Tallas y consejos para comprar zapatos de niños

niña de pie en los dedos del padre
Jose Luis Pelaez Inc/Getty Images

La talla adecuada de los zapatos de nuestros hijos es una duda frecuente entre papás y mamás cuando intentan comprarlos de las tiendas online. La tabla de conversión y una serie de importantes recomendaciones a continuación te serán de gran ayuda para saber cuál es el zapato y el número adecuado.

Recomendaciones para antes de comprar

Recuerda tener claridad en la siguiente información: 

  • Qué medida usa el fabricante de los zapatos que quieres: ¿la europea, la americana o la del Reino Unido?
  • ¿Cuánto mide el pie de tu pequeño? Mídelo con una cinta bien sea en centímetros o en pulgadas. 
  • Recuerda que aunque la tabla está distribuida por edades, éstas solo están a manera de guía.
  • No olvides que a partir de los doce o trece años, los pequeños asimilan las tallas de los adultos.
  • Los modelos se ajustan diferente a la talla y a la edad; por ejemplo pocos zapatos de mujer son adecuados para niñas adolescentes que aún no ha completado su crecimiento, aunque les queden bien respecto a la talla.

Tabla de conversión 

Conversión tallas zapatos niños

Edad

Medida pie

Tallas zapatos

Cms

Pulgadas

Europa

Reino Unido

USA/Canadá

hasta 3 años

 15 - 15,7

 6.18"

 25 - 26

 7 ½ - 8 ½

 8 ½ - 9 ½

4 años

 16,4

 6.46"

 27

 9

 10

5 años

 17,1

 6.73"

 28

 10

 11

6 años

 17,7

 6.97"

 29

 11

 12

7 años

 18,4

 7.24"

 30

 11 ½

 12 ½

8 años

 19 - 19,7

 7.76"

 31 - 32

 12 - 13

 13 - 14

9 años

 20,4

 8.03"

 33

 1

 2

10 años

 21

 8.27"

 34

 1 ½

 2 ½

11 años

 21,7

 8.54"

 35

 2 ½

 3 ½

12 años

 22,4

 8.82"

 36

 3 ½

 4 ½

13 años

 23

 9.06"

 37

 4

 5

14 años

 23,7

 9.33"

 38

 5 - 8

 6 - 9

Recomendaciones generales para niños y bebés

En cuestión de zapatos, más precio es menos problemas: es mejor elegir un zapato de buena calidad, así sea un poco más costoso. Zapatos de de piel auténtica y con suela que no resbale, y de marcas reconocidas por su calidad serán de beneficio para el niño.

El calzado de mala calidad o muy barato propicia la aparición de hongos en los pies, no se adapta con soltura a su cuerpo, hace rozaduras y, aunque se vean lindos por fuera, no cumplen con el verdadero objetivo que es protegerles los pies. 

Los pies de los niños muy pequeños crecen muy rápido. Cambian de talla cada tres o cuatro meses. Nuevamente piensen en la inversión en salud con zapatos de buena calidad; puede que sea la única inversión "desproporcionada" respecto al resto de la ropa de los niños, pero es sin duda la más importante. A partir de los dieciocho meses los pies cambian de talla más o menos dos veces al año. 

No es recomendable que los pequeños “hereden” zapatos que hayan sido de uso diario de otros niños. Cada persona tiene una manera de caminar diferente e imprimir presión en el calzado de manera desigual; el calzado se amolda a la forma de pisar y moverse de sus usuarios. Al pasar zapatos de un niño a otro no estamos patrocinando el el debido desarrollo de su esqueleto (e incluso de su musculatura). Los zapatos de ceremonia o aquellos que tienen muy poco uso sí pueden pasarse a otros niños de la familia.

Recomendaciones para zapatos de bebé

Si buscas los primeros zapatos para tu bebé elige modelos de zapatos de marcas especializadas que inviertan en investigación y desarrollen nuevos materiales adecuados al frágil esqueleto de los más pequeños.

Los huesos de los pies de los bebés tienen más cartílago que hueso y, aunque a los 2 años su estructura ya está totalmente formada, solo hasta los 18 años de edad los huesos están totalmente desarrollados. 

Recuerda que los pies de los bebés no desarrollan arco sino hasta que tienen dos años de edad, y aunque parecieran tener pie plano este no es el caso. Una evaluación especializada es de rigor si el pediatra considera que, luego de los 6 años, el arco no está del todo desarrollado. 

Las tres principales características de los primeros zapatos del bebé son: suela anti-deslices, flexibilidad y talla adecuada. Lo primero los protege de caídas en superficies resbalosas cuando sus pasos son aún inseguros, lo segundo les permite mover el pie como si estuvieran descalzos y lo tercero asegura que no se esté afectando ni la forma ni el crecimiento adecuado del pie.

 

Dado que los bebés aprenden a caminar usando la fuerza de sus dedos de los pies y el agarre de las plantas, lo mejor es dejar que estén descalzos en casa, a menos que haya superficies que les puedan hacer daño. 

Los zapatos sin suela de los bebés no se deforman con el uso y pueden regalarse a otros niños.

Recomendaciones para zapatos de niños 

Los zapatos de los niños pequeños no deben tener tacón, deben ser de materiales que respiren (como cuero o malla) dado que sus pies sudan mucho, y deben protegerlos de golpes y actividades de alto impacto como correr o saltar. No se recomienda el uso de sandalias con dedos descubiertos o chancletas (flip flops o chinelas) porque les invita a caminar de manera inadecuada.

Si tu niño tiene el pie gordito y dudas entre dos números, compra siempre el número mayor, y elige un número más en el caso de botas de agua o de nieve para que quepa con soltura un calcetín grueso de invierno.