Tres razones por las que los adolescentes no deben dormir con el celular

bella_durmiente_-8254770088.jpg
juanedc

Los adolescentes no pueden vivir sin su celular, al menos la inmensa mayoría de ellos. Ese celular les ha abierto muchas cosas en sus vidas: la relación con los amigos es ahora continua, tienen acceso a internet en cualquier momento, los padres pueden comunicarse con ellos siempre que quieran… El celular es muy útil si se usa con sentido común. Por eso es importante enseñar a los adolescentes cuáles son los posibles riesgos del celular para que los eviten.

Pero también en muchos casos, algunos adolescentes parecen enganchados a sus teléfonos móviles. No saben vivir sin ellos. Pareciera que están menos vivos sin celular. Y eso lleva a muchos de ellos a dormir pegados a sus celulares. Incluso, algunos lo ponen bajo la almohada o junto a ellos en la cama.

Y eso no es una buena idea. Hay varias razones para que los adolescentes no tengan cerca su celular durante las horas de sueño. Y es bueno que las conozcan y entiendan su importancia.

  1. Las pantallas retroiluminadas entorpecen el sueño. La ciencia ha demostrado que cuando se mira la pantalla del celular, de la tableta o de la computadora antes de ir a dormir, el sueño se hace más difícil. Los expertos en sueño recomiendan a los insomnes no utilizar estos aparatos antes de ir a dormir. Por la misma razón y como el sueño es muy importante durante la adolescencia, los chicos y las chicas deberían abstenerse antes de ir a la cama de utilizar sus celulares, sus tabletas y sus compus. Mucho más si es durante el sueño. Su mientras duermen se despiertan y usan el celular, lo que seguro que ocurrirá si lo tienen junto a ellos en la cama, les será más difícil volver a conciliar el sueño.
  1. Estar pendientes les provoca sueño ligero. Si los adolescentes duermen con su celular es porque van a usarlo, no hay duda sobre eso. Y estar pendientes de si reciben mensajes o de comprobar si otros los han recibido hará que su sueño no sea lo profundo que debe ser para que realmente se levanten descansados. Ese sueño ligero les hará despertarse cansados e irritables y su crecimiento y su salud pueden resentirse gravemente con ello.
  1. Pueden sentirse tentados a enviar fotos inapropiadas. Uno de los mayores riesgos que tiene el celular entre los adolescentes es el envío de fotos inapropiadas. Fotos de ellos mismos o de otros desnudos no solo es un delito sino que puede provocar consecuencias terribles para ellos y para los demás. Es importante que los adolescentes sepan y entiendan también perfectamente esto. Pero puede ocurrir que incluso adolescentes que lo entienden bien y son cuidadosos de seguir esas normas de seguridad, estén menos alerta por la noche mientras duermen y hagan algo de lo que después se van a arrepentir. Quizá porque estén medio dormidos o porque no les da tiempo a pensarlo bien, en medio de la noche y en sus camas pueden hacer un uso peligroso de sus celulares.

Todas esas razones son tan importantes que no dejan lugar a dudas: los adolescentes no deben dormir con sus celulares. Algunos de ellos lo hacen con la excusa de que los utilizan de despertados gracias a sus alarmas. No hay problemas. Pueden utilizar la alarma como despertador. Para ello lo más práctico es que durante la noche dejen el celular en el lugar más alejado de su cama como sea posible, es decir, al otro lado de la habitación.

Así cuando suene por la mañana deberán levantarse a apagarlo y así estarán ya en pie y durante la noche, su teléfono dejará de ser una amenaza para su seguridad y su salud.