Un buen recurso contra el acoso escolar

Una app para denunciar casos de bullying de forma anónima

Stop it

En septiembre de 2012 Amanda Todd, una adolescente canadiense de quince años, subió un escalofriante video a YouTube en el que contaba cómo había sido acosada hasta lo insoportable por alguien a través de internet. Pocos días después Amanda se suicidó.

La muerte de la niña llegó a las noticias de casi todo el mundo. Una de las personas que la escuchó por la radio cuando iba en su automóvil fue Todd Schobel.

Este emprendedor estadounidense se quedó tan conmocionado con la historia de Amanda que decidió hacer algo. Y lo hizo.

Un tiempo después Schobel presentaba una herramienta para luchar contra el acoso. Sobre todo contra el acoso escolar pero su compañía sigue desarrollando la aplicación para que pueda usarse en diferentes ámbitos.

Esa aplicación se lama Stop it y lo que hace es proporcionar una fórmula para combatir el acoso en la actualidad. Como ha explicado Todd Schobel en repetidas ocasiones, el acoso que sufren los niños y adolescentes en la actualidad tiene algunas características que le hacen algo diferente. Porque el matonismo en la escuela ha existido siempre pero ahora, la existencia de internet y el uso del celular hacen que este pueda tener lugar en cualquier lugar y a cualquier hora.

Hasta que internet llegó a nuestras vidas, los acosadores generalmente actuaban en la escuela. Su control era algo más sencillo.

Pero ahora el acoso tiene lugar primordialmente por internet, es ciberacoso. Los matones que lo practican pueden hacerlo en cualquier momento, en cualquier lugar y a cualquier hora. El control es más difícil así como la protección de las víctimas.

Stop it está pensada precisamente para combatir eso.

El primer paso para que la aplicación pueda utilizarse es que la escuela se suscriba y pague a la compañía de Todd por la utilización de la herramienta. Después, los estudiantes de esa escuela pueden descargarse la aplicación y utilizarla.

Aunque Stop it tiene una serie de recursos para el control y el combate del matonismo, lo más efectivo de la aplicación es que permite las denuncias anónimas. Cualquier niño o adolescente de la escuela puede tomar una captura de pantalla o una fotografía y enviarla inmediatamente al centro de control. Y el protocolo se pone en marcha. Esas denuncias hacen que los encargados de vigilar que no exista acoso en cada escuela puedas actuar. Pero aún más, la simple existencia de la aplicación en una escuela hace que los acosadores se lo piensen mucho más antes de someter a tortura a alguno de sus compañeros o compañeras porque la denuncia puede ser instantánea.

Es seguro que Stop it no va a acabar con el bullying pero también es seguro que el desarrollo de nuevas herramientas efectivas así como obligar a todos los que tienen relación con niños a no bajar la guardia en ningún momento pueden conseguir recudir los casos y hacer que los terribles efectos del acoso puedan ser corregidos.