Tipos de antirrobos de moto

Sistemas para evitar el robo de tu moto

Un buen antirrobo para tu moto es tan importante como saber cómo hacer para que no te roben la moto.
Aquí tienes detallados todos los tipos de antirrobos con los que podrás equipar tu moto de arriba a abajo, ya sea en casa o en la calle, porque siempre toda la precaución es suficiente.

A la hora de emplear un antirrobo recuerda:

  • Emplear más de un tipo a la vez, en ambas ruedas por ejemplo.
  • La mejor manera de impedir un robo es fijar la moto a un punto imposible de mover, como farolas o vallas en la ciudad, o algún sistema específico para ello en casa. Da igual que utilices los mejores antirrobos, la moto es fácil de levantar y de subir a un camión si no está fijada a algo.
  • Es muy importante que un antirrobo nunca esté en contacto con el suelo, ahí se vuelven mucho más vulnerables a ser cortados o manipulados.
  • Cuidado con los antirrobos de disco, emprender la marcha habiendo olvidado retirarlo puede causar graves daños a nuestro equipo de frenos.
  • Nada es imposible de cortar, sólo es cuestión de tiempo, así que nunca bajes la guardia.
01
de 08

Horquillas

Antirrobo de horquilla
Foto © Kryptonite

Los antirrobos de horquilla tiene forma de "u" y están pensados para bloquear alguna de las ruedas. La manera correcta de utilizarlos es, delante, uniendo a la vez ambas barras de la horquilla de la moto y un palo de la llanta de la moto, dejándola así bloqueada o, detrás, uniendo la llanta a un brazo del basculante o a un amortiguador, ya que dependerá del modelo de tu moto.

Son antirrobos no muy pesados y pueden ser transportados en la moto, pudiéndose emplear además para unir cadenas o anclar la moto a un punto fijo.

02
de 08

Cables

Antirrobo de cable
Foto © OnGuard

No son especialmente seguros pero sí muy ligeros, por lo que son empleados generalmente para ser llevados en la moto y ser utilizados en paradas rápidas ya que no son difíciles de cortar.

En viajes son muy prácticos para asegurar otros elementos a la moto, como el casco, cuando en alguna parada turística no queremos cargar con él.

03
de 08

Antirrobos articulados

Antirrobo articulado
Foto © Artago

Los antirrobos articulados son una evolución de los antirrobos de cable ya que en realidad se trata de un cable protegido por casquillos metálicos articulados.

Ofrecen mayor seguridad que los de cable, van recubiertos por una capa plástica y su cierre va directamente unido a los casquillos metálicos.

04
de 08

Articulados de manillar

Antirrobo articulado de manillar
Foto © CLM

Los antirrobos articulados de manillar están desarrollados para su uso en scooters y suelen ser válidos para casi cualquier tipo de scooter.

Este tipo de antirrobo no impide que la moto se mueva, sino que deja fija la dirección impidiendo mover el scooter en línea recta. Durante la marcha el antirrobo queda plegado bordeando la parte inferior delantera del asiento y al estacionar se fija al extremo del manillar.

05
de 08

Cadenas

Antirrobo de cadena
Foto © Abus

Las cadenas cuentan con fuertes eslabones que permiten movilidad y se adaptan sin dificultad a los elementos a unir. Normalmente se componen por elementos de acero cementado, son muy pesadas, y poco prácticas para ser llevadas en la moto.

Son idóneas para anclar la moto a un punto fijo o para unir varias motos, por ejemplo en un viaje en moto. Las hay de diferentes longitudes y grosores, y suelen ir recubiertas por algún material que protege la moto de ralladuras.

06
de 08

Antirrobos de disco

Antirrobo de disco
Foto © Luma

Los antirrobos de disco son muy comunes ya que ocupan poco, son ligeros y son fácilmente transportables en la moto. Su misión es la de morder el disco de freno de la moto, el delantero o el trasero, e impedir así el giro de la rueda, inmovilizando la moto. Además, según el modelo, también pueden ser utilizados para cerrar cadenas.


Un olvido en el que movemos la moto con un antirrobo de disco puesto puede causar graves daños en nuestros frenos, por lo que nunca dejes uno puesto antes de emprender la marcha. Los de colores llamativos ayudan a recordar su presencia, así como pegatinas, cintas o cables que los suelen acompañar para ser colocados en el manillar y recordarnos así su existencia.

07
de 08

Antirrobos con alarma

Antirrobo con alarma
Foto © Xena

Son los últimos en llegar y sólo algunas marcas los ofrecen. Son antirrobos comunes, como de disco o de horquilla, equipados con fuertes alarmas sonoras.

Cuando el antirrobo está colocado y con la alarma armada al más mínimo movimiento o manipulación comienzan a sonar estridentemente, alertando a cualquier posible testigo, o a nosotros mismos si se trata de un antirrobo de disco que hemos olvidado retirar antes de emprender la marcha, por lo que la alarma cumple una doble función.

08
de 08

Anclajes

Antirrobo de anclaje
Foto © Oxford

Como te decíamos al principio, la mejor manera de proteger nuestra moto es fijándola a un punto imposible de mover. Por ello algunas marcas ofrecen elementos que podemos anclar en nuestro parking o en nuestra casa a los que fijar la moto utilizando una cadena.

Cuentan con tornillos de seguridad que impiden ser desmontados, están construidos en acero reforzado y son fácilmente instalables en el suelo o en la pared.