Teatro gestual

Cuando el lenguaje corporal desbanca a la supremacía del texto

Start-trip-en-el-espacio.jpg
Un momento durante la obra "Star Trip". Producciones Yllana

Desde los años 90, y desarrollándose paralelamente a géneros desenfadados como la improvisación, surge el formato del teatro gestual.
 

El teatro gestual se caracteriza por el uso del lenguaje corporal como elemento primordial en el escenario, además de (unos pocos) sonidos para comunicarse tanto entre los actores como con el publico. El texto, tan importante en el teatro más convencional, está ausente en el teatro gestual, que como mucho, utiliza algunos monosílabos - por ejemplo ‘si’, ‘ay’, ‘tú’, para expresar emociones universales como alegría , enfado, sorpresa, ironía, queja, etc, o algunos imperativos como ‘mira’, ‘ven’, ‘toma’ para sirven para apoyar el lenguaje corporal.

Debido a su aparente simpleza, carencia de un mensaje textual muy elaborado y su talante cómico, el teatro gestual es una alternativa ideal para todo tipo de públicos, tanto para niños, como para adolescentes y adultos. Es una propuesta excelente para ir al teatro en familia, y satisfacer a todos por igual.

Suele haber interacción con el publico, un poco como en la improvisación, siguiendo las normas del teatro gestual. Es decir, no se le pide al espectador que hable, sino ‘que hable con el cuerpo’ a través de gestos muy simples como por ejemplo dar palmas o chasquear los dedos. Es un modo de participación muy sencillo pero efectivo que el espectador suele afrontar con buen talante.

La línea argumental suele ser muy ligera. En otras palabras, al salir de una obra de teatro gestual uno no suele acordarse de la historia que se nos ha contado. Más que una historia, lo que suele haber es un tema que inspira la obra, una referencia cultural popular: una película famosa, una serie de televisión, un deporte, un evento político o una sonada noticia del periódico: cualquier evento que todos (o casi todos) los espectadores conocen por ser parte del imaginario colectivo popular.

Star Trip

La compañía de teatro gestual española, Yllana, que lleva dos décadas haciendo teatro (de humor) tiene obras en cartel que referencian el cine. Su última obra, Star Trip, hace una clara referencia a la serie de ciencia ficción Star Treck y al género en general del ‘viaje al espacio’. En Star Trip se nos muestra una sucesión de escenas típicas del género en clave de humor: la vida (doméstica) en la nave espacial, la salida al espacio con el traje espacial, el científico loco, el encuentro con el extraterrestre y la posterior la caza del extraterrestre (y la eliminación del peligro para la humanidad), etc...

Star Trip nos hace darnos cuenta de lo previsibles de estos géneros cinemáticos y del hecho de que copian esquemas estándar una y otra vez, pero al mismo tiempo también nos entretienen y nos hacen reír de una manera muy desenfadada y despreocupada.

El tema del viaje espacial les sirve como excusa para enlazar escenas ingeniosas y cómicas que se conectan con clichés y estereotipos culturales que tienen un significado universal. De este modo, revisan un producto cultural popular con estrategias teatrales, lo que revitaliza el tema en sí a la vez que nos enseña todo lo que unos actores pueden hacer en un escenario sin cruzar palabra: el arte del actor.

Para los creadores de Star Trip esta obra es un modo de “homenajear a una serie de géneros muy queridos por la compañía: la ciencia ficción, las películas del espacio y el terror científico”.

El teatro gestual es claro, directo y potente. Además cruza barreras entre públicos y construye puentes entre culturas. Todo ello de un modo desenfadado y ‘playful’, claro está. No podemos exigirle un mensaje profundo y solemne, á la Shakespeare o Cervantes. Mejor dejarnos llevar por el humor y la energía que el lenguaje corporal desprende en el escenario, un lenguaje que siempre nos sorprende por lo infinito de sus posibilidades.