El discurso Tengo un sueño de Martin Luther King

El mejor discurso de la historia de Estados Unidos

I have a dream
 Pgiam/Getty Images

El discurso Tengo un sueño—Conocido cómo I have a dream en Inglés—es un apasionado llamado para poner fin al racismo en EEUU. Es uno de los eventos principales del movimiento de los derechos civiles. El discurso fue pronunciado por el reverendo afroamericano Martin Luther King, el líder más reconocido del movimiento de los derechos civiles.

Cuándo fue pronunciado

El doctor King pronunció su discurso el 28 de agosto de 1963 ante 250,000 personas.

El contexto fue la denominada Marcha sobre Washington por trabajos y libertad. Uno de sus objetivos era mostar apoyo público a las reformas legislativas propuestas dos meses antes por el presidente John F. Kennedy en relación a los derechos civiles.

La medidas, que se aprobarían al año siguiente, comprendían entre otras la prohibición de la discriminación contra las mujeres o minorías religiosas, étnicas, raciales o nacionales. Además, se establecía el fin de la segregación racial en lugares públicos y puestos de trabajo y el de pedir requisitos distintos para registrarse para votar según la raza del potencial votante.

Dónde Martin L. King pronunció el discurso

En las escaleras del Lincoln Memorial de Washington D.C., un lugar de gran resonancia histórica en el año en el que se había cumplido el cien aniversario de la Declaración de la Emancipación por la que el presidente asesinado había puesto fin a la esclavitud en plena Guerra de Secesión.

De hecho, el doctor King inicia su discurso con una referencia a la Emancipación al señalar que "un siglo más tarde, los negros todavía no son libres".

En qué consistió el discurso

El discurso consta de dos partes muy relacionadas entre sí. En la primera responde a una sucesión a trozos de discursos ya pronunciados desde 1960 y varios borradores—en los que intervienen dos ayudantes—el último de los cuales fue titulado Normalidad, nunca otra vez.

Uno de los objetivos del texto era homenajear el discurso de Gettysburg del presidente Lincoln. En él se desarrolla el tema de la discrepancia entre el sueño americano y la realidad, asegurando que aquél ha sido violado por los supremacistas blancos.

En un momento delo discurso parece que el doctor King oye a la cantante afroamericana Mahalia Jackson decir: "cuéntales sobre el sueño, Martin", y ahí abandonó el discurso pautado para dirigirse a la audiencia improvisadamente comenzando cada frase con la expresión "tengo un sueño".

Por qué adquirió tanta relevancia

Tengo un sueño o I have a dream es considerado sin mayores debates como el mejor discurso político de la historia de Estados Unidos.

Está lleno de referencias históricias, bíblicas e incluso mitológicas relativas a la formación de Estados Unidos. Desde el punto de vista de la retórica, utiliza abundantemente la figura literaria de repetición conocida como anáfora, siendo en este caso la frase tengo un sueño.

Pero su gran valor estriba en la gran habilidad de King como orador y su capacidad para llegar al corazón de las personas con un discurso en el que acusa a los Estados Unidos de haber cometido el gran pecado por maltratar a la raza negra al mismo tiempo que deja abierta la puerta a la redención por esa gran falta.

Reacciones al discurso Tengo un sueño

La brillantez y poder del discurso fue reconocido inmediatamente por la prensa -fue retransmitido por televisión- y buena parte de los estadounidenses, incluida la administración Kennedy. No cabe duda de que Tengo un sueño tuvo un gran peso en la designación de King por la revista Time como hombre del año y como Premio Nobel de la Paz en 1964.

Pero no todo el mundo mostró su conformidad. Por un lado los elementos más radicales del movimiento de los derechos civiles, como Malcom X, expresaron su disgusto con el discurso al que tacharon de no revolucionario. Por otro, el FBI incrementó la vigilancia sobre King tras este evento al considerarlo como uno de los principales enemigos de Estados Unidos.