Tragedia en el Apolo 1

El accidente más grave del programa lunar estadounidense

Tripulación del Apolo 1
La malograda tripulación del Apolo 1: Virgil (Gus) Grissom, Edward H. White II, y Roger B. Chaffee el 27 de enero de 1967. NASA

Tal vez por las precipitaciones para tener a punto una nave que cumpliera los requisitos de situar seres humanos en la Luna antes de que acabase la década de los sesenta, tal como había prometido el presidente Kennedy, se produjeron problemas de seguridad muy importantes, incluso trágicos. Dos momentos dramáticos se marcan en el calendario del programa Apolo.

Fuego y tragedia en el Apolo 1

El primero y luctuoso tuvo lugar el 27 de enero de 1967, cuando durante una prueba con el interior del Apolo sellado, como si realmente fueran a despegar, se escuchó la voz de ¡fuego!, posiblemente provocada por un cortocircuito y que lanzó un astronauta, aunque se ignora quién.

La prueba ya arrastraba fallos y retrasos que obligaron a los astronautas a permanecer sentados durante 51 minutos. La misión se conocía como Apolo/Saturno-204 (AS-204), pero posteriormente la NASA decidió utilizar la denominación Apolo 1, en honor a los astronautas que perecieron.

El sistema de cierre de la nave requería 90 segundos para abrirse desde el interior, debido al complicado sistema de palancas y contrapalancas para las que los astronautas contaban con solo 13 segundos en accionarlas.

Dramáticas coincidencias

Lo anecdótico y trágico, es que la escotilla no se podía abrir de forma pirotécnica porque el propio Grisson en sus primeros vuelos como astronauta (en la Misión Mercury) tuvo un problema con la escotilla que saltó durante su recogida en el mar, por lo que se modificaron ese tipo de escotillas para que no saltaran por accidente. Si hubieran contado con la posibilidad de una escotilla pirotécnica, posiblemente habrían salvado sus vidas.

El Apolo, situado sobre un cohete Saturno 1B, se rompe por su escudo inferior debido a la presión del módulo aumentada por los gases de la combustión. Cuando tras angustiosos cinco minutos pudieron acceder los servicios de socorro, los tres astronautas habían fallecido asfixiados, antes de que les consumieran las llamas.

Las causas del desastre en la nave Apolo 1

Los expertos decidieron que fueron cinco las condiciones que condujeron al desastre:

  • Abundancia de cables inflamables
  • Cables eléctricos sin protección además de una pésima instalación
  • El líquido inflamable que circulaba por tuberías mal protegidas
  • La nula preparación de la tripulación para una emergencia por fuego
  • Infravaloración de la peligrosidad real de los ensayos ya que ni siquiera estaban de servicio las escuadrillas anti-incendios.

Pero una de las condiciones que contribuyeron con más énfasis al accidente fue la atmósfera presurizada de oxígeno puro que convertía en extremadamente inflamable el vehículo espacial. El numeroso velcro empleado en la cápsula contribuyó a que el fuego se propagara con rapidez.

En cualquier caso, como ocurre tras los grandes accidentes se pusieron mecanismos para paliar estos defectos y tal vez por ello, las muertes del comandante Virgil "Gus" Grissom, Ed White (el primer estadounidense en realizar un paseo espacial) y Roger Chaffey, sirvieron para que no hubiera una sola víctima más en todo el programa lunar Apolo.

El segundo caso resultó una inquietante aventura que tuvo en vilo a todo el mundo. El caso del Apolo 13 que puedes leer en este enlace.

También te pueden interesar los siguiente artículos