Té turco: qué es y cómo se elabora

01
de 03

Tomar té negro en Turquía

Té turco
Té turco. Image Source/Getty Images

Aunque para algunas personas es más famoso el café turco, el té o Çay en el idioma otomano, se ha convertido en la bebida más consumida en Turquía, y en uno de los mercados más importantes de té en todo el mundo, y todo ello a pesar de no ser la tradición tan antigua como en China y otros países asiáticos, que ya la consumían hace 3000 años.

En Turquía, se podría decir que la costumbre de tomar el té es actual, ya que solamente se remonta su consumo al siglo pasado, cuando en el año 1924, y después de que en 1878 el gobernador de Adana publicara un folleto sobre los beneficios del té, el agrónomo Zihni Derin, trajera semillas de té desde Georgia para plantarlas en Rize, ciudad situada en la costa Este del Mar Negro, una zona muy húmeda y, por tanto, muy recomendada para la plantación del té.

A pesar de ello, no fue hasta el año 1939 cuando comenzó a producirse, ya que, debido a la pérdida de Yemen por el imperio otomano, el café tenía que ser importado y, en cambio, el té era fácil de elaborar en el país, por lo que se motivó su consumo en lugar del café.

Actualmente, los turcos toman té en el desayuno, después de comer y a diferentes horas del día. También lo ofrecen a sus invitados, clientes y amigos en cualquier momento.

02
de 03

El tipo de té que consumen en Turquía

Te-turco-y-tetera-iriskh-Flickr.jpg
Tetera, vasos y té para realizar el té turco. Imagen © iriskh

El té utilizado en este país es el negro, aunque también son muy famosos otros tipos de té o infusiones, como el de manzana, escaramujo, flores de tilo o el té sage o island tea, que no contienen el té proveniente de la Camellia Sinensis, como es el caso del té negro, verde, rojo y oolong, entre otros. Aunque los tés mencionados, a pesar de ser famosos en ese país, los consumen más los turistas que los turcos.

03
de 03

Cómo se elabora el té turco

Te-turco-haciendo-con-tetera-iriskh-Flickr.jpg
Haciendo té turco con la típica tetera. Imagen © iriskh

La forma de realizar el té en Turquía no se asemeja mucho a las formas orientales, es más parecida a la rusa. Para su elaboración utilizan una tetera muy peculiar, en realidad son dos, una encima de la otra. La de abajo es más grande y es donde se pone el agua. La de encima es más pequeña y en ella va el té un poco humedecido.

Cuando el agua comienza a hervir en la tetera inferior, se vierte en la superior y se repone. A continuación la ponemos al fuego de nuevo. Cuando el agua de la tetera inferior comienza de nuevo a hervir, ya estará listo.

El té resultante es bastante fuerte, por lo que con el agua de la tetera que va al fuego se irá rebajando. Por ello, no se llenan los vasos del todo para poder añadir agua según el nivel de intensidad que se desee. El cargado lo denominan koyu Çay y el ligero acic Çay.

Después ya se añade el azúcar, pero nunca suelen poner leche. En realidad la costumbre de añadir leche al té es de forma principal atribuible a los ingleses, que sí la añaden a su Breakfast tea, sobre todo cuando lo toman para desayunar.

Curiosidades: para servirlo utilizan unos vasos de cristal transparente en lugar de tazas.

El Kahvehane es el sitio donde se reúnen, en general, los hombres, para beber y jugar a las cartas. El típico lugar para tomar el té al aire libre se llama Çay BahÇesi, y cuando indica Aile Çay bahÇesi, significa que es para familias. En estos lugares no suelen servir bebidas alcohólicas.