Té Oolong

Foto © [Meng He / Flickr]

Esta variedad de té ha entrado tímidamente al mercado occidental, pero lo ha hecho para quedarse. Su proceso de producción es muy delicado, y el control varía de casa en casa, tal como ocurre con los vinos.

Se trata de una variedad parcialmente fermentada de Camellia Sinensis, lo que genera un equilibrio de nutrientes y cualidades del té verde, pero sin ser dañino para el estómago, ya que su corto periodo de fermentación lo purifica de sustancias irritantes.

Además de un excelente sabor y aroma, lo que hace al té Oolong tan particular son sus vastas cualidades medicinales. En China es famoso por tener cualidades desintoxicantes y digestivas, pero una larga lista de beneficios convierte este té en la mejor alternativa al elegir qué tomar, y en un indispensable de la alacena de quienquiera se interese por su salud.

El cáncer y la nutrición

  • Ayuda a regenerar la salud de los pulmones. Sus vapores absorben metales pesados y otras toxinas de los alveolos y bronquios y los eliminan al exhalar, ayudando a mejorar la absorción de oxígeno y filtración de toxinas al respirar. Se recomienda especialmente a quienes fuman o viven en ambientes contaminados.
  • Tiene cualidades anticancerígenas, especialmente en el hígado y los pulmones. Combate radicales libres y otras sustancias que promueven la malformación celular. Un flavonoide en todos los tés, pero con dosis más altas en el Oolong, llamado EGCG, tiene cualidades similares en el combate contra el cáncer a los tratamientos de quimioterapia. Se ha estudiado el efecto positivo de esta sustancia en cáncer de cerebro, próstata, cervical y de la vejiga. También se sospecha que puede ser benéfica para pacientes con cáncer. Pero cuidado, interactúa con los tratamientos anticancerígenos de Velcade, de mieloma múltiple y linfomas.
  • Es rico en polifenoles, que actúan como antioxidantes en el cuerpo. Esta cualidad es particularmente importante durante el ayuno y procesos de desintoxicación. También le dan propiedades antienvejecimiento.
  • Es antiséptico. Al crear un ambiente inhóspito dentro del cuerpo para bacterias y virus, ayuda al cuerpo a establecer barreras contra enfermedades. En realidad, lo que hace es alcalinizar la sangre y el tracto digestivo, impidiendo la proliferación de parásitos nocivos.
  • Ayuda a combatir la osteoporosis y la descalcificación de los dientes. Estas enfermedades ocurren por pérdida de calcio que el cuerpo utiliza para contrarrestar los efectos de la acidez en la sangre, resultado de exceso de azúcar y de contaminantes. Al alcalinizar el cuerpo y combatir los radicales, el té Oolong ayuda a combatir la descalcificación.
  • Al eliminar del tracto digestivo las bacterias responsables del mal olor, posee entonces propiedades desodorantes. Así, reduce la necesidad de utilizar desodorantes con aluminio y otras sustancias tóxicas para el organismo (Lee más sobre cómo hacer tu propio desodorante libre de toxinas).
  • Su consumo, como el de la mayoría de los tés, es benéfico para la digestión. Si se toma una taza de té después de comer, asiste en la disolución de las grasas. Además, evita que los alimentos se fermenten en el estómago, lo que provoca gases e inflamación.
  • Es diurético y, al expulsar por los pulmones toxinas que no son liposolubles, facilita el trabajo de los riñones, por lo que se dice que ayuda a protegerlos.
  • Aporta una multitud de beneficios para el buen funcionamiento del sistema circulatorio: ayuda a reducir el colesterol, a regular la presión arterial y a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre (lee más sobre diabetes y sobre cómo los alimentos aumentan el azúcar en la sangre). También ayuda a que la sangre no se espese, reduciendo riesgos de formación de coágulos.
  • Es un excelente sustituto del café, pues a pesar de que tiene pequeñas cantidades de cafeína (un 0.5%), son otras sustancias las que lo convierten en estimulante, que son menos nocivas para el cuerpo, no generan dependencia, no aceleran el corazón, ni estimulan el trabajo de las glándulas suprarrenales.
  • Además, es nutritivo: contiene vitaminas A, C y E, y minerales como calcio, potasio, flúor y magnesio.