Tus derechos laborales y beneficios federales durante la lactancia materna

Lactancia materna y trabajo
Cuando vuelves a trabajar, la ley requiere que tu empleador acondicione un espacio privado para que extraigas tu leche materna durante el primer año de vida de tu bebé. ©Getty Images/Vgajic

Estados Unidos es el único país desarrollado que no garantiza la licencia por maternidad. Es decir, después de que das a luz, tu empleador no está obligado a darte tiempo libre ni a pagarte si decides tomarlo. Este es uno de los principales retos que enfrentan las madres que deben volver a trabajar y desean mantener la lactancia materna exclusiva por los seis meses recomendados por la Academia Americana de Pediatría.

Sin embargo, sí existen otras leyes y derechos que se aplican en todo el país a los que puedes acudir para tener tiempo con tu bebé y establecer la lactancia materna, como la Ley de Protección al Paciente y Cuidado Asequible, la Ley de Ausencia Familiar y Médica, las leyes estatales que protegen la lactancia materna en lugares públicos, beneficios para la alimentación de la madre y lactancia del bebé, y deducción del impuesto federal sobre la renta a implementos para la lactancia materna.

Ley de Protección al Paciente y Cuidado Asequible

Esta ley, firmada en el 2010 y conocida como la PPACA por sus siglas en inglés, dice que los empleadores deben ofrecen un descanso (break) para que la madre pueda extraer leche materna para su bebé hasta que éste cumpla un año de edad. La madre puede tomar este descanso cada vez que tenga la necesidad de extraer leche. Además, tu lugar de trabajo debe tener un sitio privado (que no sea un baño) para que la madre extraiga la leche.

Limitantes:

  • Esta ley aplica solo a lugares de trabajo con más de 50 empleados.
  • El tiempo de descanso no necesita ser remunerado, a menos que el empleador ofrezca breaks pagados para otros fines y la madre utilice ese tiempo para extraer la leche.

Ley de Ausencia Familiar y Médica

Conocida como FMLA por sus siglas en inglés, esta ley otorga a los empleados doce semanas de licencia no remunerada para cuidar de un bebé recién nacido.

Durante este tiempo, tu empleo y beneficios quedan protegidos, pero no recibes pago.

Limitantes:

  • La licencia estipulada por la FMLA es de doce semanas en un período de doce meses. Si utilizaste este tiempo durante el embarazo o debiste tomarlo por otra enfermedad, se reduce el tiempo disponible posparto.
  • El empleador puede requerir que utilices tu tiempo libre remunerado como parte de la licencia. Es decir, si tienes días de vacaciones o por enfermedad con pago disponibles, debes utilizarlos como parte de tu ausencia.
  • Para gozar este beneficio, debes cumplir con requisitos como haber trabajado para el empleador por un mínimo de doce meses, y al menos 1.250 horas durante los doce meses previos.
  • Este requisito se aplica a empleadores que tengan más de 50 empleados.

Leyes que protegen la lactancia materna en público

Estados Unidos tiene una sociedad muy liberal en ciertos temas, pero cuando se trata de amamantar a un bebé en público, a veces puede más el pudor.

Para garantizar tu derecho a alimentar a tu bebé cuando y donde sea necesario, cuarenta y cinco estados han establecido leyes que específicamente permiten a las mujeres dar de mamar en cualquier lugar público o privado: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, California, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Colorado, Connecticut, Dakota del Norte, Delaware, Florida, Georgia, Hawaii, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Nevada, New Hampshire, New Jersey, Nuevo México, Nueva York, Ohio, Oklahoma, Oregon, Pennsylvania, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Virginia, Washington, West Virginia, Wisconsin y Wyoming, además de Washington D.C.

y las Islas Vírgenes Estadounidenses. 

Otros estados no protegen la lactancia en lugares públicos directamente, pero sí eximen a las madres de las leyes de indecencia y exhibicionismo. Puedes revisar la lista de la Conferencia Nacional de Legislaciones Estatales para conocer mejor la posición del estado donde vives.

Leyes estatales

Las leyes federales establecen un requisito mínimo, pero cada estado tiene la habilidad de crear sus propias leyes sobre la lactancia materna y ampliar beneficios. Un total de 27 estados tienen leyes específicas que se refieren a la lactancia materna en tu lugar de trabajo: Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Dakota del Norte, Delaware, Georgia, Hawaii, Illinois, Indiana, Louisiana, Maine, Minnesota, Mississippi, Montana, Nuevo México, Nueva York, Oklahoma, Oregon, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Virginia, Washington y Wyoming.

La ciudad capital, Washington D.C., y Puerto Rico tienen leyes similares. Los detalles y cobertura de cada estado puedes encontrarlos en la lista de la Conferencia Nacional de Legislaciones Estatales.

Extractores de leche gratuitos para madres de bajos recursos

Puedes obtener un extractor de leche gratis o como préstamo amparada por Programa Federal de Alimentación Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC). El programa tiene como objetivo asegurar la nutrición adecuada de niños y mujeres postparto de bajos recursos.

Cada estado administra los fondos que le otorga el gobierno federal de Estados Unidos de forma distinta, pero muchos ofrecen extractores de leche para las madres cuando no pueden alimentar a su bebé de forma directa (un bebé prematuro o con problemas de salud), o cuando la madre necesita establecer o reforzar su suministro de leche (cuando la madre vuelve a trabajar, por separación de su bebé, etc).

Por ejemplo, WIC Texas, uno de los estados de mayor población hispana, el programa ofrece extractores de leche eléctricos y manuales, ya sean en préstamo o de forma gratuita según los requisitos de la madre.

Puedes solicitar información adicional de las oportunidades en tu estado y quiénes califican contactando  al número gratuito de la oficina WIC de tu estado.

Implementos para lactancia deducibles de impuestos

Los extractores de leche materna y artículos necesarios para su almacenamiento o esterilización son considerados gastos médicos, y son deducibles de tus impuestos federales sobre la renta.

Para obtener este beneficio, debes sumar todos tus gastos médicos (incluyendo otros medicamentos, citas médicas, etc.). Si el monto total supera el 7,5% de tu ingreso neto, puedes reclamar el excedente al preparar tus impuestos ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés).

Además, si tienes una cuenta de gastos médicos flexibles (previo a impuestos) puedes utilizar estos fondos para comprar los implementos necesarios para la lactancia materna.

Fuentes:
U.S. Department of Labor. The Family and Medical Leave Act. Accedida 18 de agosto del 2012.
U.S. Department of Labor. Fact Sheet #73: Break Time for Nursing Mothers under the FLSA. Accedida 18 de agosto del 2012.