Top 5 Tatuajes Monstruo de Frankenstein

La criatura creada por Mary Shelley

Mary Wollstonecraft Godwin nació en Londres, el 30 de agosto de 1797. Como escritora se le conoció como Mary Shelley.

Además fue dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa británica. Sus obras más reconocidas fueron las novelas góticas Frankenstein o el Moderno Prometeo. También ejerció de editora, promocionando obras de su esposo, el poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley. Su padre fue el filósofo político William Godwin y su madre la filósofa feminista Mary Wollstonecraft.

Las obras de Mary Shelley están condicionadas por esa obsesión con la muerte. Su madre murió cuando la trajo al mundo y además ella misma sufrió abortos y la pérdida de un hijo.

Era amiga de Lord Byron. Y en una reunión, el barón propuso a todos escribir la más aterradora historia. La escritora se inspiró en su propia vida y en todo lo que oía hablar a su padre sobre las evoluciones de la medicina, junto a otros colegas. Un sueño en medio de una tormenta fue lo que inspiró la historia del monstruo.

Vi, con los ojos cerrados pero con una nítida imagen mental, al pálido estudiante de artes impías, de rodillas junto al objeto que había armado. Vi al horrible fantasma de un hombre extendido y que luego, tras la obra de algún motor poderoso, éste cobraba vida, y se ponía de pie con un movimiento tenso y poco natural. Debía ser terrible; dado que sería inmensamente espantoso el efecto de cualquier esfuerzo humano para simular el extraordinario mecanismo del Creador del mundo.

Frankenstein se considera una obra que mucho tiene que ver con los adelantos de la ciencia que se desvelan actualmente. Recordemos que en la época de esta mujer, los experimentos médicos se realizaban con cadáveres que incluso eran robados de los cementerios por los llamados Ladrones de Cuerpos. Los estímulos de aquel rayo que trajo a la vida al monstruo, son aplicados actualmente en personas con discapacidades motoras.

Su obra inspiró a muchísimos artistas, escritores, cineastas y científicos. Y no en vano, todos los artistas tatuadores no han podido resistirse a plasmar alguna vez, sobre la piel, la imagen del monstruo creado por la autora británica.

Aquí te muestro los 5 mejores tatuajes que son dignos de la obra de Mary Shelley. Con Boris Karloff como el eterno monstruo y la mujer que lo aborreció nada más verlo. Tenía el mismo nombre que la autora. Mary Shelley murió el 1 de febrero de 1851, debido a un tumor cerebral.

01
de 05

Tatuaje realizado por Henry Anglas

Tatuajes de monstruos
Foto ©Henry Anglas

Aquí vemos al monstruo en realismo negro y gris. El artista ha sabido captar la melancolía y la soledad del personaje interpretado por Boris Karloff. Una maravilla de trabajo.

02
de 05

Tatuaje realizado en Clandestine Rabbit Tattoo Studio

Foto ©Galería Flickr Matthew Powell (Clandestine Rabbit Tatto Studio)

Surrealismo en full Color. Una imagen impactante e inquietante donde el artista tatuador elige los rasgos del actor que interpretó la Familia Monster, Fred Gwynne.

Foto ©Megan Jean Morris (Página oficial)

La artista inmortalizó, en el pecho de este hombre, imágenes de la segunda película titulada La novia de Frankenstein. La actriz que interpretó a Mary Shelley fue Elsa Lanchester. En la foto se puede ver el surrealismo en color, al que ha dotado de una magnífica y armoniosa composición. Sigue leyendo »

04
de 05

Tatuaje realizado por Ismael Hidalgo (Poker Tattoo)

Foto ©Ismael Hidalgo

En blanco y gris y con un realismo absoluto. Si el monstruo de Frankenstein hubiese podido hacerse un tatuaje en su corrupta piel, habría elegido esta imagen idílica del amor que lo rechazó nada más verlo.

Tanto Boris Karloff como Elsa Lanchester han quedado inmortalizados fielmente en esta tatuaje que es todo un homenaje a la película dirigida por James Whale.

05
de 05

Tatuaje realizado por Henry Anglas

Foto ©Henry Anglas

Sin duda alguna, este artista es un mago con el negro y gris. El tatuaje es realista y ha captado a la perfección los rasgos y la actitud desmedida del personaje. Sobre todo en sus ojos. Una verdadera obra de arte.