Turismo Vivencial en Cusco

Turismo comunitario

Cusco es uno de los lugares más atractivos del Perú y del mundo. Muchos viajeros buscan en la ciudad sagrada su arqueología, arte y su cultura. Unos solo llegan para disfrutar del paisaje, algunos prefieren recorrer la región y otros más avezados quieren convivir, intercambiar experiencias, explorar y adquirir parte del conocimiento ancestral. Involucrarse en sus cultos, ceremonias y absorber parte de lo extraordinario; su creatividad y originalidad.

Al recorrer el Valle Sagrado podrá encontrar una riqueza artística y cultural que respira a través de la población. Los visitantes aprenderán a ver la técnica del tejido en Chinchero, observar la artesanía en los alrededores de Pisac y la fuerza sorprendente de las comunidades de Urubamba y Ollantaytambo.

01
de 05

Raqchi

Raqchi
Foto Mixha Zizek

El pueblo de Raqchi se encuentra a 121 kms al sur del Cusco (distrito de San Pedro, Canchis), camino hacia Puno, cercano a la ciudad de Sicuani. Las ruinas se hallan a solo unos 4 kms de la carretera. Es uno de los proyectos vivenciales más interesantes del altiplano.

El pueblo tiene una población  integrada por 80 familias, las cuales realizan labores de agricultura ecológica, artesanía y turismo vivencial. De esa forma pueden compartir todas sus experiencias con los visitantes.

El complejo arqueológico tiene como eje central un templo al dios Viracocha , el cual mide 92 metros.  A los dos lados destacan las 22 columnas. Por otra parte el proyecto rural realiza un bella interacción entre el viajero y el poblador, quien lo hace partícipe de toda la historia. Al llegar se les ofrece habitaciones y comidas a precios módicos, los cuales pueden degustar lo mejor de la gastronomía andina: choclos, quinua, tarwi, ollucos, variedad de papas, muña y otros productos.

Por otra parte, participa en el ritual  del pago a la tierra junto a los habitantes, la cual  se realiza en la ceremonia de la Pachamama o madre tierra, con todos los elementos la hojas de coca y la chicha de jora y otros más. El objetivo es buscar la armonía y la comunión de esos dos mundos, donde el viajero pueda compartir las costumbres.

En la actualidad Raqchi Raíces Incas forma parte del gran proyecto del pueblo del sur. De esa manera, los visitantes participan en la elaboración de artesanía, preparación de la chicha, crear piezas decorativas en comunión con la comunidad.

02
de 05

Patabamba, Chillca y Kharhui

patabamba.jpg
Foto tripadvisor

El proyecto Pacha Paqareq unifica a tres comunidades que se encuentran entre Cusco y Puno. Las cuales son:  Patabamba (1h y media de Cusco), Chillca (tomar el desvío a Pitumarca en el Km 99 de la ruta Cusco - Puno) y Kharhui (anexo de Sicuani), brindan servicios de comida y hospedaje a los visitantes extranjeros y nacionales.  Los lugares presentan una gran riqueza cultural, belleza paisajística y arqueológica.

La comunidad de Patabamba se encuentra en la provincia de Calca. Sus principales actividades son la agricultura, ganadería; además se dedican a la artesanía y textilería (ellos preparan sus propios tintes y fibras de forma natural). También cultivan coca, maíz morado, quinua y algodón; asimismo preparan platos del lugar como cuy lawa con chicha de jora. 

Al llegar los viajeros participan de todas sus actividades como el tejido, la utilización de instrumentos agrícolas manuales (chaquitaqlla), cosecha, venta del producto y la Pachamama; para finalizar celebrando con bailes de alegría.

Chillca (Pitumarca, Canchis) es el punto de acceso de diversos nevados sobre los 5000 msnm. La comunidad acompaña a los caminantes en su trayecto a través de las punas, pajonales, nevados y cruzar lagunas. Donde los viajeros podrán recorrer y contemplar todo el paisaje, realmente impresionante.

Karhui (Sicuani) se encuentra camino al apu Ausangate, al pasar pueden ver llamas, alpacas y vicuñas pasteando. La gente del pueblo ayuda a los viajeros en su recorrido.

03
de 05
Chinchero
Foto Mixha Zizek

 Uno de lo pueblos más hermosos y tradicionales de la ruta del Valle Sagrado. Se encuentra en Urubamba a 30 kms al norte de Cusco. Los pobladores de Chinchero mantienen su cultura ancestral y su religiosidad. Sobresale el Centro de Tejedores del lugar, donde se reúnen  tejedoras de distintas edades para crear hermosas mantas de fibras y tintes naturales. Además comparten sus conocimientos con los viajeros e incluso los hacen participar de la experiencia.

Si deseas saber más sobre Chinchero y cómo llegar al pueblo. Sigue leyendo »

04
de 05

Chahuaytire y el Parque de la Papa

Chahuytire.jpg
Foto clothroads

La comunidad de Chahuaytire se encuentra a 6kms. de Pisac. Considerada la tierra de los tejedores, los pobladores han conservado sus tradiciones en su vestimenta, vivienda y cultura. Los habitantes trabajan con fibras auténticas de oveja y alpaca; además  ofrecen su trabajo a la venta los miércoles en la feria del lugar. Para muchos viajeros, Chahuaytire es el mejor lugar de producción de tejidos del sur andino; si deseas aprender los pobladores explican su técnica y producción.

Los comuneros de Chahuaytire han creado un sitio llamado el parque de la Papa donde reciben a los viajeros con platos típicos preparados a base de papa nativa. Asimismo los combinan con otros productos andinos como el cuy, kiwicha, tarwi, ocas, ollucos y quinua. El festival de la papa se lleva a cabo en el mes de febrero y las comunidades productoras se organizan para festejar con la danza wifala (baile de la alegría).

05
de 05

Willoc, Patacancha

patacancha.JPG
Foto Mixha Zizek

Willoc se encuentra a 17 kms.  del pueblo de Ollantaytambo, que está a 78 kms. de Cusco.  Destaca sus tradiciones y arte popular, donde destaca los valiosos tejidos y su belleza paisajística. Muchos viajeros vienen especialmente  por su tradición textil, para adquirir huayruros (en Willoc) y apreciar el gran trabajo que realizan las artesanas de toda la comunidad. Atienden a los visitantes de preferencia los sábados.

Patacancha está a 30 minutos de Willoc, al igual que su pueblo vecino también se encuentran excelentes tejedores y artesanos. Sobresale por su bellos diseños y su excelente fibra natural. Los viajeros llegan para experimentar y compartir experiencias con los pobladores, los cuales son sumamente hospitalarios.