TODO lo que necesitas para entender a un español - parte 2

La traducción al castellano de hortera, sentir pelusilla y agarrar un chisme

España bandera
Getty Images

Jerga española – Lo que no hace el español

Obviamente el español o el castellano que hablamos los hispanos es una de las grandes herencias que los conquistadores llevaron a Latinoamérica, pero una visita a la España de hoy nos dejaría a todos pensando que el océano Atlántico no es nada, en comparación a los coloquialismos y modismos que diferencian nuestra manera de hablar.

Es mucho más de la conjugación de los vernos compuestos o la pronunciación de la z y de la c.

El castellano que hablan el día los españoles merece su propio diccionario. Aquí algunas de las frases más destacadas de la jerga que se usaba en 2013 en España.

El español no vomita, pota.

Al español no lo apalean, le cae la del pulpo.

El español no se emociona, se le hace el culo pepsicola.

El español no usa un pendrive, usa un pincho.

El español no dice 'dame esa cosa de ahí’, dice 'dame ese chisme'.

El español no es chismoso, es cotilla.

El español no es ordinario, es hortera.

El español no hace una ordinariez, hace una horterada.

A El español no les gusta algo muchísimo, les gusta mogollón.

El español no tiene una gripe 'enorme', tienen una gripe 'del copón'.

El español no toma pastillas 'por montones', toma pastillas 'a saco', ‘a cascoporro’ o ‘por un tubo’.

El español no dice 'esto es genial', dicen 'esto mola' o ‘me mola’.

El español no es idiota, es gilipollas.

Al español no le parece que algo es genial, le parece guay.

El español no se molesta, se encabrona.

El español no se pone celoso, le da pelusilla.

Un español no un pesado hablador, es un grasas.

Para el español algo no es malo, es ‘un tuño’ o ‘una ful’.

El español no tiene computadora, tiene ordenador.

El español no se pone sensible ni melancólico, se pone moñas.

El español no es malandro, es choni o cani.

El español no se esfuerza al máximo, sino ‘a tope’.

El español no es un tipo genial, es el puto amo.

El español no se queda sin dinero, sino ‘a dos velas’ o ‘sin blanca’.

El español no te ignora, ‘pasa de ti’.

El español no dice ‘eso no me importa’, dice ‘a mí, plin’.

El español no va rápido, va ‘a toda pastilla’.

El español no exagera ni se excede, ‘se pasa siete pueblos’.

El español no está atento, está ‘al loro’.

El español no se traga el problema, se comen el marrón.

El español no va a trabajar ni trabaja, va al curro a currar.

El español no molesta, da la brasa.

El español no es musculoso, está cachas.

El español no se vuelve loco, ‘se le va la olla’ o ‘se le vuela la pinza’.

El español no conquista, liga.

El español no es simpático, es majo.

El español no es mentiroso, es un trolero.

El español no se va de fiesta, sale de marcha.

El español no tiene gustos anticuados, es ‘un carroza’.

El español no tiene esposa, tiene parienta.

El español no dice que la discoteca está ‘llena a reventar’, dice que ‘está petada’.

El español no come papas, come patatas.

El español no dicen OK o bien, dice vale.

El español no hace ventas engañosas, te ‘vende la moto’.

El español no ‘¡No te creo!’, dice ‘¡Venga ya!’.

El español no estaciona en el estacionamiento, aparca en el parking.

El español no hace pipí, hace pis.

El español no tiene una erección, está empalmado.

El español no ve un ‘témpano de hielo’ sino un iceberg (i-ce-ber).

El español no escribe en la pizarra sino en el encerado.

El español no hablar por su celular sino por su móvil.