Tips para combatir el sedentarismo

Consejos realistas para ponerse activo

Dos mujeres haciendo ejercicio caminando. Getty Images

Un estudio reciente sobre sedentarismo permitió realizar una pregunta inquietante: las personas con sobrepeso se vuelven sedentarias, o las personas sedentarias adquieren sobrepeso. La pregunta parece tan banal como el huevo o la gallina, pero puede cambiar la forma en que nos aproximamos a nuestros propios problemas de sobrepeso.

Solemos pensar que cuando bajemos de peso podremos ser más activos, pero en realidad, según lo revela el estudio, cuando nos volvemos más activos es que somos capaces de bajar de peso.

Porque combatir el sedentarismo no sólo nos ayuda a quemar calorías, también produce una serie de transformaciones metabólicas que nos conducen a un mejor estado de salud, y un mejor peso:

  • Cuando nos movemos, aunque sea simplemente caminando, drenamos nuestro sistema linfático, con lo cual desechamos toxinas que nuestro cuerpo no puede eliminar siendo sedentarios. Si nuestro sistema linfático está copado, el cuerpo acumula grasas para lidiar con estas toxinas, o de lo contrario enfermamos.
  • El ejercicio produce masa muscular, que requiere más energía para mantenerse. El cuerpo de una persona atlética quema más calorías en reposo que el de una persona con menos masa muscular. Por eso, una persona delgada engorda más lentamente.
  • Con nuestro cuerpo activo, hormonas claves para el control del apetito, como la leptina y la insulina, mejoran su capacidad de reacción y sus tiempos de respuesta, haciendo que sintamos hambre menos tiempo, que nos sintamos satisfechos más rápido y por lo tanto que sea más fácil sobrellevar una dieta.

    El sedentarismo, además de aumentar nuestra línea, tiene otros impactos importantes en nuestra salud en general: aumenta los niveles de mortandad, atrofia las capacidades cognitivas y psicomotoras, y aumenta tus niveles de estrés.

    Por lo tanto, es importante que busques estrategias para combatirlo, aun cuando lleves una vida de oficina.

    Estos consejos te podrían ayudar a ser más activo, y podrían salvarte de enfermedades graves.

     

    Un escritorio de pie

    Es algo que se empieza a ver en algunos espacios públicos, como bancos y tiendas de autoservicio: los escritorios de pie nos pueden parecer una tortura, pero una vez que te acostumbras ofrecen enormes beneficios en el combate contra el sedentarismo.

    Trabajar sentado reduce nuestra circulación, y es muy difícil alcanzar una posición sana para la computadora desde un asiento. Las personas que trabajan de pie han reportado sentirse más activos, de mejor humor e incluso ser más eficientes.

    Y claro, todavía puedes sentarte a descansar.

     

    Ejercicios de estiramiento

    Si no quieres gastar en un escritorio nuevo o amas pasar horas en tu silla gerencial, prueba cinco minutos de estiramientos cada hora o diez minutos cada tres horas. Usa ese tiempo para ir por agua o al baño y mueve tu cuello, tus hombros, tus brazos, rodillas y tobillos.

    Estirarse es la estrategia fundamental del cuerpo para regenerar el flujo energético. Hay una gran cantidad de beneficios comprobados que se obtienen de estas pausas: mejora el rendimiento físico y mental, mejora la creatividad y se trabaja con más intensidad.

    No son cinco minutos perdidos, son 55 minutos de trabajo al máximo.

    Algunos de los estiramientos Makaho, que están basados en la Medicina China, pueden realizarse en la comodidad de cualquier oficina. Otros requieren un espacio amplio y cómodo y es mejor hacerlos en la mañana, al despertar.

     

    Aficiónate a un juego

    Desde lanzarle la pelota a tu perro hasta hacer un equipo de básquetbol, las actividades recreativas son sin duda el mejor ejercicio. Es muy fácil encontrar la motivación y es aún más fácil permanecer jugando cuando empiecen los síntomas de agotamiento.

    Las desventajas tradicionales del ejercicio, como la resistencia, el agotamiento y la mentalidad derrotista (que tenemos todos) están disfrazadas por la diversión, el compañerismo y el sentido de competencia de los deportes.

    Un juego puede desarrollar vínculos importantes con amigos o colegas del trabajo.

    Y a diferencia del gimnasio, para el que nunca hay tiempo, descubrirás que sí que hay tiempo para disfrutar de un deporte, tiempo que le robarás a la televisión y a otras actividades sedentarias.

     

    Aléjate de la ciudad

    Hazlo tanto como te sea posible. Un escenario nuevo, el oxígeno en la naturaleza, la sensación de aventura, todo esto te carga de adrenalina y te libera de la sensación de fatiga. Suele ser difícil, pero encuentra un fin de semana para alejarte. Viaja a la naturaleza. Es más económico que planear un fin de semana dentro de la ciudad y mucho más sano.

    Se ha comprobado que las mismas bacterias que se encuentran en los ambientes naturales aportan beneficios a la salud y contra el estrés, sin hablar del aire más sano, de las cargas iónicas y de la comida más saludable. Te sorprenderá la forma en que tus problemas se detienen en la ciudad, y en la cantidad de energía que inviertes en algo que te beneficiará a ti y a tu familia.