Tatuajes de retrato

Los tatuajes de Ismael Hidalgo

¿Cuántas veces hemos deseado hacernos un tatuaje de un ser querido o de alguien a quien admiramos? Queremos que ese tatuaje sea lo más perfecto posible, que cada vez que lo miremos sea como observar una foto de esa persona y no una parodia.

Realizar tatuajes de retrato es algo dificilísimo, ya que el tatuador debe conseguir ese efecto tridimensional que requiere un rostro. Un tatuador puede ser un excelente dibujante y tener un trabajo impecable en toda su trayectoria. Pero cuando optamos por un retrato, es mejor elegir a un artista que nos dé garantías de que el resultado va a ser el mejor.

Ese tatuador debe ser además un retratista que consiga que lo que ha tatuado se parezca del todo a la persona que queremos dejar inmortalizada en nuestra piel, y no sólo que se parezca.

Piensa además en qué parte del cuerpo te lo vas a hacer, ya que si te tatúas un retrato en zonas del cuerpo que van a deformarse con el tiempo, piensa que el retrato también se deformará. Las mejoras zonas sueles ser los omóplatos, el pecho, brazos o muslos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podrás conseguir algo tan maravilloso como los siete tatuajes de retrato que te muestro a continuación. Son obra de Ismael Hidalgo, un genial artista que tiene su estudio en Barcelona. Poker Tatto.

[Fotos cortesía Ismael Hidalgo]
01
de 07

Adolescente anónima

En este tatuaje vemos la imagen de una adolescente anónima. El trabajo de sombras y líneas es impecable, y muestra la inocencia de la edad propia de la joven en los ojos y en la sonrisa. ¡Qué maravilla!

02
de 07

Madre e hijo

Un tatuaje con un gran significado. Una madre y su hijo que quedarán para siempre en el omóplato de este cliente. Se pueden apreciar con exactitud los rasgos que poseen en común la mujer y el niño. Sin duda, eso es lo que se debe conseguir, una realidad creada con tinta.

03
de 07

En este tatuaje podemos reconocer fácilmente a Gary Oldman. Ismael ha conseguido plasmar con la aguja la mirada y el carácter temperamental de este gran actor. Sin duda alguna, el cliente habrá quedado más que satisfecho con este genial trabajo. Sigue leyendo »

04
de 07

Aquí tenemos a uno de los cenobitas de Hellraiser, uno de los personajes creados en la obra literaria del escritor inglés Clive Barker que posteriormente fue llevado al cine con un éxito tremendo. La persona que se ha tatuado estará contentísima con este trabajo que ha realizado Ismael Hidalgo. Parece que en cualquier momento podrían aparecer los otros cenobitas sin necesidad de abrir la caja de Lemarchandel, sin resolver el acertijo. Sigue leyendo »

05
de 07

Mary Wollstonecraft Shelley y el monstruo de Frankenstein

Si el monstruo de Frankenstein hubiese podido hacerse un tatuaje en su corrupta piel, habría elegido esta imagen idílica del amor que lo rechazó nada más verlo. Tanto Boris Karloff como Elsa Lanchester han quedado inmortalizados fielmente en esta tatuaje que es todo un homenaje a la película dirigida por James Whale.

06
de 07

Joven anónima

En esta imagen podemos apreciar los indiscutibles rasgos raciales de la chica que sirvió de modelo para el tatuaje. Los ojos desprenden vida y melancolía, el gesto de la boca casi desprende preocupación o un pensamiento que hacer vibrar las pupilas de esta hermosa joven. Un trabajo donde las delicadas sombras y el brillo han jugado un papel importantísimo a la hora de conseguir un tatuaje perfecto.

07
de 07

Niña descansando

Sin duda alguna este es mi preferido. Si no fuera porque sabemos que es un tatuaje, casi podíamos pensar que esta niña, que casi es un bebé, se asoma a través de la piel de alguien que sin duda la ama. Cada detalle ha sido cuidado, y parece que el bebé ha estado posando para Ismael mientras él la recreaba en la piel del cliente. Ternura, delicadeza y amor. Todo eso se evoca en este maravilloso trabajo.