¿Tu hijo es tímido?

Ayúdale a explotar las ventajas de su personalidad

En la cultura latina se aprecia la convivencia alegre, la amistad ruidosa y las muestras efusivas de afecto. Para un niño tímido puede ser todo un reto llegar a cumplir ciertas expectativas sociales, sobre todo en la escuela.

Sin embargo, como cualquier tipo de personalidad, el ser tímido tiene sus ventajas y sus áreas de oportunidad. Aquí hay unos tips para ayudar a tu hijo a sentirse cómodo, para que logre la seguridad personal que necesita.

  1. Entiende a tu hijo.

    Los niños tímidos pueden sentir un gran malestar al enfrentarse a situaciones, ambientes o gente nueva. Para ellos, puede ser verdaderamente doloroso tener que hablar en público o tomar la iniciativa para pedir algo.

    Si tú eres extrovertido y social, toma en cuenta que tu hijo es diferente, y respeta sus sentimientos.

  2. Toma en cuenta sus necesidades.

    Puedes ayudar a tu hijo a enfrentar experiencias “públicas” ensayando en casa. Es importante que él tenga tiempo para anticipar lo que va a encontrar.

    Por ejemplo, antes del primer día de clases en una escuela nueva, llévalo a conocer el edificio, el patio y su salón. Si se puede concertar una cita anticipada con la maestra, eso le ayudará a sentirse más cómodo al llegar a un ambiente conocido con una aliada que ya reconoce.

  3. Dale herramientas.

    Si va a una fiesta infantil, llévalo a escoger el regalo que va a llevar para que pueda llegar a la fiesta con las manos ocupadas. Al llegar, puedes motivarlo a acercarse al niño de la fiesta y entregar el obsequio.

    Si tiene que participar en algún festival u obra de teatro, ayúdale a ensayar en casa, dándole retroalimentación positiva para que se sienta más seguro.

    Si tiene que presentar algún proyecto o tarea, anímalo desde la casa a compartir sus esfuerzos primero contigo.

    El hecho de ensayar y anticipar su papel dentro de las situaciones sociales le puede ayudar a tranquilizarse, ya que la improvisación espontánea no es su fuerte.

  1. No lo expongas.

    Nunca fuerces a tu hijo tímido a participar en algo que le causa mucha incomodidad. En vez de ayudarle a fortalecer su seguridad, esta experiencia puede ser humillante o aterradora para él.

    Es un hecho que la timidez se va disminuyendo con el tiempo, porque al estar en situaciones familiares que maneja con éxito, tu hijo irá conquistando sus miedos. Por eso hay que tenerle paciencia y dejar que entre poco a poco al reto social.

    5. No lo sobreprotejas. Sin mucha fanfarria, puedes irte retirando poco a poco de las actividades que él empiece a hacer solo. Tu actitud tranquila le puede dar confianza.

    Por ejemplo, al llegar a la puerta de la casa del amigo donde va a jugar, una despedida casual (“Bye. ¡Que te diviertas!”) funciona mucho mejor que el efusivo beso y la admonición de “No te preocupes, no te van a morder”.

  1. Aprecia las ventajas de ser introvertido.

    Los niños introvertidos tienen cualidades únicas. Algunas de ellas son:

    • Tienen una intensa vida interior.

      Tu hijo tímido se puede entretener solo, y no le cuesta ningún trabajo jugar sin compañeros, avalándose de su propia imaginación para construir experiencias. Por eso, no insistas que “está triste porque está solo”, porque puede estar muy feliz sin estar rodeado de amigos.

    • Son cautelosos.

      Las personas introvertidas tienden a pensar y medir antes de actuar, y por lo consecuente se protegen mejor de riesgos. Puedes estar tranquilo que tu hijo tímido no escogerá ponerse en peligro por su propia voluntad.

    • Son originales.

      Por su misma sensibilidad y habilidad de reflexionar, las personas introvertidas muchas veces salen con ideas nuevas. Tu hijo tímido puede tener un punto de vista muy original, ya que no depende de las opiniones ajenas.

      Los inventores y artistas muchas veces tienen la característica de ser tímidos e introvertidos.

    • Pueden tener amistades duraderas.

      Por la misma cautela y cuidado que usan para manejar las relaciones, las personas tímidas a veces tienen pocos amigos, pero una vez que se forjen, las amistades tienden a ser leales y estables.

    • Acepta a tu hijo.

      No insistas que sea sociable, ni que pase la vida rodeado de personas. Ayúdale a sentirse cómodo dentro de su propia piel, y a disfrutar relaciones sanas y positivas, sabiendo que él es completamente normal.

      Un niño introvertido bien puede ser un niño seguro y feliz.