Temperatura de los colores pigmento

Qué es la temperatura del color, su significado y efectos en las personas

Azul y naranja
Diferencia de la temperatura del color entre naranjas cálidos y azules fríos. © Cyron Ray Macey

La temperatura del color no se puede medir con un termómetro. Tampoco la teoría del color moderna incluye la temperatura entre las propiedades básicas del color. Y, sin embargo, la división de colores en fríos y calientes, el uso del contraste entre ambos, es un conocimiento y práctica habitual en el diseño con colores.

Qué es la temperatura del color

La temperatura del color es la sensación térmica subjetiva con la que se percibe un determinado color.

En base a la temperatura del color se suele agrupar tradicionalmente los colores en dos grupos opuestos dentro del círculo cromático: los colores cálidos y fríos.

A estos grupos de colores cálidos y fríos diferenciados por su temperatura subjetiva, se les atribuyen una serie de asociaciones psicológicas y efectos visuales antagónicos que contrastan y se complementan.

Origen de la temperatura del color

Entre los posibles orígenes de la diferenciación del color por su temperatura subjetiva, se suele mencionar la larga tradición metafórica de lo cálido y lo frío junto a lo seco y lo húmedo desde por lo menos la Edad Media.

En cuanto al uso consciente del contraste entre colores cálidos y fríos en el arte, se cree que tiene su origen en la observación y representación de los cambios de la luz según el clima y la elevación del sol en la pintura de paisajes de finales del siglo XVII.

El color de la luz diurna varía según la altitud del sol con un matiz amarillo o rojizo durante la salida y la puesta de sol y un matiz azulado al mediodía.

La distancia entre la altura del sol con respecto al horizonte alcanza su máximo en verano y su mínimo en invierno y con ella la cantidad de luz diurna y la temperatura. También los cambios atmosféricos filtran la luz del sol modificando su intensidad y temperatura.

Efectos de los colores según su temperatura

Asociaciones y significados del color aparte, es costumbre asignar a los colores unos efectos psicológicos y perceptuales en las personas:

  1. Efectos psicológicos de la temperatura del color. Según la tradición los colores cálidos son activos y estimulan al espectador. Transmiten calor, confort, energía y alegría.
  2. Efectos perceptuales de la temperatura del color. De nuevo, según la tradición, los colores cálidos son más llamativos y dinámicos. Se expanden y parecen avanzar hacia el espectador.

Los colores fríos, como buenos opuestos a los colores cálidos, causan los efectos contrarios: frío, pasividad, tranquilidad, tristeza, retroceso, lejanía, desvanecimiento…

Aunque estos efectos de los colores según su temperatura se siguen estudiando y aplicando en el ámbito del diseño, en las artes gráficas una teoría del color más moderna propone que no es la temperatura -relativa- del color la que causa estos efectos sino la luminosidad y la saturación de estos colores.

Así se explica como por ejemplo un color cálido pero oscuro y poco saturado como pueda ser un marrón no provoca los efectos tradicionalmente propios de los colores cálidos. Es más, un color frío que sea más luminoso y vivo que este marrón, un azul cian por ejemplo, resultará más alegre, enérgico, etc.