Trucos y consejos para crear una habitación relajante

Tomate unas vacaciones mentales en tu cuarto

Habitación tranquila
Foto © Hero Images

Tu habitación es uno de los lugares donde puedes relajarte y descansar después de un largo día. Es también la parte de tu hogar que es solo para ti y tu pareja, una parte privada de la casa donde ni los invitados ni los niños tienen permitido entrar (aunque aveces con los pequeños es más difícil mantenerlos afuera). Date el gusto de decorar tu habitación con tu estilo favorito y de crear un ambiente tranquilo y cómodo.

Deshazte de todo lo que no sea relajante

Si tu habitación es parte oficina, cuarto de juegos o cuarto de ejercicio, es importante que pases todas esa funciones a otra parte de la casa. Si tu habitación es un recuerdo constante de las cuentas que pagar o de que tienes que bajar de peso, no te podrás relajar completamente. Si no tienes cuartos extras en la casa, pasa todo lo que no te tranquilice a la sala. Solo mantén en tu habitación los muebles que sean para descansar, como la cama, un sofá o una silla para leer. También asegurate de sacar otras cosas innecesarias, como libros de estudio, carpetas de trabajo o cosas de tus hijos.

Usa tu esquema de colores favorito

Una habitación relajante no tiene que ser necesariamente blanca, beige o verde claro. Si los colores claros no te caen nada bien, escoje tu color favorito, aunque sea rojo. Es importante que te despiertes a un ambiente que sea de tu gusto.

Usa tus colores favoritos en las paredes y accesorios. Si tienes pareja, trata de llegar a un acuerdo para el esquema de colores. Si a tu pareja no le gusta tu color favorito trata de encontrar un punto medio, o incluye un color en la pared y otro en los accesorios y muebles.

Más consejos en: Tips para escoger el mejor color para las paredes

Agrega texturas suaves

Para darle un sentimiento relajante y sofisticado a tu habitación asegurate de incluir telas y materiales suaves. Una colcha y cortinas no es suficiente, agrega una silla o sofá tapizado con una tela suave. Incluye varios almohadones y cojines, que no solo sean suaves, pero que tengan un buen diseño que combine con tus colores. Agrega alfombra si tienes piso de madera o cerámica. Asegurate de probar las telas antes de comprarlas para asegurarte que no piquen o te den alergias.

Iluminación y velas

La luz blanca y brillante probablemente no te relaja. Es importante que tengas varias lamparas en tu habitación que den luz cálida en tonos amarillos. Elije una lampara para cada mesita de luz al costado de tu cama, otra cerca de una silla de leer o sofá y otra encima del guardarropa. Asegúrate de tener lamparas esparcidas en varias partes de la habilitación para lo que las necesites. Las velas también son una manera de agregarle calidez y calma a una habitación. Elije unas que combinen con tus colores y que den tu fragancia favorita.

Mantén las decoraciones simples

Para crear una habitación tranquila es importante que la mantengas simple. Si le das mucho a tus sentidos para absorber, estos estarán en constante trabajo.

Si quieres agregar obras de arte o cuadros, elije unos de un paisaje o otro tema relajante. Incluye algunas fotos de tus seres amados, pero no llenes tu habitación de estas. Manten los accesorios a un mínimo y asegurate de mantener la habitación lo mas ordenada que puedas.

Más consejos en: Como escoger la alfombra perfecta para tu espacio

Colchón, sabanas y colchas

La mayoría del tiempo que pasas en tu habitación es probablemente descansando en la cama, por lo tanto es imprescindible un colchón de buena calidad. Aunque estos pueden costar más caro, también se mantendrán por mas tiempo, ahorrándote de comprar otro por unos años. El colchón no lo es todo, es importante que agregues sabanas cómodas y suaves. Escoje sabanas frescas para los meses mas cálidos y otras mas abrigadas para el invierno.

Así podrás dormir más cómodamente. En cuanto a la colcha, esta es en general el enfoque visual de la habitación, así que escoje una que tenga un buen diseño y buena tela. En general las colchas pesadas no se usan al dormir, así que doblala cuidadosamente cada noche para que se mantenga más tiempo.