Tejer y viajar. 5 trucos para disfrutar de ambos

Cinco trucos básicos para viajar con tu labor

Las tejedoras también viajamos. Como a todo hijo de vecino nos encanta descubrir lugares nuevos, fascinantes culturas, y visitar tiendas de lanas en otros países. Cuando viajamos nos gusta llevar nuestras agujas de punto con nosotras para disfrutar de nuestra afición durante esas horas de forzosa inmovilidad. En esta sencilla guía te damos cinco trucos básicos para viajar con tu labor, evitando posibles problemas durante el vuelo y en los aeropuertos.
01
de 06

Viaja ligero de equipaje

Tejiendo y leyendo en el avión
tejer durante un vuelo largo es una forma muy placentera de aprovechar el tiempo. Pilar R. Méndez

Cuando planees tu viaje es buena idea empaquetar una labor en el equipaje de mano. Escoge una labor ya empezada que no ocupe mucho espacio pero que sea capaz de mantenerte entretenida durante el viaje, como un gorro, unos calcetines o una estola. Este no es el momento de llevarte de viaje una labor demasiado grande, pesada o complicada. Así que si habías pensado en llevarte esa manta para el sofá con 27 colores que estás tejiendo con agujas de 15mm este podría ser un buen momento para replantearse el asunto.

Guarda tu labor para el viaje en una bolsa de plástico transparente con auto cierre. Junto a ella añade todo lo necesario para poder trabajar en ella con comodidad, como ovillos extra, una copia en papel del patrón, marcadores, agujas laneras, papel y lápiz para anotaciones, etc. Se organizada y guarda en tu bolsa solo lo que necesites para la labor que lleves en ella.

Si bien la TSA permite viajar con tijeras de hasta 4" en el equipaje de mano, algunas personas pueden sentirse amenazadas por ellas. Ahórrate sustos sustituyendo tus tijeras de costura por un envase de seda dental. El cortador de la seda dental no es considerado peligroso por la mayoría de las líneas aéreas, y te servirá si fuera necesario para cortar las hebras de tu labor.
02
de 06

Viaja con seguridad

Close-up of colorful crochets in vintage suitcase with balls of yarn.
Close-up of colorful crochets in vintage suitcase with balls of yarn. (c) Kylie Townsend. Flickr

Un aeropuerto, y por extensión cualquier lugar que reciba un gran flujo de transito de pasajeros, tienen por necesidad un control de seguridad. Como sabemos, parte de su trabajo es controlar que los viajeros no transporten objetos que puedan ser considerados peligrosos en sus equipajes. Es su trabajo, y por poco que nos agrade la perspectiva de tener a un extraño hurgando entre nuestras cosas debemos facilitarles la labor. Piensa que no son el enemigo, pero podrían serlo si creen que queremos causarles problemas.

03
de 06

Trabajando barato

Agujas de punto antiguas y otros materiales de tejer
Agujas de punto antiguas y otros materiales de tejer. Lisa Risager

Cuando te prepares para viajar con tu labor, independientemente del medio de transporte que uses, te recomiendo que escojas unas agujas cómodas pero económicas, y siempre de plástico o madera. El motivo es muy simple, un viaje conlleva siempre una cierta dosis de ajetreo, y a veces las cosas se pierden. Y puestos a perder una aguja de punto siempre es mejor que sea una de plástico de la tienda de a un dólar que ese maravilloso par de agujas de ébano que te regalaron por Navidad, o las agujas que heredaste de tu abuelita ¿No es cierto? Esto también se aplica a los aficionados al ganchillo, deja tus agujas más valiosas en casa.

Agujas circulares de aluminio en su estuche
Agujas circulares de aluminio en su estuche. Pilar R. Méndez

Si tejes habitualmente con agujas rectas y no quieres renunciar a tejer durante tu viaje escoge siempre madera o plástico, nunca metal, e intenta que sus medidas no excedan de los 30cm de largo.

Aunque para tejer en espacios reducidos como cabinas de avión o asientos de tren lo más práctico es usar agujas circulares. Son muy cómodas, ocupan muy poco espacio ya que pueden plegarse sobre si mismas, y pasan relativamente desapercibidas. Las agujas intercambiables de madera son un buen recurso para la tejedora que viaja, son muy versátiles y ocupan muy poco espacio. Sigue leyendo »

Bolardos en la C/ Mesón de Paños. Madrid 2012
Bolardos. Madrid 2012. (c) Pilar R. Méndez

Si te pareces un poquito a mi seguro que has visitado al menos una tienda de lanas durante tu viaje, o más de una. Mi consejo es que lo guardes todo en el equipaje facturado, especialmente si entre tus compras figuran artículos que no puedes llevar en tu equipaje de mano. Aún recuerdo con especial pena cierta vez en la que guardé mis compras de última hora en mi bolso de mano para poder revisarlas con calma en el avión, y que en el control de equipaje me requisaran unas preciosas tijeras que acababa de comprar.

Si corres el riesgo de que tus compras laneras pudieran hacerte pagar exceso de equipaje, te recomiendo que las pongas en un sobre grande y que te las envíes a ti misma por correo. Es un medio de transporte algo más lento que el avión, pero es igual de eficaz y mucho más asequible. Sigue leyendo »

Ala de avión. Pilar R. Méndez

Según la TSA, en líneas generales puedes llevar tus agujas de tejer u otras labores de aguja en el equipaje de mano. Se te permite llevar tijeras de hasta 4" en el equipaje de mano, no así cortadores de hilos circulares o cualquier otro tipo de cortadores que contengan hojas de corte, que deberán ir en el equipaje facturado.

Aún en el caso de que un artículo esté generalmente permitido, puede ser objeto de un control adicional o no permitido su paso a través del puesto de control si durante el proceso de selección dispara una alarma, parece haber sido manipulado o plantea otros problemas de seguridad. La decisión final corresponde al personal de la TSA en si se debe o no permitir un artículo en el avión. Ante la duda te recomiendo que te informes con antelación en su web sobre que puedes llevar y que no. Sigue leyendo »