Trastornos psicológicos de la premenopausia no son para entrar en pánico

La premenopausia es un cambio y hay que asumirlo como tal.

Foto © | Julia Freeman-Woolpert

Ciertamente llegan y no se pueden evitar, pues nos atacan y punto. Son los achaques o trastornos naturales de la premenopausia. Comienzan unos años antes de la menopausia. La duración de esta etapa depende de cada mujer, puede durar entre dos y ocho años antes de la menopausia, aunque en algunos casos dura hasta una década.

Los trastornos de premenopausia pueden empezar en algunas mujeres a los 35 años o a partir de la cuarta década.

Es un período que no tiene estándar, es diferente en cada mujer; al igual que la prolongación de esta etapa.

Cambios psicológicos

Los cambios psicológicos más notables se evidencian en estados de ánimo variables, mal humor, ansiedad, agresividad, falta de concentración y depresión, aunque los estudios e investigaciones médicas no asocian estados avanzados o prolongados de depresión con los trastornos propios de la premenopausia.

De acuerdo a la Dra. Escobar y al Dr. Rodríguez especialistas en ginecología y fertilidad, las mujeres premenopáusicas a menudo se siente agotadas, cansadas, estresadas más de lo normal y con falta de energía. No obstante, a este escenario, los especialistas resaltan que no “es mal de morirse” y que es necesario identificar bien que los síntomas pertenezcan a esta etapa natural de toda mujer, para poder actuar adecuadamente.

No es una enfermedad

Aunque los especialistas advierten que la sintomatología y trastornos de la premenopausia no se pueden evitar, pues es un proceso natural de envejecimiento, tampoco se puede tratar como una enfermedad porque no lo es.

En esta etapa recomiendan que la mujer concientice su situación, consulte con su médico y empiece un proceso de observación de síntomas, pero eso sí, sin entrar en pánico, porque en esta etapa es fundamental mantener como norte el optimismo de que éste será un eslabón superado.

Sin embargo, advierten que se pueden presentar casos extremos, en que algunas mujeres se nieguen a aceptar los cambios físicos como flacidez de la piel, arrugas, modificaciones en la respuesta sexual como la falta de ganas para las relaciones íntimas, resequedad vaginal y otros cambios que las pueden llevar a enfrentar bajas en el estado de ánimo importantes que deben ser tratados con un psicoterapeuta que indicará tratamiento adecuado.

La mejor ayuda es la profesional

Estos trastornos pueden afectar las relaciones sociales, interrelación con otras personas, con la pareja, los hijos y hasta presentar bajas laborales. Se dan casos de mujeres premenopáusicas, que muestran desinterés en el trabajo, dejan de ser productivas y la falta de concentración en ocasiones interfiere en sus labores. Esto causa angustia sobre todo en mujeres profesionales o acostumbradas a llevar las riendas de todo, la gerencia del hogar, los hijos, la pareja y múltiples ocupaciones de las que se ha llenado.

Pero, esto para los especialistas, no es el fin de la vida ni nada que no tenga solución. La mejor medicina, es mantenerse en calma, tratar de observarse sin angustias. Y si este plan no es suficiente, recurrir siempre a la palabra mágica: ayuda profesional.

Para casos que no revisten mayor gravedad, recomiendan empezar una rutina de ejercicios, actividades al aire libre, actividades recreativas, lectura o hacer yoga.

La premenopausia es un cambio y hay que asumirlo como tal. Con actitud positiva y mente abierta.

 

Contesta el test: ¿Qué síntomas de la menopausia tengo?

Fuentes:
Dra. Martha Escobar, ginecóloga especialista en fertilidad (2 de marzo de 2012). Efectos psicológicos de la premenopausia. (B. Caripa, Entrevistadora)

Dr. Héctor Rodríguez, ginecólogo especialista en fertilidad (27 de febrero de 2012). Efectos psicológicos de la premenopausia. (B. Caripa, Entrevistadora)