Tres grandes sagas de la space opera (ciencia ficción espacial)

Las mejores novelas de aventuras espaciales

La space opera es uno de los más divertidos subgéneros de la ciencia ficción. Se trata de aventuras que mezclan el romance con ingenios espaciales capces de viajar entre estrellas y mundos distantes.

No dejan de parecer historietas de piratas en los mares del sur, pero con la posibilidad de crear universos y seres imaginarios que despiertan la fantasía del lector como ningún otro género literario.

Algunas sagas resultan imprescindibles para comprender la nueva ciencia ficción como las que ya se analizaron en Las 5 mejores sagas de la space opera. Otras menos sesudas, pero no menos divertidas, hacen las delicias de millones de lectores por todo el mundo.

01
de 03

La saga de Miles Vorkosigan de Lois McMaster Bujold

ASF_0710.jpg
Miles Vorkosigan en la portada de la revista Analog Science Fiction and Fact de mayo de 1989. Visco

El mejor ejemplo de saga divertida y amena es la de Miles Vorkosigan de la escritora estadounidense Lois McMaster Bujold.

El personaje de Miles Vorkosigan y su identidad secreta Almirante Naisbith han generado una serie que abarca al menos 15 libros de aventuras en el espacio. Cualquier aficionado a la saga tendrá sus preferencias, pero el conjunto es sorprendentemente entretenido y coherente.

La galaxia en que se mueve Miles, un antihéroe deforme de nacimiento, pero inteligente y decidido, está conectada por una serie de agujeros de gusano que forman el Nexo, una red que da acceso a sistemas estelares o a estaciones de tránsito, de enorme importancia estratégica en el complejo galimatías político y cultural de cada segmento galáctico.

En este difícil sistema de equlibrios galáctico-estratégicos transcurren las aventuras, incluso 300 años antes del nacimiento de Miles (En caída libre, 1988). Resulta difícil señalar las mejores novelas para iniciarse en la lectura, pero El aprendiz de guerrero (1986) donde por primera vez aparece Miles es un buen candidato. Barrayar (1991), donde se explica los avatares de su nacimiento o Ethan de Athos (1998), aventuras en una sociedad formada solo por hombres son otras divertidas lecturas.

02
de 03

La saga de Mundo Anillo de Larry Niven

Ringworld.jpg
Recreación artística de Mundo Anillo. Hill / Licencia GNU

Publicada en 1970 con el título de Ringworld, Mundo Anillo de Larry Niven describe cómo una alianza de razas galácticas, incluida la terrestre investiga un artilugio en forma de anillo construido alrededor de una estrella por una civilización desconocida.

Un leitmotiv que también usaría Arthur C. Clarke en su propia saga de Rama (Cita con Rama - Rendezvous with Rama, 1973).

En el universo Mundo Anillo, el medio de transporte es similar al que se utiliza en la saga Hyperion, las cabinas de teletransporte, que te conducen a donde desees inmediatamente. Aunque para desplazarse por el espacio usan dispositivos de hipervelocidad (más rápida que la luz).

Pero lo más sorprendente son las dimensiones de todo un increíble sistema artificial de mundos habitados.

Como físicamente Mundo Anillo resultaba inestable en un sistema estelar, Larry Niven, que pertenece a esa casta de escritores de ciencia ficción que consideran sobre todo la plausibilidad científica de la historia, escribió Ingenieros del Mundo Anillo (The Ringworld Engineers, 1979) con la dedicatoria: "Si usted es dueño de una primera edición en rústica de Mundo Anillo, es el que contiene los errores. Merece la pena el dinero gastado".

Secuelas: Trono de Mundo anillo (The Ringworld Throne, 1996) e Hijos de Mundo Anillo (Ringworld's Children, 2004).

03
de 03

La Guerra Interminable de Joe Haldeman

TheForeverWar-1stEd-.jpg
Portada de la primera edición de La Guerra Interminable de Joe Haldeman. Archivo

La Guerra Interminable (The Forever War, 1974), de Joe Haldeman no se planteó como una saga al uso, sino una breve serie que cuenta los siglos de guerra entre humanos y extraterrestres. Un claro antecedente de la saga de Ender y una clara réplica antibelicista al éxito militarista de Robret Heinlein, Tropas del Espacio (Starship Troopers, 1959, otra saga que tuvo su réplica cinematográfica en 1997) visto por un excombatiente herido de la guerra de Vietnan.

Lo más atractivo de este conjunto de novelas son los saltos colapsares, el método de transporte interestelar que permite viajar más rápido que la luz a través de agujeros negros, pero con humanos que sufren los efectos relativistas de estos viajes. Cuatro meses a hipervelocidad significan 350 años en la Tierra.

La guerra se hace eterna para los terrestres, pero para los combatientes como el protagonista, el tiempo no pasa. Cuando regresa a la Tierra hasta sus hijos han muerto.

La serie está formada también por Forever Peace (1997) y Forever Free (1999) de las que desgraciadamente desconocemos versiones en español, aunque de Libre para siempre existe una magnífica versión en cómic, dibujada por el belga Marvano en el mismo volumen que el comic-book La guerra interminable (2011).