Tipos de canchas: ¿cómo jugar en arcilla roja?

La arcilla roja es la superficie más lenta. Fotografía: Raimundo Gregoire Delaunoy

El tenis es el mismo en todas las canchas, pero el estilo y las tácticas empleadas suelen variar según la superficie en la cual se juegue. La tierra batida tradicional, es decir, la roja, aunque también la arcilla azul, no escapa a esta tendencia y por eso es necesario realizar un breve análisis sobre cómo son los golpes y los movimientos sobre polvo de ladrillo.

La cancha

Los courts de arcilla roja son los más lentos, ya que los materiales utilizados en su construcción generan un bote de la pelota más alto y un golpe que patina o se desliza menos que en las superficies rápidas.

La posición en la cancha

El tenis se juega con mayor cantidad de intercambios y los golpes suelen buscar más técnica que potencia. Por eso, muchos de los grandes arcilleros suelen jugar uno o incluso dos metros detrás de línea de fondo. Esto no significa que no sea recomendable jugar adentro de la cancha, pero por el estilo de juego imperante en la tierra batida lo recomendable es ubicarse a 50 centímetros o un metro tras la línea de base.

El derecho y el revés

Más que buscar golpes planos y potentes, se busca generar impactos angulados, es decir, con “top spin”. Por supuesto que siempre irán acompañados de cierto peso, pues de lo contrario no hará mucho daño, pero lo principal radicará en los efectos y la capacidad de jugar con los ángulos de la cancha. En este tipo se superficies es recomendable utilizar la técnica, para así jugar con drop shots (“cortitas”) y los efectos propios de los tiros angulados.

No busque tanto una bola ganadora, sino que privilegie la técnica y los ángulos.

El slice

Este golpe es muy útil en el pasto (“tiro de aproximación”) y en las pistas rápidas (permite neutralizar y defenderse ante la potencia), pero también puede tener mucha importancia en la tierra batida. Eso sí, para esto tendrá que ser un golpe perfecto desde el punto vista técnico.

Al ser más alto el bote en el polvo de ladrillo, un mal “drop shot” dejará a su rival en posición ganadora. El ideal es cumplir con la máxima de tirarlo a los pies del rival y/o jugarlo con mucha profundidad. Si no hace esto y tampoco tiene la “mano” para realizar “cortitas” de antología, mejor no ocuparlo.

El servicio

Por las características de la superficie se sugiere un servicio con “kick”, lo cual le permitirá tener un saque de bote alto y así complicar la respuesta de su rival. También, se sugiere el clásico saque abierto angulado. Una buena opción es sacar al rival de la cancha (con el servicio) y luego golpear la pelota hacia el otro costado. Si el contrincante es capaz de llegar y responder, seguramente lo hará a la defensiva o con un error.

La volea

Siempre hay que jugar con mucha precisión, pero si lo está haciendo en una cancha de arcilla roja, la volea no admite flaqueza. En pasto o en pistas duras, una volea algo imperfecta aún así puede ser un golpe ganador, pero en la tierra batida aquello es casi imposible. Por eso, lo esencial es que la volea sea perfecta.

Los movimientos

Lo habitual es el deslizamiento por sobre el polvo de ladrillo, sea en forma vertical, horizontal y diagonal.

Los movimientos en el tenis son, esencialmente, los mismos en todas las superficies, pero ciertamente hay variaciones según el tipo de superficie. En la tierra batida lo principal es moverse mucho hacia los lados, pues ahí se concentra buena parte de los intercambios.

La naturaleza

El tenis es un deporte que tiene variaciones según las condiciones de la atmósfera y de la ubicación geográfica. En el caso de la arcilla roja, a nivel del mar será mucho más lenta y con una pelota más pesada de lo normal. Por contrapartida, en la altura la cancha será más rápida y la pelota más liviana.