Tipos de acentos

Acento prosódico, ortográfico, diacrítico

Man and woman having conversation in kitchen
Simon Potter/Cultura/Getty Images

En el manual de ortografía de la lengua española de la RAE, se habla de tres tipos básicos de acentos: prosódico, ortográfico y diacrítico.
A continuación, se explica en forma breve en qué consiste cada uno de ellos.
Si deseas profundizar más, puedes leer el artículo principal de cada tipo de acento.

Acento ortográfico.

Se podría afirmar que se trata del tipo de acento más común y conocido. La ortografía oficial señala que también se lo conoce con el nombre de tilde o acento gráfico.


La rayita oblicua (´) señala una característica fonética. Es decir, indica que la silaba con tilde debe ser pronunciada de una forma diferente a las otras sílabas.
Ejemplo: ca, gina, acción, dicil.

Acento ortográfico en las palabras agudas, llanas, y esdrújulas

El acento ortográfico es sin duda el más utilizada. Según la posición que la sílaba acentuada ocupe en la palabra, se clasifica en:

Palabras agudas. Son los que llevan la tilde en la última sílaba: Ejemplos. calzón, acción, caminará,bebé, salmón, según, papá, Perú, sofá, solución, pensará

Palabras llanas. Las mismas, posee la sílaba tónica en la penúltima sílaba. Ejemplos: ágil, áspid, bíceps, cadáver, dólar, dúctil, túnel, mártir

Palabras esdrujulas. Son aquellas que poseen tilde en la antepenúltima sílaba. Ejemplos. ábaco, ácerrimo, bártulo, brócoli, ébano, diabético, demócrata, éíco, cántaro, heurístico, informático

Acento prosódico.

Las palabras con acento prosódico no llevan tilde.

Aun así, la silaba sobre la cual recae este acento tiene una pronunciación más intensa que las demás.
Ejemplo de acento prosódico:

edificio. La sílaba fi tiene una pronunciación más intensa que el resto de las sílabas

bailar, cantar, apoyar, eclipsar.  En la mayoría de los infinitivos, existe una carga de la voz en la última sílaba.

reloj.

Acento diacrítico o tilde diacrítica.

Se trata de un tipo de tilde que tiene una función muy especial: diferenciar palabras que se escriben con ortografía idéntica pero que, en verdad, encierran conceptos diferentes.
Ejemplo de tilde diacrítica:
, eso es mío.
Si no traes lo que dijiste, no habrá trato.
Juan se tropezó y cayó al piso.
que debo realizar una intensa investigación para escribir mi tesis.
En el primer enunciado, es utilizado en su sentido de expresar una afirmación. En cambio, en la segunda oración, si, sin tilde, tiene el valor de una conjunción.

Otros ejemplos de tilde diacrítica

que debo regresar a tiempo
Se dieron todas las condiciones para que el contrato sea aprobado

A me encanta pasear por el parque todas las tardes
La decisiones está en mis manos

En este último enunciado, el término mí, cuando lleva tilde, desempaña la función de pronombre personal. Se habla de mi, cuando se habla del yo. En el segundo caso, mi, sin tilde, está actuando como un nombre posesivo, ya que el sujeto hace referencia a algo que es suyo, parte de su cuerpo, sus manos.