¿Te sientes mal a menudo? Cómo llevar mejor el día a día

Si te sientes mal con frecuencia, ya sea a lo largo del día o cada pocos días y tienes días malos demasiado a menudo, estos son algunos consejos que pueden ayudarte a descubrir el motivo de ese malestar y acabar con él.

En primer lugar, has de empezar por preguntarte que hay en ti que está contribuyendo a sentiré así:

1. ¿Piensas demasiado? Es decir, te preocupas demasiado por todo, dándole vueltas a cosas que podrían pasar pero no han pasado todavía y a menudo haces una montaña de un grano de arena.

Si este es tu caso, el artículo como libarse de las obsesiones te servirá de ayuda.

2. ¿Eres pesimista? Si tiendes a ver el lado malo de las cosas o las personas, a esperar siempre lo peor y creer que si algo puede salir mal saldrá mal, entonces te estarás generando malestar con mucha frecuencia sin motivo alguno. Echa un vistazo al libro Optimismo aprendido.

3. ¿Tienes problemas para manejar tus emociones? Es normal sentir emociones negativas de vez en cuando, al igual que es normal tener contratiempos o problemas. Pero si no sabes manejar correctamente tus emociones negativas, es muy posible que las experimentes como mucho más intensas, descontroladas y destructivas de lo que podrían ser. El artículo El control y la regulación de emociones puede ser lo que estás necesitando.

4. ¿Eres desorganizado? Si es así te estarás generando estrés porque llegarás tarde a los sitios, te faltará tiempo para hacer lo que tienes que hacer y tendrás la sensación de que siempre vas corriendo y al final no haces nada de lo que tenías previsto.

Pero aprender a ser organizado no es difícil. Necesitas hacer un plan cada semana o cada día con los horarios de lo que vas a hacer y cuándo lo harás y cumplirlo a rajatabla.

5. ¿Estás rodeado de gente tóxica? Si tienes malas relaciones con los compañeros de trabajo o jefes, con tus familiares u otras personas, no es raro que te sientas mal a menudo.

6. ¿No tienes tiempo para ti? Tal vez te ocupas de todo y de todos y resuelves los problemas de los demás pero apenas tienes tiempo para ti. Sin embargo, es muy importante tener tiempo para descansar, para el ocio, para relajarte y para no preocuparte por nada, pues de lo contrario sentirás una sobrecarga que se traducirá en malestar físico y emocional. Busca ese tiempo, aunque solo sea un rato, desconecta el móvil, desconecta de los demás y dedícate a hacer algo que te guste y te relaje.

7. ¿Hay algún problema importante en tu vida que no estés tratando? Tal vez estás en una relación de pareja destructiva o dañina o tienes cualquier otro problema en tu vida que no estás afrontado, sino que estás fingiendo que no pasa nada y esperando a ver si se resuelve por sí solo. Esta actitud de negación solo produce malestar y estrés e impide buscar soluciones. Si tienes algún problema, intenta reconocer que existe y busca el modo de afrontarlo. Si no puedes hacerlo por tu cuenta, busca ayuda profesional.

8. ¿Dudas de ti? ¿Dudas de tu capacidad para hacer lo que tienes que hacer, rendir en tu trabajo, superar obstáculos, resolver problemas? La vida puede ser a veces complicada y nos encontramos con una gran cantidad de problemas por resolver y tareas por hacer y es normal que a veces tengas la sensación de no estar a la altura.

Pero si esto te pasa a menudo, es señal de que debes hacer algo para remediarlo. Escribe en un papel cuáles son exactamente tus dudas, inseguridades o miedos, luego escribe las habilidades o conocimientos que necesitarías tener para superarlas y busca el modo de aprender esas habilidades o a alguien que pueda enseñarte.

9. ¿No pides ayuda cuando la necesitas? La vida puede ser muy complicada en ocasiones y no podemos hacerlo todo solos. Algunas personas se niegan a pedir ayuda cuando la necesitan. Si este es tu caso, aprende a reconocer cuándo no puedes hacer algo por tu cuenta y pide ayuda a alguien de confianza o un profesional.

10. ¿No sabes decir no? Si es así, necesitarás entrenamiento en asertividad o te vas a encontrar haciendo cosas que no deseas hacer y siendo la marioneta de los demás.

Puedes empezar por leer este artículo: Aprende a decir no.