Té Darjeeling, el té negro más apreciado

El más exquisito té negro de la India

Té Darjeeling en la India
Recolectora de té Darjeeling en la India. Gavin Gough/Getty Images

Darjeeling es una región situada en el Norte-oeste de la India, a los pies del Himalaya, en el estado de Bengala Occidental. Las plantaciones de té son muy famosas y se remontan a mediados del siglo XIX, cuando los británicos estaban en pleno auge de desarrollo en la zona.

El famoso, conocido y valorado té Darjeeling, es un té negro de mayor calidad que el resto. Se suele calificar como el más fino de los tés y es el preferido de los amantes y conocedores del buen té.

Se puede decir que es uno de los tés más prestigiosos del mundo. Entre todos los Darjeeling, los más selectos tienen un cierto sabor a moscatel, todo ello por el clima, las lluvias, el suelo y la calidad del sustrato de los terrenos donde crece la planta.

Las tareas de recolección del té Darjeeling suele hacerse por mujeres, y son muy minuciosas. Se comienza muy temprano, cuando las hojas están todavía cubiertas de rocío, y se recogen solo los brotes más tiernos de la planta Camellia Sinensis.

Esta zona de la India tiene 87 plantaciones que se extienden en centenares de hectáreas de terreno, las que producen unas 10.000 toneladas al año de té, que son recolectadas por unas 45.000 trabajadoras, entre las que se encuentran jóvenes y también mayores.

 

Té Darjeeling y el champán francés

El té Darjeeling, al igual que el champán, posee un estatus de indicador geográfico que garantiza la calidad, reputación y otras características del producto, así como la imposibilidad de que se coseche o fabrique en otro lugar del mundo.

Esta característica la poseen también otros productos como: Tequila, Roquefort, Jerez, Coñac y algunos más. Pero el té Darjeeling tiene otra relación con la bebida espumosa francesa, y es que a este té se le conoce en algunos lugares o por ciertas personas como el champagne de los tés.

Todo el té Darjeeling es producido, procesado y manufacturado en ese lugar.

Luego ya se envía al resto de la India y otros países del mundo.

Antes de esto, catadores muy expertos prueban el té y certifican su sabor y aroma exquisitos.

 

Té Darjeeling verde, blanco y oolong

A pesar que de forma tradicional el té Darjeeling siempre ha sido negro, en la actualidad existen plantaciones para producir otros tipos, como el caso del té blanco, verde y oolong. Todos ellos con la misma calidad que el té negro, pero con sus matices y características diferentes.

 

Cómo preparar el té Darjeeling

Este tipo hay que realizarlo de una forma diferente al resto de tés negros. Y al igual que ocurre con el verde, los expertos en té no aconsejan se mezcle con leche ni azúcar, ya que le hace perder su sabor y aroma inconfundibles. Es más conveniente añadirle limón, en caso de que no se quiera tomar solo.

Para prepararlo, pon a calentar agua mineral o filtrada, sin dejar que llegue al punto máximo de la ebullición.

Toma una cucharadita y media por taza de té Darjeeling. A continuación echas el agua caliente, tapas y dejas reposar, menos tiempo que el recomendado para el resto de tés negros, unos dos o tres minutos bastaran.