien.

A veces te tendrás que sentar junto a un perro, jugar con él y hacerle saber que para ti sí vale mucho.
Les darás de comer. Te pedirán que les prepares la comida a los perros y a los gatos. Dependiendo del sitio, podrías llenarles juguetes Kong u otros juguetes rellenos para que los perros tengan una manera más creativa de obtener la comida.
Ayudarás con el acicalamiento. Si tienes un poco de experiencia, te podrían pedir que bañes a algún perro o que vayas aprendiendo con alguien del refugio que ya tiene experiencia.
Socializarás gatos. Si decides trabajar con gatos, necesitaras socializarlos utilizando juguetes, acariciándolos o simplemente pasando tiempo con ellos.

Tu recompensa
Sí, trabajarás de gratis, pero algunas cosas no tienen precio. Los perros te cogerán cariño casi instintivamente y cada día habrá algo que te hará sonreír. Lo mejor será cuando llegues al refugio un día y te des cuenta que tu perro o gato predilecto acaba de ser adoptado. Sabrás que verdaderamente vale la pena lo que haces. Los animales te darán muchos momentos de felicidad.