Trucos para interesar a los adolescentes en las ciencias

Aprende fórmulas sencillas para despertar su entusiasmo

Todos recibimos continuamente información sobre la importancia de las ciencias y las matemáticas. Los gobiernos impulsan su estudio, su enseñanza y su difusión. Los currículos de los chicos en los países que tienen sistemas educativos más avanzados refuerzan continuamente la enseñanza de estas materias. Y cualquier observador mínimamente interesado puede ver que los jóvenes que han estudiado estas materias en la universidad encuentran mejores trabajos con mayor facilidad.

Todo eso lo saben los padres de los adolescentes. Muchos de ellos además saben que estar bien formados en ciencias, incluso aunque no se dedique uno a ello profesionalmente, ayuda en muchos aspectos de la vida porque el conocimiento de las ciencias sirve a las personas para tener un mayor pensamiento crítico, muy útil en todos los aspectos de la vida. Y desde luego no hay duda de que vivimos en una sociedad cada vez más tecnológica por lo que los conocimientos en esas áreas siempre facilitarán un mayor desarrollo social.Pero aun sabiendo todo eso, muchos padres de adolescentes se enfrentan a un problema: a sus hijos no les interesan las ciencias. No solo eso, en muchos casos, chicos y chicas rechazan las ciencias, no las entienden, no les interesan y no se preocupan por esas materias. Muchos de esos padres abandonan la pretensión de cambiar los gustos de sus hijos porque creen que es imposible o, la mayoría de las veces, porque no tienen idea de cómo hacerlo.Pero se puede hacer.
No solo eso, la mayoría de los países occidentales han desarrollado mecanismos para hacerlo, lo único que hace falta es saber aprovecharlos. ¿Cómo hacer que a mi hijo le gusten las ciencias?
  • ¿Te gustan a ti? Lo primero es el ejemplo. No hay duda de que en la educación de los hijos influye poderosamente lo que estos ven. Si los padres leen el periódico es mucho más probable que los hijos estén informados sobre lo que ocurre en el mundo. De la misma forma, si a los padres no les interesan nada las ciencias es mucho más difícil que a los hijos les interesen. Pero también eso se puede cambiar. Un consejo para los padres a los que les ocurre eso y que en la mayoría de los casos se deriva de que tuvieron una mala formación científica en la escuela es que se apliquen a ellos mismos todos estos consejos que van a leer para sus hijos.
  • Referentes. Una buena forma de empezar a interesar a los chicos por las ciencias es que conozcan ejemplos de científicos. Es interesante, por ejemplo, que sepan que ha habido científicos latinos muy importantes, eso puede acercarles mucho unas materias que de otra forma ven muy lejanas. O que han existido científicas que han hecho trabajos espectaculares.
  • Museos. En la mayoría de las grandes ciudades existen preciosos museos de ciencia. Algunos muestran colecciones, por ejemplo de historia natural, otros tienen salas interactivas en las que todos, incluidos los adultos, pueden pasar ratos inolvidables y aprender, sin ningún esfuerzo y de forma muy divertida, un montón de ciencia. Visitarlos con los hijos adolescentes puede ser un pasatiempo muy útil para aumentar su interés por las ciencias porque les va ayudar a descubrir aspectos de estas disciplinas que no sospechaban. Tampoco hay que olvidar los planetarios, en ellos los adolescentes pueden vivir una experiencia inolvidable y encima, instructiva.
  • La ciencia es divertida. No solo en los museos, en internet también hay recursos científicos muy divertidos. Buscar algunos para después mostrárselos a los chicos puede funcionar bien para aumentar su interés.
  • Experimentos. Organizar una tarde de experimentos científicos puede sonar estrafalario pero resultar muy divertido.
  • Libros. Para los chicos a los que les gusta leer lo que hay que hacer es buscar textos que tengan que ver con la ciencia y que se acerquen a los intereses del adolescente. Si a este le interesan las biografías, existen decenas de biografías de científicos que son apasionantes; si lo que le interesa es la ficción, seguro que podremos encontrar textos de ciencia ficción con los que se aprende mucha ciencia, que son entretenidos y que aumentarán el amor de nuestros hijos no solo por la lectura sino también por la ciencia.
Foto: VT