Trabajo de parto: hoja de control de contracciones y cómo contarlas

Trabajo de parto
Contracciones cada cinco minutos, con duración de un minuto cada una. ©Hildara Araya

“¿Cada cuánto tienes contracciones?” Esas serán las primeras palabras que escucharás de tu médico cuando le llames porque tienes contracciones de trabajo de parto. Este dato, así como su duración, intensidad y el tiempo transcurrido desde que empezaron los dolores, son información imprescindible para determinar cuán cerca está el nacimiento de tu bebé y si debes dirigirte al hospital.

¿Cómo contar las contracciones?

Necesitarás un cronómetro o reloj con segundero y algo con qué anotar.

Para facilitarte la tarea, utiliza la hoja de control de contracciones al final de este artículo (¡imprime cuantas necesites!). Aunque puedes llevar la cuenta tú sola, lo ideal es que tengas un ayudante para que se encargue de los números y te dé apoyo moral y físico durante el trabajo de parto. 

Debes tomar dos medidas importantes: cuánto dura cada contracción y cuál es el lapso entre una contracción y otra. Anota también la hora en que inicias los conteos. 

La duración de una contracción va desde que empieza, hasta que termina. La madre es la única persona que sabe este dato, por supuesto. Una contracción puede sentirse como un calambre menstrual muy fuerte, un dolor intenso en la parte baja del útero, o dolor de espalda severo. También puedes notar que durante una contracción la panza se tensa (se pone dura), y se relaja al terminar.

Para calcular acertadamente el lapso entre contracciones debes contar el tiempo desde que inicia una contracción hasta el principio de la siguiente.

La ilustración que acompaña este artículo demuestra contracciones con duración de un minuto, que se presentan cada cinco. La flecha negra indica el lapso entre contracciones, y las líneas azules representan la duración de cada contracción.  

Si las contracciones se presentan de forma consistente, y aumentan en intensidad y frecuencia, puede tratarse de trabajo de parto.

Si tienes contracciones esporádicas que se alivian con un cambio en tu posición o actividad, puedes estar pasando "labor de parto falsa", como se les conoce a las contracciones de Braxton Hicks.

¿Es hora de ir al hospital?

No necesariamente debes salir corriendo al hospital cuando sientes contracciones. El trabajo de parto es en realidad un proceso prolongado, y su primera etapa tiene tres fases: la fase latente o temprana, la fase activa y la transición (te puede interesar: Fases del parto natural: explicación paso a paso).

La fase latente puede durar unas horas o hasta días, y es mejor que descanses en casa todo lo que puedas mientras el trabajo de parto es tolerable. Pregúntale a tu médico cuándo debes contactarlo, pues esta indicación depende de tu caso específico. Como regla general, debes ir al hospital cuando tus contracciones se presenten cada cinco minutos, con duración de un minuto cada una, y este patrón se mantenga de forma consistente durante una hora. A esto se le llama la regla 5-1-1.   

Hoja de control de contracciones de parto

Hora en que empieza la contracciónDuraciónTiempo entre contracciones