Trucos y consejos para superar el primer desamor

Cómo se puede superar esa tristeza

Cómo superar tu primer desamor adolescente. Getty Images

Durante la adolescencia, la mayoría de las personas viven sus primeros amores, también sus primeras experiencias sexuales y, claro, muchas viven sus primeros desamores. Una ruptura amorosa es dura para cualquiera. Es siempre una experiencia dolorosa de la que no es fácil recuperarse. Y en la adolescencia suele ser aún peor. La razón es que los adolescentes viven las emociones de forma muy intensa.

Los cambios biológicos y psicológicos por los que pasan chicas y chicos a esta edad exacerban todos los sentimientos, también el amor y el desamor.

Y por eso la mayoría de los padres de adolescentes pasan, generalmente más de una vez, por el proceso de duelo que supone para ellos cada ruptura. Esos padres asisten al desconsuelo de sus hijos o hijas y, a veces, no saben qué hacer.

Pero siempre se puede hacer algo. El chico o la chica va a tener que superar el duelo, va a tener que pasar por el dolor de la ruptura pero sus padres pueden hacer algunas cosas que conseguirán que ese duelo sea más llevadero, más corto e interfiera menos en la vida familiar.

Qué necesitan los adolescentes tras una ruptura

Exactamente igual que los adultos, los adolescentes que están pasando por una separación de su pareja necesitan dos cosas:

  • Tiempo. No hay duda de que en el amor, el tiempo todo lo cura. Eso lo sabemos los adultos pero no es así entre la mayoría de los adolescentes. Ellos creen que esa sensación de tristeza que les invade tras la ruptura va a ser ya permanente en sus vidas. Creen que nunca volverán a ser felices, a reír, a amar. Creen que no van a olvidar. Pero al contrario de lo que creen ellos, lo cierto es que sí olvidarán. Y además en general durante la adolescencia, la recuperación tras una ruptura suele ser bastante rápida. Pero los padres no deben presionar al joven o la joven para que olviden la tristeza de la ruptura inmediatamente. Deben permitirle que se tome para superarlo el tiempo que necesite.
  • Espacio. Tras una ruptura, también la mayoría de los adultos necesitan un poco de soledad. Con los adolescentes ocurre lo mismo. Es seguro que tras una separación nuestro adolescente va a encerrarse más en su habitación, va a estar menos comunicativo y se va a relacionar menos con su familia. Tampoco hay que preocuparse por ello. Es seguro que tras unos días de duelo todo volverá a ser como siempre.

    Cómo puedes ayudar a tu hijo adolescente tras una ruptura amorosa

    Todos los padres y madres queremos que nuestros hijos sufran lo menos posible. Por eso se nos parte el corazón cuando llegan a la adolescencia y viven sus primeros desamores. Es duro ver sufrir a un hijo aunque sepamos que se le pasará. Pero también aquí podemos hacer algunas cosas para que ese sufrimiento sea menor o al menos se pase antes.

    • No le quites importancia. Los primeros desamores son muy dolorosos y eso es así porque los adolescentes viven todas las emociones con mucha intensidad. Por eso es crucial que no le quites importancia a lo que está viviendo tu hijo o hija. Expresiones como "No pasa nada", "Eso le pasa a todo el mundo", "Tampoco tiene tanta importancia" o "Estas haciendo una montaña de un grano de arena" solo conseguirán alejarte del adolescente porque creerá que no le comprendes. Intenta recordar cómo te sentiste tú cuando viviste tu primer desengaño amoroso y eso te ayudará a encontrar el tono con el que hablar a tu hijo o hija durante esos días.
    • No critiques a su ex. Aunque no te gustara y estés feliz con la ruptura no se lo demuestres a tu hijo porque él o ella piensan aún que era la mejor persona del mundo. Dale un tiempo para que aclare sus ideas y vea a su ex pareja con perspectiva suficiente antes de decirle que no te gustaba.
    • Cuéntale tu primer desamor. Compartir experiencias puede unirte mucho a tus hijos. Cuentale que tú también lo pasaste mal. Y procura no insistir mucho en que se te pasó rápidamente.
    • Anímale a estar con sus amigos. El grupo de amigos es fundamental para el desarrollo de los adolescentes y cuando lo están pasando mal sus amigos pueden ayudarles a olvidar. Por eso anima a tu hijo o hija a que busquen consuelo en sus amigos.
    • Si el duelo se alarga, busca ayuda. No suele ser frecuente pero algunos adolescentes con problemas de depresión y otros trastornos psicológicos pueden alargar excesivamente el duelo producido por una ruptura amorosa hasta convertirlo en un proceso patológico. Usa tu experiencia y el conocimiento que tienes de tu hijo para decidir si debes buscar ayuda médica para él o ella.

      Foto © Kevingoerner