Suspensiones: Precarga, extensión y compresión

01
de 01

Conceptos básicos sobre el comportamiento de las suspensiones de una moto

Foto © Öhlins

Las suspensiones son unos de los elementos más importantes y delicados de nuestra moto. No sólo son las responsables de absorber las irregularidades del terreno sobre el que pasamos, si hay baches, hundimientos o elevaciones, sino también son el elemento que determinan nuestra estabilidad, nuestro aplomo, y en definitiva el comportamiento de toda la moto, y por tanto, nuestra propia seguridad. Dada su importancia, es importante revisar las suspensiones de una moto usada si vas a comprar una moto que no es nueva.

Por general las motos cuentan con una horquilla delantera, compuesta por dos barras, y un amortiguador trasero. Sobre esa base siempre podemos encontrar variantes, como basculantes delanteros (muy raros de encontrar) y otros elementos de suspensión específicos de algunas marcas, o los más clásicos amortiguadores traseros dobles, algo muy común en numerosos modelos.

Una vez que tengas claros los parámetros que intervienen en las suspensiones podrás consultar cómo se ajustan las suspensiones de una moto.

  • Funcionamiento de las suspensiones

El firme sobre el que pasamos no es perfecto, pero además una moto está sometida a importantes fuerzas de aceleración y frenado. Al frenar el peso se traslada a la rueda delantera, y al acelerar lo hace sobre la rueda trasera.

Para compensar todos estos movimientos, así como los más leves producidos por pequeños baches, están las suspensiones de nuestra moto. Así todo el conjunto puede subir y bajar para compensar esas fuerzas, respecto a unas ruedas que siempre han de ir tocando el suelo.

Esas suspensiones, tanto delanteras como traseras, se componen por un muelle que amortigua la bajada de la moto respecto a las ruedas, y un amortiguador hidráulico que retiene la subida cuando el muelle se vuelve a estirar, para que el movimiento hacia arriba respecto a las ruedas sea progresivo y no brusco.

Todo esto depende del peso que soporte la moto con nosotros encima, por lo que es algo que debemos tener en cuenta cuando vayamos en moto con pasajero.

Sabiendo eso, te explicamos qué parámetros intervienen en el funcionamiento de las suspensiones de una moto.

  • Precarga, extensión y compresión

Ese movimiento que permiten las suspensiones de subida y bajada de la moto es la propia acción de compresión y extensión de los muelles de la suspensión. En ese momento de compresión y extensión intervienen tres parámetros que podemos regular: la precarga, la extensión y la compresión. Te explicamos cada uno de ellos.

- Precarga

Cuando hablamos de la precarga de un amortiguador nos referimos a la precarga a la que es sometida su muelle. Es decir, una presión que le forzamos incluso cuando la suspensión no tiene que entrar en funcionamiento.

Esta carga del muelle determina la altura de trabajo de la suspensión, pues con ella alargamos o acortamos la longitud del muelle, y con ello su recorrido al comprimirse y estirarse. Una precarga muy blanda hará que se hunda mucho al frenar (si es delante) o al acelerar (si es detrás), y que con ello se descompensen las geometrías de toda la moto. Pero una precarga demasiado dura afectará a nuestro propio confort y limitará los movimientos de adaptación de la moto ante las diferentes fuerzas que recibe.

La precarga se suele ajustar en la parte superior de las barras de la horquilla y en la parte superior del amortiguador trasero. Algunas horquillas más sencillas no permiten regulación alguna, y en el caso de los amortiguadores traseros puede hacerse mediante dos grande tuercas (tuerca y contratuerca) o mediante un pomo externo (como ves en el ejemplo de la fotografía). La precarga, aunque ligeramente, influye en la altura del asiento de la moto.

- Extensión

Como sabes, la reacción inmediata de un muelle que se ha comprimido es tender a extenderse inmediatamente. Es la velocidad de recuperación de la horquilla o el amortiguador al tratar de volver a su posición de origen una vez que ha sido comprimida.

Para controlar esta fuerza de extensión del muelle las suspensiones están provistas de un amortiguador hidráulico en su interior que retiene ese movimiento de extensión. Ese hidráulico funciona con aceite y nosotros podemos regular esa velocidad de extensión actuando sobre ese paso de aceite. Cuanto mayor sea la apertura más rápido pasará el aceite y más rápida la extensión, y viceversa.

Para regular esta rapidez de extensión las horquillas que permiten regulación y los amortiguadores cuentan con un pequeño tornillo que al girarlo abre o cierra la aguja que contra el paso del aceite. En las horquillas suele estar en su parte superior, sobre las roscas de la precarga, y en la parte inferior en los amortiguadores traseros. Aunque como ves en el ejemplo de la ilustración también se puede situar en la zona superior.

- Compresión

Es el efecto contrario a la extensión. Es el parámetro que controla la velocidad a la que se comprime el muelle de la horquilla o del amortiguador trasero. Es decir, a qué velocidad se hunde la moto de delante al frenar, o de detrás al acelerar. Un ajuste muy duro dejará unas reacciones excesivamente secas y bruscas, mientras que uno demasiado blando dejará la aparición de movimientos de oscilación y falta de firmeza.

La clave, y lo más difícil de todo, es conseguir que estos tres parámetros trabajen de forma equilibrada para conseguir siempre la máxima estabilidad en nuestra moto. Recuerda que nada tiene que ver utilizar la moto para viajar, que utilizar la moto para conducción deportiva en circuito, por lo que los reglajes de unas u otras suspensiones no tendrán nada que ver.