Té Ceilán: el exquisito té de Sri Lanka

Historia, propiedades y curiosidades del té Sri Lanka

Plantación de té en Sri Lanka
Recolectando el té Ceilán o Sri Lanka. Gary S Chapman/Getty Images

Ceilán es una isla de Asia que se independizó de Reino Unido en el año 1948, y cambió su nombre al de Sri Lanka en 1972. Por su ubicación, muy cerca de la India, se le suele llamar “Lágrima de la India” y es famosa en el mundo entero por sus extensas plantaciones de té.

Su origen se remonta al año 1870, cuando los colonizadores británicos sustituyeron las plantaciones de cafépor las del té, debido a una plaga que invadía los cafetales.

 

Viajar a Sri Lanka y a sus plantaciones de té

Esta isla maravillosa del océano Índico, embruja a la mayoría de personas que la visitan. En sus paisajes contrasta el azul turquesa del mar que la rodea, la variedad de colores de sus flores y el verde intenso de su vegetación.

Si te acercas a las regiones montañosas del centro de la isla, por donde transcurre la ruta del té, puedes observar en el gran tapiz verde, unas figuras de vivos colores con cestos a la espalda, que son las mujeres recolectoras. Ellas son las encargadas de seleccionar, cortar y cargar los brotes más tiernos de la planta Camellia sinensis. Una labor ancestral y casi artesanal que proporciona un té final de alta calidad, muy aromático y de exquisito paladar.

Ya decía el escritor Mark Twain sobre este té: “¿Qué tendrá esta planta de hojas lujuriosas que cuando se transforma en infusión resulta al paladar tan exquisita y aromática?”

Las recolectoras del té de Ceylán

Dentro de toda la maravilla que representa el precioso paisaje y el exquisito té de Ceylan, no debemos ignorar el crudo trabajo de las mujeres que se encargan de la recolección y más tareas.

Después de realizar una dura labor y recorrer kilómetros por arduos caminos, malviven en barracones con pésimas condiciones sanitarias e higiénicas.

En su lugar central de trabajo, las plantaciones, deben llenar las cestas que llevan colgadas de sus cabezas y descansadas sobre sus espaldas, para después caminar por largos y empinados caminos hasta la fábrica. Allí deben volcarlas y repasar las hojas para eliminar las que están en malas condiciones, secas o estropeadas. Esto es una labor minuciosa porque el té de Sri Lanka tiene una alta reputación y debe de cuidarse hasta el mínimo detalle.

Y todo ello por salarios muy pequeños. Sin duda, un trabajo a tener en cuenta el de estas mujeres, que también se encargan de cuidar a su familia.

Procesamiento del té Sri Lanka y el símbolo de calidad

Cuando terminan las mujeres recolectoras, comienza el proceso de secado, triturado y fermentado u oxidación. Toda una transformación de las verdes hojas tiernas de té en la planta seca y lista para su venta.

Al finalizar se empaqueta y marca con el símbolo del león y logotipo de la isla, que indica, a las empresas compradoras, que cumple con todas las reglas marcadas por los estándares de calidad de Sri Lanka. Todas las semanas tiene lugar la subasta, de la mano de la Asociación de Comerciantes de Té de Colombo, en la que pujan más de 200 empresas de todo el mundo.

Propiedades del té Sri Lanka

Estamos hablando, de forma mayoritaria, de un té negro, por tanto los beneficios son similares a cualquiera de ellos, aunque en este caso se trata de una calidad alta. A pesar de esto, hay que mencionar que también existen té verde y blanco de Sri Lanka.

Por tanto, entre sus propiedades están su poder antioxidante, su ayuda para controlar el colesterol y la caries dental, así como sus cualidades estimulantes por los efectos de la cafeína, más alta en los casos de té negro, que en los otros tipos de té de la Camellia sinensis.

Para completar esta información te puede interesar:

Cómo se prepara el té Sri Lanka

Vamos a ver la preparación del té negro de Ceilán, para los casos de té verde y blanco, la temperatura del agua debe ser algo inferior, unos 80ºC/185ºF.

Y el reposo algo más corto, unos 2 o 3 minutos.

Ingredientes:

  • 1 ½ cucharadita de té por taza.
  • Agua mineral o filtrada.

Preparación

Pon a calentar el agua, hasta que llegue aproximadamente a los 95º. Verter el agua encima del té, tapar y dejar en reposo unos 4 o 5 minutos.