Sustitutos vegetarianos de productos animales

Versiones sin proteína animal de la canasta básica

Frutas y verduras
Vegetales. Foto © [Pedro Valle Luna / Flickr]

A pesar de que la comida vegetariana puede ser variada y muy rica, nuestro estilo de alimentación ha puesto a los productos animales como núcleo de la dieta. Esto provoca que muchas dietas vegetarianas, en lugar de centrarse en sus propios alimentos: en los que los vegetales son los protagonistas, imiten las dietas omnívoras sustituyendo los alimentos de origen animal, con alimentos de origen vegetal.

Las ventajas de una dieta de sustituciones

Las ventajas de comer versiones vegetarianas de alimentos que suelen tener carne, huevo o lácteos son varias, aunque tienen más que ver con el contexto, que con el valor nutritivo de los alimentos. Por mencionar algunas:

  • Es más fácil hacer la transición al vegetarianismo conservando el estilo de alimentación pero sustituyendo sólo algunos ingredientes.
  • La crítica de muchos omnívoros al vegetarianismo queda soslayada cuando ocurre la sustitución. Por ejemplo, en una reunión social, la reacción de los pares es menor cuando te ven comiendo una hamburguesa de soya que cuando comes solo la ensalada.
  • En los periodos de desintoxicación, es más fácil vencer la tentación de comer los alimentos a los que estás acostumbrada, cuando comes versiones de ellos, que cuando los prohíbes completamente.

Las desventajas de una dieta de sustituciones

En cambio, las consecuencias negativas que puede acarrear una dieta basada en la sustitución de carnes y productos animales por sus versiones vegetarianas, son más variadas, y pueden tener consecuencias en la salud.

Por ejemplo:

  • Las carnes vegetales suelen tener más sodio que la carne normal, lo que da más trabajo a los riñones y puede acarrear problemas a la salud por el excedente de sal.
  • Algunos sustitutos de carne también incluyen gluten, que se aísla macerando trigo. Si bien ha sido parte importante de la dieta en algunas regiones del mundo, las consecuencias de la intolerancia al gluten son alarmantes y no siempre se detectan.
  • Suele creerse que las dietas libres de carnes son más nutritivas, pero esto no es necesariamente cierto. La escasez de algunos aminoácidos y vitaminas en la dieta vegetal mal balanceada (como aquella que está basada en sustitutos) produce graves deficiencias, con consecuencias anímicas y neurológicas, principalmente.
  • Los sustitutos de carne, huevo y lácteos son, muchas veces, desabridos, parte de la industria alimentaria y hasta dañinos para la salud. Peor aún, muchas veces retienen al falso vegetariano en un limbo, incapacitado para hacer una verdadera transición a los beneficios de la dieta vegetariana.

Sustitutos de productos de origen animal

La soya

Debido a su alto contenido proteínico y a su versatilidad, la soya se ha utilizado para sustituir una gran cantidad de alimentos, con excelentes resultados estéticos. Desde camarones de soya, carne de soya, leche de soya, jamón de soya y queso de soya, hasta un apremiante etcétera, la soya es nutritiva, da energía y puede ayudar a la regulación hormonal —por eso se le recomienda durante la menopausia y para el Síndrome Pre Menstrual.

Desafortunadamente, mucha de la soya que se cultiva hoy en día es transgénica, y mucho de su uso se ha industrializado, de modo que viene con conservadores, saborizantes y otros aditivos que desearás evitar.

 

El seitán

La cocina macrobiótica ha recuperado una receta tradicional de la costa oriental de Asia, el seitán, para utilizarlo en sustitución de la carne en algunos platillos. El seitán se elabora a partir del gluten de trigo, y destaca por poseer un método de producción estrictamente mecánico.

Siendo la macrobiótica una dieta tan perfeccionista y compleja, sorprende el uso del seitán, antela amenaza de las complicaciones celíacas. Sin embargo, para quienes no padecen intolerancia al gluten, es una alternativa saludable, rica en nutrientes y proteínas y bajo en calorías, con valioso potencial alimentario.

El seitán produce saciedad y se digiere lentamente. Es muy versátil y en ocasiones se comercializa mezclado con carnes rojas.

El amaranto

Los cereales prehispánicos tenían una característica singular: el poseer todos los aminoácidos esenciales necesarios para la elaboración de proteínas en el cuerpo humano.

El amaranto destaca entre ellos, pero también la quinua, y un alimento menos conocido, el huauzontle.

Estos alimentos absorben muchísima agua, por lo que también ayudan a producir saciedad con pocas calorías, y son ricos en fibras que ayudan al buen funcionamiento del aparato digestivo.

 

La linaza

La linaza es un alimento popular por sus propiedades desintoxicantes y adelgazantes. Pocas personas saben que, con linaza, pueden sustituir el huevo en recetas horneadas, particularmente pasteles y otros postres.