El texto descriptivo

Lower East Side de Manhattan
Hay incontables aspectos de una ciudad que podría detallar y el lenguaje le provee de las herramientas necesarias para ello. Alexander Spatari/Getty Images

Un texto descriptivo es aquel que tiene por finalidad representar el aspecto de algo o alguien, explicando sus características o cualidades, físicas o emocionales, para ayudar al lector a hacerse una imagen de la persona o del lugar. Es un uso del lenguaje que ayuda a transmitir con fidelidad la apariencia de una cosa, de un espacio o de alguien en particular a través de sus rasgos distintivos, o de los que hacen a dicho objeto diferente a los de su misma clase.

 

La descripción y los otros tipos de textos

Sería difícil encontrar textos que sean puramente descriptivos. La descripción en sí es un recurso que enriquece otro tipo de textos. Por ejemplo en la novela, cuando se quiere introducir un personaje, se lo puede hacer a través de una descripción de su apariencia física o de su estado de ánimo, o de la manera en la que habla o las ropas que lleva. Así que la descripción es una parte de la narración pero no ocupa toda la extensión. Viene y va de acuerdo a las necesidades del autor. 

A través de la descripción se ambienta la historia, o se enriquece la noticia, o se hace más detallada una crónica y ayuda a manera de pausa en la narración antes de proseguir con otro tipo de narración. 

Características del texto descriptivo

Es posible resumir las características del texto descriptivo en las siguientes características: 

  • Usa detalles: se transmite el aspecto de alguna cosa hablando de sus partes, de sus cualidades, de sus funciones, y de cada cosa que la haga única o similar a las de su misma clase. 
  • Es variado: se describen paisajes, personas, animales, objetos, estados de ánimo, fenómenos naturales, tonos de voz, pensamientos, olores, ciudades, tipos de música, etc. 
  • Usa recursos del lenguaje: se usan herramientas como la comparación, la hipérbole, y se debe tener a la mano una rica lista de adjetivos que ayuden a describir al detalle la situación, persona o espacio físico.

    Cómo describir con éxito

    Para aprender a describir con éxito una cosa que exista en la realidad se debe poner especial atención a estos pasos:

    • La observación: a través de esta es que se descubren los rasgos que queremos describir; tal vez los rasgos generales pero también las generalidades. ¿Qué hace al objeto de nuestra observación especial y único?, ¿qué lo hace simple y ordinario?, ¿qué rasgos físicos de un animal son los que queremos resaltar?. Todas las preguntas son válidas mientras se realiza el proceso de observación. 
    • Edición: en todo proceso de edición hay un proceso de pérdida. Quiere decir esto que de todo lo que hemos recopilado para describir a través de nuestra observación detallada, vamos a usar solo que es más relevante para nuestro texto. Usarlo todo le quita importancia a las características que sí queremos presentar en el texto. 
    • Redacción: para redactar la descripción hay que tener claridad en el proceso. Debe ser una descripción ordenada y coherente y no una serie de datos unos detrás de otros como si fuesen una lista. Del autor y del tipo de texto dependerá el uso de figuras literarias o no, para exagerar ciertos rasgos como veremos a continuación en los tipos de descripción. 

      Tipos de descripciones

      A pesar de que todas las descripciones apuntan a resumir adecuadamente los rasgos de, por ejemplo, una persona, no todas las descripciones funcionan igual. A continuación se enuncian algunos tipos de descripciones:

      • Descripciones técnicas y publicitarias: son aquellas de lenguaje veraz y detallado, como la fisiología de un animal o las características de una turbina de avión para las primeras y, para el segundo caso, las bondades de un detergente o el valor nutricional de un yogur que vemos en un comercial.
      • Descripciones literarias: en esta los recursos del lenguaje enriquecen los rasgos de una persona u objeto, real como en el caso de una crónica, o ficticia como en el caso de una novela. El lenguaje se usa para presentar un texto que sea estéticamente correspondiente al estilo y finalidad del autor. 
      • Descripciones subjetivas y objetivas: en la que el autor de atañe a la realidad y no añade su punto de vista respecto a los rasgos de una cosa es objetiva. Por el contrario, si el autor añade su impresión acerca de dichos rasgos y los exagera para conseguir algún efecto en el lector es subjetiva. 
      • Descripciones topográficas: en estas el paisaje es el centro de la descripción y se usan las características del terreno, su vegetación, su elevación, o los animales que la habitan.
      • Descripciones zoográficas: en esta se usan las herramientas del lenguaje para describir animales. 
      • Descripciones de personas: las hay psicológicas (del estado mental o de ánimo, llamada etopeya), físicas (del aspecto, llamada prosopografía), retrato (que combina las dos anteriores), autorretrato (cuando el autor se describe a sí mismo), paralelo (cuando se compara a dos personas), caricatura (cuando se exagera uno o varios aspectos de la persona), y laudatoria (cuando se presenta una versión idealizada de alguien).