Susan B. Anthony y la lucha por el sufragio de la mujer

Susan B. Anthony. Foto de la Biblioteca del Congreso.

Susan B. Anthony fue una de las líderes más importantes del movimiento feminista del siglo XIX cuya lucha condujo finalmente al reconocimiento del derecho al voto de las mujeres en 1920.

Infancia y juventud

Susan B. Anthony nació en Massachusetts el 15 de febrero de 1820, siendo hija de un quáquero abolicionista y de una defensora de los derechos de la mujer.

Fue una niña prodigio que aprendió a leer y escribir a la edad de tres años.

Durante la crisis de 1837 su familia se arruinó y ella comenzó a trabajar como maestra para colaborar en el pago de las deudas familiares. Llegó a ascender a directora del ala femenina de una academia, donde protestó por la desigualdad salarial entre hombres y mujeres.

Inicio de sus actividades políticas

Con apenas 30 años, la señora Anthony regresó a la casa familiar, en ese momento una granja en el estado de Nueva York. Allí se acerca a las doctrinas de la iglesia Unitaria y al Movimiento de la Templanza, hablando en público en contra del abuso del alcohol.

En 1851 en la localidad neoyorquina de Seneca Fall Anthony conoció a la activista Elizabeth Cady Staton, con quien formaría una gran amistad por el resto de sus vidas y con quien creó el primer Movimiento de la Templanza en Estados Unidos. La razón de la creación era que no se veía con buenos ojos la presencia de mujeres en organizaciones masculinas.

En los años siguientes comenzó a viajar dando discursos en favor de los derechos de la mujer y defendiendo las sociedades abolicionistas de la esclavitud. En 1858 llegó a la presidencia de la Convención Nacional de Derechos de las Mujeres.

En enero de 1868 comenzó a publicar, junto con Staton, un semanario feminista llamado La Revolución, donde se defendía el derecho al voto de las mujeres y de los afroamericanos.

Al mismo tiempo se hablaba favorablemente de asuntos como el divorcio. La revista tuvo que ser vendida en 1870 debido a problemas económicos.

Alejamiento del apoyo a los sufragistas afroamericanos

Por esa época se produjo un distanciamiento con los defensores del derecho al sufragio de los americanos, que sería concedida en la enmienda número 15. Anthony se mostró contraria a apoyar a los varones afroamericanos cuando entendía que éstos no hacían el mismo esfuerzo por conseguir el voto para la mujer. Esto le llevó a un enfrentamiento, entre otros, con Frederik Douglass.

La Asociación Nacional del Sufragio Femenino

En 1869 fundó, junto con Staton, la Asociación Nacional del Sufragio Femenino. En 1890 la organizació se juntó con otras para crear la Asociación Nacional Americana del Sufragio Femenino, donde se le dio preferencia a los elementos más moderados de la lucha sufragista.

Arresto

En 1872 fue arrestada por votar en las elecciones presidenciales de noviembre de ese año. En el juicio –que le dio una enorme celebridad- fue condenada a pagar una multa de $100, que nunca llegó a pagar por negarse tajantemente al considerarla injusta. El Gobierno de los Estados Unidos, por su parte, nunca se atrevió a iniciar ningún proceso legal para cobrar la multa.

Entre 1884 y 1887 publicó en cuatro volúmenes la Historia del sufragio femenino, donde contó con la colaboración, entre otras autoras, de Staton.

Retiro y últimos años

En 1990, la señora Anthony se retiró a Rochester donde permaneció hasta su fallecimiento de una neumonía el 13 de marzo de 1906. La enmienda 19 de la Constitución, que reconoce el derecho al sufragio femenino y al que Anthony había dedicado su vida, llegó el 26 de agosto de 1920, catorce años después de su fallecimiento.