Superar una pérdida

Tristeza_e_choro.jpg
Alvintiktak

La vida está llena de pérdidas. Personas queridas que mueren, amigos que dejan de serlo, rupturas amorosas… En general en la vida de los adolescentes, las pérdidas más frecuentes son estas últimas. Y además por el modo en el que los adolescentes viven el amor, las rupturas suelen ser bastante frecuentes. Pero es muy importante saber que no por eso son menos dolorosas.

Para superar una pérdida, cualquier que sea, es recomendable seguir una serie de consejos:

  • Distracción. La persona que está en ese momento de tristeza, en ese momento de pérdida, suele encerrarse en su dolor. Tiende a pensar todo el tiempo en ello, a analizar lo que ha pasado, a repetir una y otra vez en su cabeza lo que ha ocurrido, lo que podría haber ocurrido, cómo sucedió todo y cómo podía haber sucedido. Es como si se formara un círculo en sus pensamientos del que no puede salir. Por eso es importante proporcionarle una distracción, ayudarle a hacer actividades que le hagan pensar en otra cosa, salir de ese círculo vicioso en el que se encuentra. Cualquier actividad con la que disfrutaba en el pasado puede ayudarle a ello. Pero también realizar alguna actividad que no se había hecho nada, buscar una novedad que introduzca en su vida un elemento desconocido.
  • Hablar. En cuanto a la reacción de hablar de lo que ha ocurrido con los demás hay dos tipos de personas, las que hablan de ello con cualquier persona y las que no lo hablan con nadie. Desde el punto de vista de la salud emocional es mucho más positivo hablar de ello. Por eso, para ayudar a las personas que están en un momento de pérdida hay que escucharlas. En el caso de aquellas para las que es difícil hablar, es una buena idea ayudarles a hacerlo, preguntarles cómo están o qué es lo que ha pasado o cómo ven la situación.
  • Interés. Sobre todo en el caso de las rupturas amorosas, estas suelen ir acompañadas de una tremenda sensación de fracaso que, en ocasiones, pude llevar a  que la persona que lo sufre dude de sí misma. Mostrar interés por ella y convencerla de que sigue siendo tan valiosa o valioso como lo era antes de la pérdida es imprescindible para que esa persona mantenga su autoestima.
  • Conocer personas nuevas. Los amigos de siempre y la familia son muy valiosos para superar una situación de pérdida pero la aparición de una persona nueva puede ayudar también mucho. La razón es que con esa persona el adolescente que está sufriendo por la pérdida puede empezar de cero, es decir no arrastra esa historia anterior, no tiene que explicar ni explicarse, no tiene que contar nada anterior, todo sucede, en esa nueva relación, tras la pérdida, por lo que la presencia de esta se desvanece por lo menos en una parte y eso es siempre positivo a la hora de superar la tristeza.