Tips para un delineado de labios exitoso

Imagen © Stockbyte/Getty Images

El delineador es quizás la parte más engorrosa del maquillaje –al igual que en los ojos, el éxito del delineado de labios va a depender de la práctica y paciencia que le pones a tu rutina. Créeme, si no lo haces correctamente, puedes terminar luciendo de otra época o atrayendo miradas de burla. Para evitarlo, asegúrate de leer estos sencillos consejos y aprende a delinear tu boca como una experta sin morir en el intento.

Encuentra el delineador ideal

En el mercado de la belleza puedes encontrar diversos tipos de delineadores de labios –por supuesto, los más comunes y más fáciles de usar son aquellos en lápices. Aun así, cada uno varía en textura y durabilidad –prefiere los que son a prueba de agua y semi-cremosos. Tampoco tienes que gastar una fortuna en ellos –muchas veces los de 99 centavos funcionan mejor que las marcas de diseñadores.

Decídete por un tono

La pregunta del millón: ¿Cuál es el color correcto? Lo ideal es utilizar un lápiz delineador similar a tu barra labial. Claro, esto no es siempre posible por lo que un color piel o transparente también hará el truco. Se dice que una mujer debe tener al menos tres lápices de labios: rojo, piel y vino oscuro. A partir de esos tres, puedes agregar o restarle color al delineado sin que se vea tan diferente.

¿Antes o después?

Todo dependerá del labial. Si maquillas con un café, rosa, naranja o brillos, hazlo primero, permitiendo que el color dure por más tiempo.

Para unos labios rojos u oscuros, se recomienda perfilar después, de manera que perfecciones y rellenes tus labios. Tip: en el último caso, procura delinear por dentro o al mismo nivel de tu boca.

Guíate por tus propios labios

La gran ventaja de delinear es que puedes hacer lucir tus labios tan grandes o pequeños como quieras.

Si perfilas por fuera, crearas la ilusión de unos labios más voluptuosos, en especial con colores claros. ¿Deseas disimular unos labios inmensos? Delinea por dentro con un lápiz oscuro y maquilla con un labial parecido. Para un delineado proporcionado, sigue las líneas naturales de tu boca.

Haz el trazado

Una vez que tengas el delineador, dibuja una línea delgada alrededor de tus labios. Presta suma atención a las comisuras de los labios pues el producto tiende a acumularse en esa zona. Finalmente, difumina con tus dedos para evitar trazos marcados y rellena con tu labial favorito. Recuerda que las técnicas son distintas para colores suaves y fuertes. Tip: una sutil línea debajo del labio inferior, hecha con lápiz blanco, le dará más volumen a tu boca.

Higiene y cuidado

Los delineadores de labios vencen después de tres años, sin embargo, puedes alargar su período de vida cubriéndolos con una tapita plástica y perfilando la punta de dos a tres veces por semana. Por esta ultima razón, los delineadores en lápiz (sea de ojos, cejas o labios) son los menos propensos a la acumulación de bacterias. Como regla general, evita compartirlos con otras personas.