Todas las maneras eróticas de morder del Kama Sutra

01
de 01

Todas las maneras eróticas de morder del Kama Sutra

Mordiscos Kama Sutra
©Visage/Stockbyte/Getty Images

Según el Kama Sutra nada aviva y aumenta más el amor sensual que morder el cuerpo de tu amante y marcarlo con las uñas. Esta obra del erotismo oriental dice que todos los lugares del cuerpo que pueden ser besados, también pueden morderse, con la excepción del labio superior, el interior de la boca y los ojos. Ahora aprenderás el arte erótico de morder.

Para morder, hazlo con suavidad y cierta fuerza al mismo tiempo, disfrutando del acto de sentir la piel de tu pareja entre tus dientes. Deléitate en el placer de saborear con tu boca, como si besar no fuera suficiente y necesitaras de una caricia un poco más intensa... Como si te dominara un deseo incontenible de amar a tu pareja a mordiscos.

También es señal de deseo y de pasión morder alimentos u objetos seductoramente frente a los ojos de tu amante. El Kama Sutra recomienda que el hombre muerda también los adornos o accesorios que la mujer usa en su cabello, en sus orejas o su cuello, como sus aretes o su gargantilla. Muchas veces, esta señal indirecta de deseo es suficiente para encender a su vez el deseo femenino.

Los dientes deben poseer ciertas cualidades básicas: parejos, brillantes, suaves, intactos (sin fracturas) y firmes. Los bordes de los dientes deben estar afilados y las encías sanas.

Deja señales de deseo con tus dientes y labios

Según el Kama Sutra hay ocho formas diferentes de morder eróticamente:

1. Mordida oculta

Esta mordida sólo se evidencia por el enrojecimiento que ha quedado en la piel. Se suele realizar sobre el labio inferior, aunque tu puedes imaginar otros lugares donde morder estratégicamente de esta forma. Genera un toque de complicidad entre la pareja, un secreto que sólo ellos dos saben.

2. Mordida expandida

Consiste en morder el labio inferior o las mejillas de tu pareja, mientras presionas suavemente la piel hacia ambos lados. Te permitirá expandir el área donde estás mordiendo y posiblemente el placer también.

3. Mordida en un punto

Imagina que sólo tienes un área muy pequeña de piel y sólo dos dientes para morderla. Aún así, este pequeño mordisco servirá para comunicar la pasión y el deseo que sientes por tu amante. Ideal para morder el labio inferior y dejar allí una marca de posesión erótica.

4. Mordida en una línea de puntos

Sucede cuando trazas una hilera de puntos con todos tus dientes y muerdes suavemente algunas zonas erógenas muy pequeñas y receptivas al placer. Intenta realizar esta sutil e intensa mordida en los muslos, la garganta, las axilas, las ingles y la frente. Nota qué sensaciones se despiertan en tu amante, nota sus distintas reacciones a medida que muerdes cada área.

5. Mordida del coral y la joya

En esta mordida muy sensual se usan los labios y los dientes a la vez. Tiene también un toque de ternura apasionada, en especial, cuando se muerden así las mejillas.

6. Mordida de la hilera de joyas

Esta mordida se hace con todos los dientes. Pruébala primero sobre áreas más extensas y menos delicadas del cuerpo, como los brazos, piernas y espalda. Es como si estuvieras dándole a tu pareja un sensual masaje con tus dientes. El Kama Sutra te recomienda morder así la garganta, axilas e ingles de tu amante.

7. Mordida de la nube rota

Para realizar esta mordida tienes que usar todos tus dientes, e ir formando un círculo de mordidas, dejando un pequeño espacio entre ellas. Es una mordida especial para acariciar los senos en momentos de mucha pasión, y ¿por qué no?, también los glúteos.

8. Mordida del jabalí

Esta mordida, al igual que la anterior, es muy apasionada. Consiste en dejar muchas hileras amplias de marcas, una cerca de la otra, con espacios rojos entre cada mordida. Es un mordisco que surte mejor efecto cuando se hace en los hombros y en los senos.

Fuentes:

The Kama Sutra of Vatsyayana. Editado por Richard Francis Burton (1883).