¿Un pastel artificial?

Belleza y economía con un pastel de bodas de utilería

Un pastel de bodas artificial muy bello y elegante. Foto: Patricia Oliveira

Si estás buscando tener una boda con muchísimo estilo sin tener que romper el cochinito hay varias ideas para ayudarte a economizar en tu boda. Una excelente idea es utilizar un pastel artificial o de utilería.

Una boda es una producción equiparable a una película. En ambas puedes encontrar a los protagonistas luciendo fabulosos, a un gran elenco de apoyo, cámaras, fotógrafos, y hasta el personal de producción que logra que todo marche bien.

¿Otra cosa en común? ¡La utilería! ¡Sí! Muchos de los artículos decorativos que encuentras en las bodas son utilería, entre ellos flores, lámparas, decoraciones, y hasta el pastel…igual que en las películas. La diferencia siendo que tú estás viviendo tu propia historia de amor en la vida real.

Un pastel artificial o de utilería puede ser tan bello o aún más bello que un pastel “de verdad” y la solución perfecta a algunos de los dilemas más comunes a la hora de tomar decisiones sobre el tan importantísimo pastel de bodas. ¿Tienes una boda íntima pero siempre soñaste con un gran pastel? ¿Quieres ahorrar un poco o un mucho? Entonces tal vez quieras considerar esta opción.

Entonces, ¿qué es exactamente un pastel artificial?
¿Has visto los maravillosos pasteles que se encuentran en exhibición en los aparadores de pastelerías especializadas? 90% de esos pasteles son pasteles artificiales que sirven para demostrar las habilidades decorativas del pastelero y darte ideas en cuanto a estilo y diseño.

Un pastel de bodas artificial es un pastel no comestible elaborado en espuma de poliestireno, decorado con el cuidado y esmero con el que se viste a un pastel de “verdad”. Para decorar este tipo de pasteles se puede utilizar merengue, betún, fondant, figuritas de azúcar, y todo lo demás que puede llevar un pastel de “verdad” y para un decorado a prueba de tiempo y accidentes, como el de los pasteles de aparador, se utiliza permaicing (betún permanente).

También puedes agregar flores frescas o de seda y decorarlo igual que un pastel de “verdad”.

Infinidad de opciones en cuanto a diseño y estilo.
Por ser elaborado de espuma de poliestireno puedes pedir cualquier tipo de diseño y decoraciones para tu pastel de bodas. Desde tradicionales diseños con varios pisos cuadrados, redondos, o hexagonales, hasta todo tipo de formas geométricas irregulares y acomodadas de forma divertida. Por el tipo de material ligero y manejable puedes ordenar un pastel realmente escultural que con un pastel de “verdad” simplemente no se podría llevar a cabo.

No todo es espuma de poliestireno.
Hay varias formas de presentación de este tipo de pasteles.

  • Todo de poliestireno. Puedes elegir un pastel todo artificial que significa que sería un elemento 100% decorativo y que no cortarías pastel. Esto es como tener un pastel modelo de exhibición y sería un elemento meramente decorativo. El betún suele ser permaicing (permanente) y por lo tanto no comestible. La ventaja de este tipo de pasteles es que puede ser la opción más económica ya que puedes rentarlo en el diseño que más te guste. Hoy día hay varias opciones para renta de pasteles artificiales y una de ellas incluye que te diseñen el pastel a tu gusto pero al final de día lo regresas a la compañía de renta de pasteles de utilería.
  • Con un apartado especial para introducir pastel de verdad. Ésta es la opción más común y con buena razón. Este tipo de pastel es todo de poliestireno pero al piso inferior se le corta una sección en la que se le introduce pastel de verdad. Generalmente el pastel, tanto el verdadero como el artificial se decoran igual con betún o fondant comestible (por lo menos el piso en cuestión). Aunque también se encuentran todos decorados con permaicing (betún permanente) excepto la sección de pastel de verdad y ahí se trata de replicar el diseño del betún permanente con betún comestible (marcándolo para un corte fácil, claro está). Esta es una buena opción si deseas cortar el pastel y experimentar todo lo que conlleva esta tradición y también el pastel de tus sueños dentro de un precio accesible.
  • Combinación de pastel de verdad con pastel artificial. Esta opción es perfecta para la novia que sí quiere un pastel de bodas en forma pero que tal vez su lista de invitados no es lo suficientemente larga como para ameritar ese gran pastel de bodas con el que sueña. Este tipo de pastel mixto incluye uno o dos pisos de pastel de verdad y el diseño se termina con los demás pisos en espuma de poliestireno. Para una boda pequeña puedes utilizar pastel artificial para los pisos inferiores y pastel de verdad para los superiores. Para bodas medianas al revés. En estos casos todo el pastel se decora con betún o fondant. Este tipo de pastel es el compromiso perfecto entre un gran pastel y la cantidad real de invitados que asistirán a la boda reduciendo el desperdicio tanto de recursos como de pastel.

    ¿Cómo se utiliza el pastel artificial en una boda?
    El objetivo de utilizar un pastel artificial en tu boda es economizar gastos en el pastel de bodas sin sacrificar belleza ni sabor. En lugar de invertir en un elaborado pastel de bodas que puede costar desde $5 hasta $20 dólares la rebanada (de 1 cm de grosor) puedes presentar un pastel artificial en la recepción y servir pastel de plancha a los invitados por una fracción del costo. Se celebra el corte del pastel artificial, se envía a la cocina, y los meseros sirven el pastel de plancha que ya tienen previamente emplatado.

    El secreto es no escatimar en el pastel de plancha. Ya que estarás ahorrando en los costos de montaje, decoración, y demás costos que genera un elaborado pastel “de verdad”, incluyendo servicio de corte y emplatado (que mientras más elaborado el pastel más oneroso puede ser) es importante que el pastel que ofrezcas sea delicioso y de buena calidad pues después de todo se trata de agasajar a tus invitados.

    ¡Y eso es todo! Tienes un pastel de bodas como de película (literalmente), ofreces un pastel súper delicioso a tus invitados, y el presupuesto: sano y salvo.

    Hay varias formas de ahorrar en el pastel de bodas. Si esta idea es para ti, platica con el pastelero de tu elección para ver si ofrece esta opción, renta el pastel artificial, o hazlo tú misma. Recuerda que al final del día esta boda es para celebrar el amor que tú y tu pareja sienten el uno por el otro y todo lo demás es betún en el pastel.